La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

jueves, 2 de junio de 2016

Un acercamiento al porvenir

Adiós al provenir: carta a Ángel Ossorio. Manuel Azaña; il. de Manuel Flores.
Valencia: Media Vaca, 2015


«Si un día llega a nuestro planeta un ser inteligente, procedente de Sirio- quiero suponer que viene de otro planeta, porque lo que es en el nuestro el número de hombres inteligentes ha disminuido de modo alarmante, y no es seguro encontrarlos con facilidad cuando se trata de examinar el problema de España […].»
Manuel Azaña. Discurso en el Ayto. de Madrid, 1937


Las cosas extraordinarias no se someten a la norma. Adiós al porvenir no lo hace. Es un fuera del orden, de hecho solo tienen ustedes que buscar su prólogo para poder verificar mis argumentos. El porvenir que se nos va a cada página que leemos de este fabuloso libro, lleva el principio al final; es un ¿epipólogo? o como cada lector tenga a bien llamarle, pero lo que es, seguro, un texto brillante, vigoroso y concluyente que ilustra con palabras los más de 120 dibujos con los que Manuel Flores da vida a Azaña, y a un singular grupo de gente que orbitaba alrededor de la revista satírico-humorística Gutiérrez.


Adiós al provenir: carta a Ángel Ossorio. Manuel Azaña; il. de Manuel Flores.
Valencia: Media Vaca, 2015

Adiós al provenir, decía Azaña con su cara de cantatriste en su carta a Ángel Ossorio. ¡Porvenir campeón! lo que el gaditano Javier Ruibal cantaba en su Ojos de almendra. ¡Ay del porvenir! Bendito barrio. Bendito libro.

Seguimos leyendo. Si les mata la curiosidad, recuerden "la triple R" de Negrín: Resitir, Resistir, Resistir. Sean pacientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...