¡Bendita Siesta!

Recientemente la Nasa habló de la importancia de las "siestas controladas", aquellas que todo bicho viviente debería echarse una vez al día para recuperar energía (creo que casi un 35 %) perooOOOO que no deben durar ni más ni menos que 26 minutos.

A continuación un mal ejemplo de siesta, o "siesta descontrolada" provocada por factores externos.





Lo dicho, echa la siesta y respeta la del resto de renacuajos del estanque.


Fuente: The Tadpole, en http://vimeo.com/17565861

Comentarios

  1. ¡Me encanta!
    Tanto, que ya me lo he guardado en "la vida ilustrada". Gracias! :-)

    ResponderEliminar
  2. Me encanto!! es exactamente lo que vivo en la gran Ciudad, todo los factores externos que provocan no pueda tener una siesta placentera y tranquila :(

    ResponderEliminar

Publicar un comentario