¿Quién es Thomas Campbell?



La ilustración se expande como un reguero de pólvora. Cada vez es mayor su impronta  en la vida diaria, ya que cada día son más las empresas que demandan ilustración para la publicidad de sus productos, pero también como imagen de marca. Respecto al primero de los casos, mil ejemplos, o ¿acaso no se han percatado aún de la cantidad de anuncios hechos con animación? y no precisamente dedicados a un target infantil, no, ilustraciones animadas que sirven para anunciar y vender cobertura médico-sanitaria (como ya se había hecho en los 50, 60 por ilustradores como André François para la farmacéutica suiza Geigy), galletas, etiquetas de vino, hacer campañas institucionales, etc.

En el segundo de los casos, hay un ejemplo claro en un sector de la industria que ha incluido la ilustración como apuesta ganadora en sus líneas de productos, y es nada más ni nada menos que la industria del skate y el surf. Las colaboraciones entre artistas urbanos, ilustradores del mundillo, fotógrafos, y blablablá con grandes compañías de este sector son cada vez más frecuentes, ya que son una manera de atraer a un nuevo público que además de tener cierta sensibilidad para temas artísticos, también gusta de disfrutar de su tabla en la calle o en la playa.

No es tan extraño ver este tipo de contribuciones, hace pocos años, por dejar un ejemplo, veíamos como el mismísimo Paul Cox hacía una serie de camisetas para Lacoste o recientemente Ricardo Cavolo, que ha colaborado con Zara en una colección de 6 prendas estampadas con una serie de dibujos inspirados en Japón.

Estudio de Thomas Campbell

Si nos les sonaba de nada, he de decirles que ya va siendo hora de que conozcan a Thomas Campbell (aka Thomas Campbell Art/ Um yeah arts). Así en resumidas cuentas diríamos que es un hombre renacentista. Le pega a todo, aunque amparado en su velo de discreción y timidez se define como artista visual y vamos a dejarlo ahí. Por tanto y para empezar, podríamos definirlo como pintor, escultor, fotógrafo y cineasta autodidacta –eso es quedarse corto, se lo aseguro, hace mil cosas más, y buena parte de ellas giran en torno al mundo del skate y del surf.

Retomando el asunto Thomas Campbell, y dejando a un lado sus miles de trabajos interesantes con papel, sus pelis de surf, sus instalaciones o sus esculturas, hoy vamos a pararnos en una serie de dibujos que ha hecho para Element (una colaboración similar a la que ya había hecho en su momento Chad Eaton/ Timber dentro del proyecto Perspectives, un plan de colaboración con artistas para crear un legado artístico único generado por la marca a lo largo de su andadura). La colección se llama Wompus (que vienen a ser algo así como "la criatura más horrible que jamás se haya visto" barbuda y tipo yeti procedente del folclore americano) e incluye un montón de ilustraciones de las que salen tablas de skate y un sinfín más de productos. ¿Tablas abracadabrantes? Miren, miren:

Serie Wompus. Thomas Campbell para Element, 2017

Serie Wompus. Thomas Campbell para Element, 2017

Serie Wompus. Thomas Campbell para Element, 2017

Serie Wompus. Thomas Campbell para Element, 2017

Campbell mezcla dibujos con garabatos, lettering, consignas y anécdotas para dar vida a sus obras, que parten de un universo simbólico inspirado por el mundo del skate, el surf y la naturaleza. Realiza sus pinturas a mano, en algunos casos estampa, en otros usa el collage, también usa el hilo... es un no parar, pero si hay algo que llama la atención en sus trabajos es la tensión que genera el contraste entre su trazo robusto, de líneas rudas, frente a la armonía y siempre acertada paleta con la que da color a sus piezas. El color es una auténtica revolución o ¿han visto ustedes muchas tablas con estos magentas, fucsias y amarillos avainillados? un trabajo gráfico sugerente, colores sensibles y refulgentes y unas tablas de lo más sobrecogedor con las que Campbell ha vuelto a captar las miradas de un sinfín de adeptos por todo el planeta.

Al igual que todo aquello que se pone en el plato ha de poder comerse, todo lo que pinta Campbell ha de poder usarse (por poco ergonómico que resulte). ¿Recuerdan aquella frase de William Morris "No tengan nada en sus casas que no sea útil o bello"? pues eso, pero en la tabla que llevas bajo los pies. Vean cómo lo hace, en qué se inspira y sobre todo cuánto disfruta todo el mundo de su arte.



Thomas Campbell es un californiano que se mudó a Nueva York en los 80, pero volvió a las montañas de Santa Cruz y ahora vive rodeado de secuoyas. Miembro de Beautiful Losers, un colectivo inspirado en varios aspectos de la cultura del streetart, asociado al graffiti, el skateboarding, el punk y el hip hop. Ha montado exposiciones individuales en Nueva York, París, Tokio, Dinamarca, o Marruecos. También es director creativo de una pequeña discográfica independiente, Galaxia, que ha publicado discos de gente como Bonnie "Prince" Billy. Ha hecho fanzines, revistas, libros y colabora con los fabulosos Gingko Press. Y lo dejamos aquí, porque como les anunciaba al principio del post, Thomas es un hombre renacentista, un siempre inspirado que no para de hacer cosas.

Si quieres seguir conociendo a Campbell, dense un paseo entre las secuoyas:

Comentarios