La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

miércoles, 30 de marzo de 2016

1 Lissitzky + 2 Cuadrados= Vanguardia

Cómo les diría yo... ¿el mundo está fatal de los nervios? ¿el tablao está que arde? No sé, dejémoslo en que el planeta se merece un reseteo. Sí, creo que esta última es la sentencia correcta o al menos la más adaptada a los tiempos que corren, porque no vean ustedes cómo está el patio.

Desde tiempos antiguos, existen sobre la tierra seres adelantados a su tiempo comúnmente conocidos como visionarios, que bien por su fantasía exaltada o su facilidad para creer a pies juntillas en asuntos quiméricos, acabaron en la hoguera o muy cerca de ella. El caso es que a algunos de estos iluminados, la historia acabó dándoles la razón, si no, acuérdense de cómo Galileo defendía que la tierra era redonda ¿redonda? ¡já! pues sí, resultó que era redonda y dejó a todos sus detractores con la boca tapada. Otro que vio que el mundo se reducía a formas geométricas simples fue El Lissitzky, máximo exponente de la corriente suprematista rusa del primer tercio del siglo XX iniciada por Kazimir Malévich, y que convencido de ello, en 1922 creó un libro para explicar a los niños que la tierra estaba compuesta por dos cuadrados, y estos podían y debían moverse y reubicarse con el fin de construir un mundo mejor.

¿Insólito? No. Pura vanguardia, y por supuesto supremacía de la sensibilidad pura en el arte, porque ¿qué hay más puro que un cuadrado, un círculo o un triángulo? Pero no nos vayamos por las ramas, porque el dato importante es que en 1922 alguien como El Lissitzky se preocupara por dejar a la infancia las instrucciones necesarias para alcanzar un mundo mejor y sobre todo que lo hiciera con un libro infantil, en clave de arte y con tan solo tres componentes: formas, color y tipografía. Inmenso El Lissitzky.

Pues estimados lectores, esas instrucciones del suprematista han llegado hasta nuestros días ¡y de qué manera! Gracias a la sensibilidad de los editores de la Tate, responsables junto a Les Trois Ourses de una espectacular reedición del clásico infantil de la vanguardia rusa.

Con todos ustedes, About 2 squares, un libro verdaderamente revolucionario, no por ser de El Lissitzky ni por su ilustración, sino por dejar en manos de los niños la definición de un nuevo orden mundial. ¿Quieren conocerlo? Pues allá vamos.


About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

Pongámosnos en situación: ¿qué estaba sucediendo en Rusia cuando se concibió este libro? Pues ni más ni menos que Rusia estaba inmersa en plena Revolución de Octubre y una de las repercusiones relevantes de este periodo fue el renacimiento de la literatura infantil.

El objetivo de la nueva literatura infantil era entonces reflejar las transformaciones que experimentaba la sociedad e instruir a los jóvenes lectores en las innovaciones y valores de la nueva realidad soviética con la intención de formar ciudadanos creativos y responsables. Esto quedó patente en el cuento infantil About 2 squares que al margen de la alegoría política que pueda contener, pone de manifiesto la reflexión temprana de El Lissitzky sobre unas nuevas formas de composición tipográfica.

El libro de El Lissitzky narra la historia de cómo dos cuadrados, uno rojo y otro negro, transforman el mundo, una narración visual a la que el propio autor describió como una suerte de "romance científico" y que marcó el comienzo de un nuevo arte gráfico. About two squares, una historia suprematista narrada en apenas 20 páginas, termina con dos palabras cargadas de futuro "and then..." (y luego ...), un desenlace abierto que anima a los futuros jóvenes lectores a reinventar el mundo por sí mismos.


About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

About two squares es una de esas reediciones hechas con el máximo respeto y cuidado, y esto ocurre gracias al equipo editorial que llevó a cabo el proyecto, entre los que está Odile Belkeddar, una de las cofundadoras de Les Trois Ourses, una organización sin ánimo de lucro creada en 1988 que se centra en la educación artística de los niños poniendo "el libro como centro de todo" y que es responsable de la edición y el cuidado de obras de artistas como Katsumi Komagata, Bruno Munari, Paul Cox (autor del logo de la asociación), Franziska Themerson o Marion Bataille entre otros. Odile que además es traductora, ha sido la encargada de elaborar un fantástico epílogo, impreso en tinta roja que podéis ver a continuación.

About two squares. El Lissitzky. Londres:Tate, 2014

El ejemplar que muestro en el post se basa en uno de los ejemplares de la primera edición rusa, pero ligeramente ampliado y con tapa dura. La encuadernación, deja ver el cosido de los cuadernillos que conforman la tripa, puesto que no va encolado a posteriori a la tapa. Se lo digo así, sin paños calientes, es una joya de libro.

Podría seguir hablándoles de El Lissitzky y no acabar nunca, porque su capacidad para innovar y crear no tenía límites. Hace algo más de un año visité en la sala de exposiciones de La Pedrera una exposición sobre este genio Proun, en la que descubrí el diseño de un automatismo para librerías que me dejó con la boca abierta, por no hablar de la proyección de edificios, sus piezas de branding, etc. Pueden ver imágenes y obtener algo más de info en los enlaces del final del post. Pero a lo que iba, al final, ese momento en el que cierran la tapa y piensan que ya no habrá nada más, en este libro no ocurre, porque justo ahí aparece un mensaje inquietante que reza:

Do not read! Open your eyes and your ears wide, this book is for speaking!. Extend the boundaries of your imagination with About two Squares..."

Tremendo, un despilfarro de arte, creatividad y edición de la buena. Un proyecto editorial del que todos los que nos dedicamos al oficio deberíamos aprender. Recuerden que el libro tiene casi 100 años y piensen detenidamente en qué se editaba entonces para la infancia y qué se hace ahora. Mediten.


No se apuren. Si las imágenes que han visto les han dejado con ganas de más, espero que con esta versión multimedia del cuento sacien su curiosidad y ganas de El Lissitzky. Disfrútenla.




Más El Lissitzky y más cuadrados para cambiar el mundo en:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...