La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 23 de octubre de 2016

Bruno Munari: con la comida no se juega ¡se estampa!

A mediados de los 70, mientras nacía esta redactora, un tipo con gafas y traje- siempre hecho un pincel- revolucionaba el mundo con sus juegos y dibujos. Aciertan a pensar en el futurismo, pero por encima de la innovación había algo más que hizo de él un personaje único y por el momento, irrepetible. Era su manera de mirar.

Se llamaba Bruno Munari y es el porqué de tantas cosas...


Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008



En el 74 escribió Rose nell'insalata un pequeño manual de estampación para los más pequeños, cuyo ingrediente secreto es la lechuga. Sí, la lechuga. Sí, la de la ensalada. La observó, la diseccionó y la convirtió en un excelente taller de estampación artesanal con materiales vegetales. ¿Cómo se quedan? pues eso, Munari escribió una pequeña serie de libros cuyo objetivo no era otro que enseñar a los primeros lectores a mirar de otra manera el entorno que les rodea, prestando atención a las cosas que tenemos cerca, que aunque sencillas, pueden esconder en su interior un mundo infinito de posiblilidades.

Para ello nació Rose nell'insalata, para demostrar que con una simple lechuga se puede hacer del mundo un jardín lleno de rosas. ¿Quieren saber cómo? pues estampando, manchándose las manos, pringándose de tinta y cortando algún que otro vegetal. ¿Qué? ¿es fácil o no es fácil cambiar el mundo? Aquí un poco de la magia necesaria.


Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008


Aquí tienen las herramientas: una lechuga a la que han de cortar el tallo, una almohadilla bien entintada et voilà!, una rosa es una rosa, es una rosa...

El caso es que si el libro tuviese "pasos a seguir" y una foto de cada una de las etapas del proceso, Rose nell'insalata 
no sería un libro del prócer italiano, ya que Munari es más de "no decir qué hacer, sino cómo hacerlo" método con el que pretende estimular la creatividad de los niños, y por supuesto entretenerlos, no olviden que él también era padre y se encargaba personalmente de diseñar juegos y libros para la familia.

Tras un breve prólogo en el que el autor nos habla de los materiales y trucos para conseguir un trabajo digno de estampación, a lo largo de las 62 páginas restantes Munari nos sugiere posibles combinaciones de colores y formas extraídas de las diferentes verduras cortadas: lechuga, pepinos, brécol, coles de Bruselas... un no parar que dio como resultado imágenes tan estupendas como las que ahora van a ver.


Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008

Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008

Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008

Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008

Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008

Bruno Munari. Rose nell'insalata. Montova: Corraini, 2008


Según el futurista, la experiencia visual y manual son necesarias para introducir a los niños en el mundo del arte, y para que estos puedan llevarlas a cabo con éxito hay que proporcionarles herramientas básicas con las que puedan expresarse, entender el lenguaje visual y definirse como seres originales y autónomos. Yes we can. Factible, terriblemente sencillo, atractivo y divertido. Magnánimo Munari.

Tras este libro de la rosa, llegaron otros dos: Desegnare un albero (1978) y Desegnare il sole (1980), tres títulos actualmente disponibles en inglés e italiano (Dibujar un árbol, edición en español fue un proyecto de autoedición de la librería bilbaína Anti a través de la plataforma Verkami y actualmente está disponible en algunas librerías); todos forman parte de la colección Workshop de la editora italiana Corraini, responsable de recopilar todos estos libros de laboratorio bajo un mismo paraguas.

Su primer taller para niños lo impartió en la Pinacoteca de Brera (Milán), en 1977. Los llamaba "laboratorios" y en ellos se "jugaba con las artes visuales". Pocos años después de su muerte (98) se creó la Asociación Bruno Munari, cuyo propósito es promover y difundir la obra del genio de las 4 caperucitas. Manteniéndose fieles a su método, la entidad continua impartiendo estos laboratorios de "Jugar con el arte". El de Rose nell'insalata lo hacen en colaboración con Schedía Teatro, una asociación de artistas italianos que además de espectáculos llevan a cabo proyectos de formación teatral para jóvenes.

Y hasta aquí el post de la lechuga. Espero que a partir de ahora aprendan a mirar todas esas cosas verdes que se llevan a la boca con otros ojos, con lo del artista que todos llevamos dentro. Así que buen provecho y que fluya el arte.


Más rosas&lechugas de Munari en:



2 comentarios:

  1. A los tiempos que retorno a las calles de la pequeña ciudad y me encuentro con esta maravilla. Mi pequeña hija comía vegetales sin problemas, ahora se ha puesto algo remilgada con algunos de ellos, veamos sí logramos que recupere el gusto de una forma más lúdica. Gracias por compartir tantas cosas grandiosas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a usted Mr.Cañas por venir a leerlas. Salud y suerte con las verduras y hortalizas!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...