El Mercadillo o Flea Market

Corazones llenos, bolsillos vacíos 
Tesoros de rumba y fuego, sultanas de mercaíllo 
Mi casa donde me encuentro chabolillas por los caminos 
"sound sistem" en las paradas, improvisando con chatitos de vino 
Y es que la vida es así, la vida es así... 
Cada una vive como puede o como le dejan vivir

Sultanas de Mercadillo. 
Techarí. Ojos de Brujo

Cada sábado o domingo, en cuanto llega el fin de semana, las calles de nuestros pueblos, ciudades o comarcas se dejan invadir por un extraño enjambre - mitad humano, mitad material- que cambia la vida de sus habitantes por un rato; el resto de mortales acude casi en peregrinar, buscando le sens de la vie, una ganga, una baratija o simplemente una oportunidad.

Allí el hombre se convierte en oteador, en rastreador, en rapaz si cabe; allí los humanos intercambian: sentimientos, vivencias, experiencias de todo tipo, pero sobre todo trastos, muchos trastos que dan buena cuenta de nuestras capacidades acumulativas ( llamadas Diógenes)...¿Dónde estamos pues? ¡Pues en el Mercadillo o Flea Market, claro!. Bienvenidos al de pequeña ciudad de P.


Anno's Flea Market. Mitsumasa Anno. USA: Philomel Books, 1984


Anno's Flea Market. Mitsumasa Anno. USA: Philomel Books, 1984


Los mercados, ferias, mercadillos o Flea Markets son puntos de encuentro y de venta ambulante, que hacen que los más variopintos personajes se junten en un escenario público para ofrecer, intercambiar o simplemente ojear todos aquellos "cachivaches" que sobran a unos y faltan a otros, aquellas viejas máquinas o piezas que siempre nos faltan para hacer funcionar algo, o un sinfín de objetos sin los que no podemos vivir: libros, juguetes, herramientas, ropa....

El que veis a continuación es el Mercado de Pulgas del sr. Anno (por cierto, lo de las pulgas es de la traducción del francés que viene a ser algo como "lugar o mercado en el que se pueden adquirir pulgas- no sabemos si por malas condiciones de higiene o porque había puestos que vendían pulgas a modo de animal de compañía). Anno es un genio del detalle que ha recopilado en este libro, entretenido a la par que didáctico, un montón de escenas, imágenes y objetos susceptibles de ser encontrados en un mercadillo de hace 200 años o actual, sino, no tenéis más que pasaros por Sant Antoni en Barcelona, Charco de la Pava en Sevilla, o el Rastro en Madrid-. 

Anno's Flea Market. Mitsumasa Anno. USA: Philomel Books, 1984

Anno's Flea Market. Mitsumasa Anno. USA: Philomel Books, 1984

Mitsumasa nació al oeste de Japón. Durante toda su vida viajó acompañado de una libreta de bocetear, acuarelas, bolígrafo y una cámara fotográfica, lo necesario para dejar plasmadas además de en su retina todos aquellos elementos de la cultura de otros países que le llamaban la atención. Así queda patente su sagaz mirada a los usos y costumbres de los 5 continentes en libros como la colección Anno's Journey/ Los viajes de Anno: España, Italia, Ingalterra o USA. Se trata de una serie de álbumes infantiles sin palabras, sólo imagen, entre las que siempre aparece retratado él mismo a caballo (como Hitchcock en sus pelis).

En España le conocemos gracias a la labor editorial de Juventud, que en los 80 publicó estos libros dentro de la Col. Cuadrada, álbumes didácticos y entretenidos que nos mostraban la realidad de otras sociedades y además mantenían ocupados a los pequeños y jóvenes lectores buscando al ilustrador en medio de densas escenas- como años después haríamos con Where's Wally?-. En USA los publicó Philomel y en la actualidad Fondo de Cultura Económica dispone de varios títulos, más ligados a la divulgación científica que a la narrativa visual.

Anno fue ganador de múltiples galardones: Bienal de Bratislava en el 77 y el 79, en 1980 Bolonia o el Hans Christian Andresen en el 84.

El libro del que están extraídas las imágenes del post, bien podría ser ejemplar de un Flea Market, solo que en este caso el market es global y funciona sin moverte de casa. Conseguimos este ejemplar usado de Anno en e-bay por un par de dólares y ¿cuál fue la sorpresa al abrirlo? procedía de la sección infantil de la Biblioteca de Austin: venía forrado, tejuelado y con la hoja de préstamo pegada en las guardas; de 1994 a 2001 sólo había salido en préstamo 4 veces!!!. Cuando lo ví , solo pude preguntarme: ¿Qué les pasa a los bibliotecarios infantiles de Austin? ¿Por qué expurgan de sus fondos un ejemplar de estas características?. En fin, cosas que pasan y que a mí no dejan de parecerme "fenómenos paranormales".

Comentarios

  1. ... el punto de encuentro... bravissima Piu.

    ResponderEliminar
  2. Estamos deseando que alguién se atreva a reeditar estos viajes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario