La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

martes, 22 de diciembre de 2015

El tren de Wade Ray

¿Alguien sabe dónde ha ido a parar el tren de este hombre? ¿tampoco tienen noticias del libro? esperen, esperen ¿saben de quién les estoy hablando?. Tal vez me haya adelantado un poco y el arranque del post debería haber sido del tipo: ¿conocen a Wade Ray? como nunca es tarde, retomemos.

Wade Ray es un autor/ ilustrador americano, nacido y formado en Chicago e hijo de diseñadores y fundadores de una escuela de diseño. Hasta aquí nada sorprendente ¿no?. Sigamos. Ray se hizo profesor con los años, además de coleccionista de soldaditos de plomo; pintaba una acuarela cada día, parte de su secreto para ser feliz y tener una vida plena pero ¿y? ¿a que todo esto no les dice nada? pues y, y, y un día en medio de su jornada laboral- hacía carteles para teatro e ilustración para clientes como Knopf o la farmacéutica Abbott- se le ocurrió hacer un libro infantil ¡oh, sí! ¡y vaya un libro!, no solo por su fabuloso estilo de ilustración, sino por la historia que contaba y el título que puso a ese álbum:
A train to Spain: Ingenious French villagers build a train

¡Ahh! ¿que no se lo creen? pues miren, miren...

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

¿Perplejos? ¿patidifusos? no sé ustedes pero a mi aún me tiemblan las piernas de la emoción de pensarlo, sí, pensar en ¿qué pasó por la cabeza de este padre de familia en 1963 para hacer un libro como este? Por más que he tratado de averiguar, no he sido capaz de recuperar información alguna sobre un viaje de Wade Ray a España; su carácter viajero le llevó a lugares como el Caribe, México, Europa y Tahití (viajaba buscando olas y dunas que pintar con sus acuarelas).

El caso es que si el libro en sí les ha llamado la atención, la historia que cuenta es más sorprendente si cabe. El érase una vez es de traca. Ahí va un breve resumen: érase una vez un pequeño pueblo de montaña francés limítrofe a nuestro país al que llegó una invitación por medio de una llamada telefónica. Se trataba de la invitación de un gobernante español que convidaba a todos los vecinos galos a que asistieran a la FIESTA ¿qué fiesta? no me pregunten, pero se ve que el evento era un "must" y ante tan sugerente convocatoria los vecinos franceses enloquecieron y no se la podían perder. ¡Ah claro! el furor y las ganas de algarabía les impedía pensar y pasaron por alto cómo vendrían a España hasta que el alcalde trató de decirles que no había manera de llegar aquí desde el sur de Francia. De repente una voz irrumpió el pleno municipal para devolver la ilusión a los motivados vecinos.

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

¿Cómo? ¿que no hay modo de desplazarse? ¡pues lo fabricaremos!- gritó el viejo ingeniero- ¡fabricaremos un tren!. El alcalde estaba desesperado, no dejaba de repetir que allí nadie sabía cómo construir un tren y menos aún para ir a una fiesta. El viejo ingeniero, con absoluta serenidad dijo que sin problema, él mismo guiaría la operación y a partir de ahí esto fue lo que ocurrió.

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

Los vecinos franceses unen sus fuerzas y consiguen superar los obstáculos del camino. Para ello talaron árboles, levantaron un puente por el que atravesar el río y hasta excavaron un túnel a través de las montañas que les permitió llegar con su tren al destino anehalado: la FIESTA española.

No sé qué fiesta podría tener tal capacidad de convocatoria en los años 60 (la primera y única edición del libro es de 1963) ya que para entonces no había ni Primavera, ni Sonar y dudo que se dieran tal paliza para legar a la Festa do Pulpo do Carballiño, pero ¿quién sabe? o como dirían en la orilla gallega, habelas hailas. El caso es que el tren llega a España.


A train to Spain. Wade Ray. Nueva York: Knopf, 1963

Y otra cosa no, pero España sube a lo alto del podium en lo que a fiestas se refiere. Pasen y vean que alboroto, parece la Fiesta de los Pogues. No faltaba de nada: que si noria, que si tiovivo, banda desfilando, toros- sí, por desgracia, también hay un asesino luchando contra un pobre astado- bailes multitudinarios en los que mueven las caderas hasta los burros o los osos ¿qué? ¿se puede pedir más a una fiesta?

El caso es que los galos estaban encantados, tanto es así que el alcalde agradecido con los españoles, prometió volver el próximo año, algo que enfureció sobre manera al ingeniero que no tardó en apuntillar: ¡Tonterías!, ¡Volveremos la próxima semana!

¿Qué les parece? un ingeniero francés y un pueblo entero- alcalde incluido- enamorados de nuestra tradición popular; a pesar de sonar a tópico, es cierto eso de que todo el mundo quiere venir de fiesta por estos lares, pero díganme ¿creen capaz de construir un tren para llegas a España a alguno de los millones de turistas que visitan nuestro país? no, definitivamente el pueblo del otro lado de los Pirineos ha sido el más motivado de la historia en lo que a fiestas se refiere.

El artista testaba cada uno de los sencillos párrafos de su libro con el mejor aparato crítico de la época: sus hijos, que le orientaban a la hora de elegir las frases e ilustraciones con más gracejo. Creo que no volvió a hacer ningún otro libro infantil a pesar de la buena acogida que tuvo el Train to Spain en su momento.

Wade Ray falleció en 2011. Cuentan sus hijos que mientras trabajaba, escuchaba jazz, sobre todo a Miles Davis y a John Coltrane. Como para no estar inspirado.

Y hasta aquí el extraño tren que pasó por la cabeza de un artista de Chicago, recogió a sus pasajeros en el sur de Francia y desgraciadamente nunca llegó a catálogo alguno de editoras españolas. Un tren cargado de misterio, nonsense e ilustración de la buena a partes iguales (podría ser xilografía ¿verdad?). Recuerden: ¡Viajeros al tren!



Más Wade Ray y su tren fiestero en:

http://www.waderaypaintings.com/
http://beeskneesbooks.blogspot.com.es/2008/05/train-to-spain.html
http://ameblo.jp/darukyo/archive3-1-201012.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...