Die neue Typographie, o los principios del diseño tipográfico.

Para ser tipógrafo y revolucionar el mundo del diseño tipográfico, el todopoderoso destino quiso hacerle una jugarreta al darle tan ilegible e impronunciable nombre para cualquier mortal de habla hispana. Él, Jan Tschichold, autor de Die neue tipographie fue un hombre de cara divertida que consiguió revolucionar el diseño editorial.

Nacido en Leipzig y de padre rotulista empezó en el mundo de las artes como profesor de dibujo, intercalando estudios de caligrafía de manera autodidacta.Estudió grabado, encuadernación, sabía latín...era un chico inquieto que por un motivo u otro hizo girar su vida en torno a las letras. Seguía de cerca todas los avances de las artes gráficas que empezaban a tener mayor relación con las vanguardias artísticas y casi sin quererlo, a través del diseño de carteles y la caligrafía comenzó una etapa gloriosa en el mundo del diseño editorial de la mano de la gran editorial Insel Verlag, actual Suhrkamp. Las más conocidas fueron las que realizó para la colección Bibliotheca Mundi= Reihe Bibliotheca mundi, Weltbibliothek, de la que fue co-editor Stefan Zweig.



Insel Verlag
Insel Verlag
Insel Verlag
A principios de los 20 se deja eclipsar por el Constructivismo, la Bauhaus y empieza a fijar los nuevos patrones de la tipografía a través del manifiesto Elementare Typographie, dónde la define como un elemento funcional, simple y comprensible- sin ornamentos- y además deberá responder a un standard- en Alemania el uso de las normas DIN estaban ya asumido en otros campos de la edición- y habla de nuevos elementos del diseño editorial como la fotografía, en fin, una serie de cambios que no sólo harán las delicias de tipógrafos sino también del resto de sectores de las Artes Gráficas.

En el 28 publica Die Neue Tipographie, que marcó el antes y el después de la cultura europea; la industrialización y sus máquinas se le presentaron como un aliadas a la hora del diseño de tipos para venideros sistemas de fotocomposición y en el 29 había conseguido diseñar- de manera experimental- un alfabeto universal con variantes fonéticas.


"El del bigotito" tachó la Nueva Tipografía de "Arte degenerado", Jan y su esposa fueron encarcelados y posteriormente huyeron de alemania hacia Suiza, dónde siguió con sus trabajos de investigación. Allí trabajó intensamente, conoció a mucha gente y su obra continuó difundiéndose, hasta que a mediados de los 40, Penguin que por entonces ya publicaba de manera masiva, se interesó por él. En cuanto conoció su catálogo, el ingente número de colecciones que tenían en marcha y el volumen de producción que llevaban, sacó su lado alemán y se dispuso a sistematizar el trabajo de producción a través de las Penguin Composition Rules.


Lo que más me gusta de todo este período es el mimo que volcó sobre una colección en especial, una que evocaba sus antiguos trabajos en Insel, la King Penguin, que aunque poco rentable fue un escaparate del exquisito gusto de diseño editorial de Tschichold y de su editor Allan Lane. Creó más de 500 cubiertas para ellos.



King Penguin 
King Penguin 
King Penguin 
Años después, en los 60, volvió a Suiza, dónde fue asesor de diseño para la emprea farmacéutica La Roche, volvió a dar clases pero en esta ocasión en la Universidad y tuvo el encargo de diseño de una nueva tipo que fuese próxima a la Garamond. Tschichold diseñó las que serían las bases de la futura Sabon, aunque el nombre le vino finalmente por un fundidor francés. Murió el mismo año en que yo nací.


Como curiosidad, Insel Verlag, sigue usando el mismo diseño editorial que 100 años atrás para la misma colección; de Penguin, no podemos decir los mismo. He ahí el súmmum de la coherencia editorial alemana.


pd: No puedo irme de este post sin dejar una cubierta, el detonante de todo mi interés por estas colecciones, Tschichold y demás, mi favorita. En este caso no es un diseño suyo, y el pattern es de Stephen Russ...


Penguin Poets, 1962
Fuentes: 


Comentarios

Publicar un comentario