Open your eyes, open your imagination

En estos días inciertos, de búsqueda imparable y ansiedad por los hallazgos, hay que darle un descanso a la cabeza -máquina cuyos cigueñales y bielas desprenden humo por doquier- y al corazón -órgano musculoso que palpita sin rumbo ni carta de navegación-. Hagamos un recreo, leamos un libro...

Paul Thurlby. Free your imagination

Fuentes:

Comentarios

  1. Vivimos demasiado exacerbados, consecuéncia del bombardeo al que nos somenten los medios, también el ritmo de vida que nos imponen o nos imponemos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario