De caperucitas va el cuento

A lo largo de la historia, han sido muchos ilustradores, diseñadores y artistas de toda índole los que han echado mano de unos de los mayores símbolos de la LIJ para mostrarnos su arte, se trata del personaje de Caperucita.

Como es obvio, texto e ilustración han ido adaptándose a las épocas y a los paradigmas sociales del momento, desde Perrault el "metemiedo" a los Grimm, que introducen al personaje del cazador para salvarle el pellejo a la niña y su abuela, Munari que le cambia los colores y la vuelve blanca, verde y resto de CMYK, la de Rodriguez Almodóvar que es muy cotilla, guapa y golosa o la que hemos visto recientemente en el especial Lobos de Marjolayne Leray.Se me olvidan un millón, no conozco ni una milésima parte, pero he descubiero una que es para ponerle un diez.

Su autora es Warja Lavater, diseñadora suiza que nació en 1913 y murió en el año 2007. Revolucionó el mundo de la tradición oral a través de sus proyectos editoriales qe jugaban con la música y la tradición oral, creando libros acordeón y transcribiendo los antiguos textos clásicos de los cuentos de hadas en símbolos gráficos propios del lenguaje abstracto- Versión Pictórica Geometrizada de los cuentos populares-, lo cual según sus investigaciones desarrollaba en mayor medida la creatividad e imaginación de los niños y la posicionaba entre los grandes artistas de su época. Su primer editor fue Maeght que además era un famoso galerista francés, para el que expusieron artistas como Braque, Matisse, Chillida, Kandinsky o Calder.

Se tituló en la Escuela de Bellas Artes de Zurich y continuó sus estudios en Estocolmo, París y Londres. De 1944 a 1958, se volcó en tareas de producción editorial, ilustración, tipografía y diseñó portadas para la Revue Jeunesse Magazine. Durante un año vivió en Nueva York y comenzó a ilustrar su primeros libros: Guillaume Tell o Le Petit Chaperon Rouge publicado en Estados Unidos, y más tarde en Suiza y Francia por Maeght Editeur.


Símbolos de Le petit chaperon rouge.
Le Petit Chaperon Rouge. Warja Lavater
Si bien su juego se basa en una forma gráfica de los símbolos y personajes consolidados, por medio del despliegue, hace un descubrimiento de las medidas adoptadas en el cine dando efectos de lentes de aumento o disminución y jugando con la psicología del color.
Le Petit Chaperon Rouge es un auténtico desafío para la tradición oral, el libro carece de texto, salvo en el título. Los personajes, fondos y acciones están simbolizados por puntos de color en un proceso que tiende a la abstracción. Se presenta en una sola página de 4,74 metros, lo que permite capturar toda la trama en un solo golpe de vista.



Portada de Le Petit Chaperon Rouge. Warja Lavater




Le Petit Chaperon Rouge. Warja Lavater. 
Interior Le Petit Chaperon Rouge. Warja Lavater.
Puedes encontrar sus libros con precios igual de increíbles que sus creaciones, desde 40 y pico a 1400 euros, dependiendo de la edición. En la actualidad, Nieves Books de Suiza cuenta con un título de Pictograms en blanco y negro por 32 $.



Fuente:

Comentarios

Publicar un comentario