La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Sweet home

¿Alabama? bueno sí, para Lynyrd Skynyrd, pero para el resto de lectores, el hogar es aquel donde te esperan los tuyos o para alguien como yo, allí donde aparcas tu camper. El caso es que casas, como ciudades y colores, hay para todos los gustos ¿no están de acuerdo?. Si la vivienda fuese un derecho para todos y además uno pudiese elegir la casa que más le gusta, no duden ustedes en que humilde redactora estaría escribiendo este post desde la Casa Eames de Pacific Palisades, desde la Casa de la Cascada de Frank Lloyd Wright en Wisconsin o desde alguno de los fantásticos edificios del inconmensurable Friedrich Hundertwasser. Soñar es gratis, es cierto, pero hay algo que no he tenido en cuenta: el flujo turístico sería una presión insoportable, pregúntenle sino a la propietaria de la casa donde se rodó Los Goonies.

Todas estas construcciones fueron concebidas para ser admiradas, más que para ser habitadas, y los años han hecho de ellas piezas de arte ante las que los espectadores hacen cola para fotografiarse como si de un cuadro se tratara. Pero ¿qué pasaría si los cuadros u obras de arte se convirtieran en un contenedor para personas?, ¿sería posible hacer de un cuadro una casa? la respuesta es sí, y el delirio tiene nombre: Vasily Klyukin, un ruso mitad arquitecto mitad magnate que ha proyectado una serie de casas imposibles entre las que está Villa Mondrián, un apartamento que reproduce uno de los míticos cuadros del pintor vanguardista neerlandés y que junto a otras excentricidades arquitectónicas forma parte de una serie de Villas Extravagantes creadas más que para morar, para enamorar- la vista, claro-. Miren, miren...


Villa Mondrian. Vasily Klyukin

Villa Mondrian. Vasily Klyukin
Villa Mondrian. Vasily Klyukin

Díganme, ¿se ven ustedes pasando el veranito dentro de esa composición de líneas y colores primarios? ¿creen ustedes posible encontrarse una de estas casas en su pueblo? quién sabe, poderoso caballero es don dinero y lo de Klyukin no tiene límites- por favor, no dejen de visitar su catálogo de yates; no volverán a ser los mismos-.

Pero al margen de las rarezas arquitectónico-artísticas del magnate ruso, y ya que estamos con Piet Mondrian, no dejemos pasar otra delicatessen inspirada en sus trabajos: el pastel Mondrian, una tarta neoplasticista cubierta de chocolate que la chef Caitlin Freeman ha incluido en un fabuloso libro de recetas Modern Art Desserts, inspirado en la obra de artistas como Mondrian, Frida, Andy Warhol o Matisse.

Modern Art Desserts. Caitlin Freeman. Ten Speed Press, 2013

Después de todas estas referencias a la obra de Mondrian, no se preguntan ¿pero quién inspiraba al artífice de todas estas locuras? ¿en quién se fijó el artista para dar forma y color a sus obras? pues la respuesta a esta pregunta la tiene una fantástica infografía que la diseñadora Giorgia Lupi junto a la ilustradora Michela Buttignol hicieron para narrar visualmente la vida de 10 pintores. A continuación la narración visual del protagonista indiscutible de nuestro post, Piet Mondrian.

Giorgia Lupi. Painters lives.

Y ahí tienen la respuesta: Cezanne, Braque o Picasso son algunos de los artistas que influyeron a Mondrian. ¿Qué les ha parecido? un recorrido por el mundo de la arquitectura, la cocina y el diseño gracias a la inspiración proporcionada por un cuadro. No se puede pedir más, o sí, pero entonces serían ustedes alumnos de la escuela de Vasily Klyukin, un hombre cuyas pretensiones no conocen límite alguno.


Feliz tarde Mondrian a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...