La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 26 de junio de 2016

Súper Súper Héroes

Alexandre Clérisse

En esta casa ilustrada somos poco empáticos con los superhéroes. Somos más de héroes con capa remendada, más de aquellos "héroes de barrio" a los que cantaba Kiko Veneno. A veces las cosas cambian, sí, por extraño que resulte, a veces, vemos las cosas de otra manera y nuestra curiosidad enloquece de entusiasmo con elementos que aparentemente habíamos descartado de nuestras vidas( como el caso de los superhéroes en la mía).

Jamás dedicaré un minuto a releer los antiguos tomos de Capitán Trueno. Jamás. Pensaba que tampoco tendría que dedicar ni un minuto más de mis lecturas a tipos como El hombre Lobo, Flash Gordon o incluso a La mujer maravilla, pero me equivoqué.

La ilustración del francés Alexandre Clérisse me ha obligado a dar un giro de 360º a los esquemas mentales que poblaban mi cabeza hasta la fecha. Él ha hecho posible este cambio de rumbo, ya que con una mano de color y una perspectiva diferente, ha conseguido hacerme sentir atracción por un personaje al que nunca he tenido la menor estima: El hombre enmascarado (aka Phantom) ¿Cómo se quedan?

Le Fantôme, conocido en nuestro país como El hombre enmascarado, fue un héroe creado en 1936 por Lee Falk. Hace un par de años, el autor del cómic Souvenirs de l'empire de l'atome, dedicó su tiempo a ahondar en el mundo del cómic clásico, recuperando personajes de antaño como Fantôme. Clérisse envuelve las escenas del héroe en color y desdobla o descompone su imagen de tal manera que sitúa al lector en una escena propia de un videojuego. Es puro dinamismo, Phantom ha dejado de ser un dibujo plano, un personaje anticuado y añejo para convertirse en un superhéroe que huele a futuro. Así es el nuevo Hombre Enmascarado: jovial, enérgico, ligero y nostálgico, no vayamos a olvidar que ya tiene sus años.

A excepción de mi debilidad por La Masa, que me toca la fibra sensible por proximidad cronológica, los superhéroes nunca han sido santos de mi devoción. Pero las cosas cambian gracias a la mirada y el color de ilustradores como Alexandre Clérisse, un color que sin duda me ha llevado a otra de las bestias de la banda diseñada, Brecht Evens.

Clérisse estudió ilustración y comunicación visual en Aurillac y posteriormente en Angoulême. Ha publicado varios cómics junto a Thierry Smolderen y entre los clientes que han contado con sus trabajos están el propio festival de Angoulême (FIBD), Rock en Seine, o Canson.

Desde aquí, animo a todos aquellos ilustradores que estén en dique seco, o en su defecto, en huelga de lápices caídos, que retomen estos viejos personajes al igual que lo hizo el camarada francés. Sería fantástico ver un catálogo actualizado de todos estos personajes.

Mientras tanto, lean cómics. Son una opción de lectura fresca para el verano que nos espera.

1 comentario:

  1. El Duende que Camina, siempre me ha encantado. Y este tiene una pinta brutal. Ojalá lo editen en español.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...