La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Money, money Wagner

Money, so they say 
Is the root of all evil today

Sí, Roger "ironic" Waters, pretendía reflejar en esta canción de Pink Floyd una visión socialista sobre el dinero, el mal de papel que corrompe al individuo. Dinero, Ay, dinero, dinero, dinero dinero vil metal... le cantaba Serrat, y así innumerables artistas le han dedicado alguna de sus letras a este invento de "curso legal" con y por el que se cometen las más absolutas barbaridades. Qué les voy a contar....

Pero en medio de toda esta troupe vocálica ha de mencionarse a otro artista, de otra disciplina, alguien que ha sabido hacer 
arte con el dinero- y no me refiero a un genio de galerista o coleccionista que haya sido capaz de aglutinar entre sus bienes algunas de las mejores obras de la historia, no-. Se llama Mark Wagner, es un pedazo de artista, o un artista que compone su obra a partir de pedazos de dinero ¡Sí, pedazos! pedacitos, trocitos, hebras de dólares con los que hace unos collages extragalácticos. No sabría definirlo de otra manera, discúlpenme y den la bienvenida al genio de los billetes, el artista de Brooklyn Mark Wagner.

Mark Wagner. Detalle de Autorretrato.

Wagner compone sus trabajos a partir de billetes de un dólar, algo que para él es “el más omnipresente trozo de papel en Estados Unidos”. A partir de ahí, cuter en mano empieza a diseccionar al admirado Mr. Washington: extrae las filigranas, las letras, los números de serie... y con todas esas piezas crea retratos, animales, nuevas e hilarantes situaciones cuyo protagonista principal es el primer presidente de los Estados Unidos de América, vamos, que una vez que lo saca del billete lo pone a merced del pueblo transformándolo en un aplicado manostijeras, pasto de una bestia con cuerpo de osito, en fin, véanlo con sus propios ojos.

Mark Wagner. The Way of the Dinosaur

Mark Wagner. The Riddle of the Sphinx

Mark Wagner. Animal Spirit: The Greater Bear, 2015

A esta que escribe, el "tazón de cereales washington" y la bestia que va a zampárselos la dejó boquiabierta ¿qué les parece a ustedes? es espectacular. Con todos esos miles de trocitos de billete que recorta, Wagner imita diferentes texturas y nos hace ver sus ilustraciones a modo de tapices, pinturas, grabados o mosaicos. Es desconcertante, ya que algo tan familiar como un billete que acostumbramos a ver y tocar múltiples veces al día, se convierte en algo ajeno a nuestra vista, ya que no acostumbramos a ver todos esos elementos ordenados de esta manera que nos presenta Wagner. Reconocemos el verde, la cara de Washington, los números, ¿pero qué ha pasado con ellos?

Para algunos, la osadía de Mark Wagner no tiene limite, etiquetan su arte de obsceno, mientras otros como la curadora del Guggenheim de N.Y. dice de su trabajo que es "ingenioso y complejo en sus detalles", comparándolo con artistas como Ed Ruscha, ya que ambos adaptan recursos ya existentes para crear de forma única atractivas obras de arte.

Mark Wagner. Fortune's Daughter/ Midas

Mark Wagner. Three seasons

Mark Wagner. American Neoclassic, 2009



Personalmente, también me parece obsceno, pero no por recortar billetes, sino por el derroche de arte haciendo collage. Es apabullante cómo consigue generar todas estas nuevas imágenes a partir de las texturas de un billete, y como ven, pone su técnica al servicio de todo: la edición, el arte, la narración oral o conceptos de la flora y la fauna. Es simplemente increíble, nunca hubiese imaginado ver al matrimonio de American gothic de esta forma, espectacular. ¡Fíjese cómo lo hace!

Sus collages hablan a los roles culturales, económicos y políticos de la sociedad contemporánea. Mark Wagner transforma el icono del capitalismo en polaroids de la historia de la historia de América, la mitología o el arte. Si el dinero es simplemente material con el que crear, ¿por qué no ir más allá? no limitarse sólo al collage, sino también dar vida a objetos cotidianos cuyo valor es completamente antagónico con la cantidad de billetes que lo componen, y hablo de cosas tan ordinarias como un cepillo...


Mark Wagner. Very Expensive Push Broom. Edition of Nine

No se vayan, aún hay más, fíjense en qué tipo más divertido es Washington en esta colección de juguetes de madera titulada "Guys". Nunca hubiesen imaginado que Mr. George tuviera tantas ganas de jugar. No se lo pierdan.

Mark Wagner. Guys

Mark Wagner. Guys

¡Money, money, money! pero que sea del de Wagner, un dinero que poco tiene que ver con esos pedazos de papel con los que a los hombre les encanta arruinarse la vida. Díganme que siguen impresionados, porque se pueden hacer muchas cosas con dinero, pero ¿a que jamás pasó por sus cabezas romperlo? pues aquí tienen una prueba de que otro mundo es posible.


Más W&W (Wagner y Washington):


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...