De ida y vuelta

Hace un tiempo vi una pelicula divertidísima de Miranda July: Tú, yo y todos los demás. El personaje más pequeño de la peli, de nombre Robby Swersey y tan solo siete años, me hizo reir hasta el infinito y más allá con sus expresiones, su modo de moverse y sobre todo con la naturiladad que encaraba el amor o la porquería de mundo que descubría a través de la pantalla del ordenador.

Pocos meses después pasé por Abracadabra, la librería infantil de mi barrio; soy víctima de su escaparate, no lo puedo evitar, cada vez que paso por delante me quedo a mirar y remirar las novedades que Ricardo- al que un día bauticé como Fernando, porque me pareció que tenía cara de Fernando- coloca con mimo delante de ese cristal. El caso es que mientras perdía mi vista algo llamó mi atención: De ida y vuelta, Otto pasea de Ida y Vuelta, un libro de gran formató en cartoné... y recordé al little Swersey y el fantástico diálogo con su hermano alrededor de la "caca de ida y vuelta"...pensé morir de un ataque de risa frente al escaparate, después se lo enseñé a mis amigos y cada día que pasabamos no podíamos evitar reirnos.

Tom Schamp. Otto.
El caso es que más allá de la elocuencia de las palabras del pequeño Robby, las ilustraciones del libro te hacían reir y de pronto me di cuenta de que conocía aquellos trazos y aquel color, era Tom Schamp, pero el libro que guardo entre las baldas de alguna de las estanterías de casa, tiene el efecto contrario al del escaparate, te hace llorar.

Conocí a Schamp a través de un libro que sirve para trabajar el tema del duelo: Como todo lo que nace. Es un álbum ilustrado de principio a fin, lleno de alegorías, con elementos metaliterarios y unas ilustraciones únicas que dan vida a un texto que habla de la pérdida de los seres queridos. Tom Schamp es belga y estudió en Bruselas Arte y Diseño, técnica que perfeccionó con estudios de artes gráficas en Polonia. Su especialidad son los acrílicos sobre cartón. Es un tipo muy versátil y su carrera le ha llevado no sólo a la ilustración infantil sino también a revistas tan alejadas de ello como el caso de Play Boy, a periódicos o a hacer campañas para agencias de publicidad.
Sus ilustraciones son un gancho tanto para pequeños como para adultos. Ha diseñado carteles, calendarios, postales, juguetes, sellos y hasta cajas de galletas.

Tom Schamp

En diciembre de 2010, De Morgen Magazine publicó un pliego de 8 páginas dedicadas a la trayectoria profesional de Schamp en el que se intercalaban ilustraciones, portadas, etc, etc, etc. Una locura para los amantes de la ilustración y el diseño, para aquellos que ven la vida con ojos ilustrados, como él la ve. Disfrutadlo.

De Morgen Magazine

Fuente: 

Comentarios