El mono de Bojesen

Junto a la mona Chita y el mono Amedio, podríamos decir que este mono es uno de los primates más famosos de la historia. Es de madera (recuerden que Pinocho, en apariencia, era solo un juguete de madera), nació en el año 1951 y su creador fue el diseñador danés Kay Bojesen. ¿Saben ya de qué mono les hablo?

Monkey. Kay Bojesen

El mono en cuestión nació en 1951 como les decía anteriormente, pero su propósito inicial no fue el de ser juguete, sino un perchero. En los 50, alguien propuso a Bojesen como diseñador para llevar a cabo una estantería posa-sombreros que iba a ser el reclamo de una exposición de muebles infantiles. El danés se puso manos a la obra y cuando digo "manos" digo perchas, porque en medio del proceso creativo Bojesen descubrió que los monos podrían funcionar perfectamente para este cometido: sus cabezas sujetarían los sombreros, y de sus manos y patas podrían colgarse los guantes y bufandas de los asistentes más pequeños. Brillante.

Kay Bojesen

Kay Bojesen (1886-1972) se formó como platero junto a un orfebre. En 1919 cambió su vida: nació Otto, su hijo y fuente de inspiración para el nuevo universo del que iba a ser creador. Cuando su hijo contaba un par de años, Kay llevó a cabo un juguete para un concurso de diseño. Cuando el jurado le preguntó cuál era la motivación para haber creado aquella pieza, Bojesen respondió:

"Es simplemente porque tengo un hijo al que se le dan todos los juguetes imaginables por familiares y amigos, pero con el lamentable resultado de que él, que es un muchachito fuerte y pesado, rápidamente los despedaza entre sus manos".

Bojesen había usado sus propios recuerdos de infancia como inspiración para el diseño, de algún modo, mantenía vivos aquellos muñecos de madera que su padre tallaba para él cuando solo era un niño. Su idea no era crear copias realistas de animales, ser demasiado sofisticado o centrarse únicamente en los detalles, sino crear juguetes imaginativos con diseños basados ​​en el mundo de un niño donde "las líneas necesitan sonreír". Los juguetes de madera tenían que ser simples, sólidos e inspirar a los niños a jugar.

Con más de 2000 piezas a su nombre, Kay Bojesen fue uno de los artesanos más prolíficos de la Dinamarca del XX.

Monkey. Kay Bojesen

Monkey. Kay Bojesen

Monkey. Kay Bojesen

Monkey. Kay Bojesen


El mono está formado por 31 piezas. Una cabeza oscura de madera de teca y el resto del cuerpo en madera de limba (una variedad africana que el fabricante de guitarras Gibson también usó para sus instrumentos a finales de los 50). Todas y cada una de las piezas hacen que cada mono sea único, puesto que el color y las texturas de la madera son inevitablemente variables y estas características hacen que cada pieza sea distinta.

Monkey. Kay Bojesen

Monkey. Kay Bojesen
 
Monkey. Kay Bojesen

Kay Bojesen murió a la edad de 72 años y dejó un enorme legado en lo que a diseño se refiere. Sus cuatro nietos son los actuales representantes de su obra, y en su afán de difundirla han conseguido un acuerdo con el grupo de diseño Rosendhal para desarrollar, fabricar y distribuir algunos de los diseños de su abuelo. Hasta los 90, todos sus juguetes se vendían en su tienda de Bredgade.

Kit de reparación para el Monkey de Kay Bojesen

Los monos estás disponibles en tres tamaños: 20, 28 y 46 cm, todos fabricados con maderas extraídas de bosques sostenibles y todas esas cosas importantes a la hora de fabricar un juguete para niños. El precio, un dato a tener en cuenta, va desde los 125 a los 1475 €. Por populares que sean los monos, poco lo son sus precios, pero sí he encontrado algo al alcance de todos los mortales, un particular kit de reparación del primate que podrán conseguir por poco más de 5€ (no es consuelo, pero es curioso). Así que ya saben, si quieren un monito, cómprense antes otro imprescindible de la infancia: un cerdito (quiero decir, una hucha, en cualquiera de sus variantes). Ahí les dejo con el mono y su síncope.


Más monos y otros animales de Bojesen en:

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Sí lo es Françesc, una lástima no poder tener en casa una colonia de estos, tipo Peñón de Gibraltar.
      ¡Salud!

      Eliminar

Publicar un comentario