La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 30 de agosto de 2015

Into the wild con Madalena Matoso

Decía Christopher McCandless:

"No. Alaska, Alaska. Me voy a ir allí. Por mi cuenta. Ya sabes, sin el maldito reloj, sin mapa, sin hacha, sin nada. Nada. Sólo estar ahí. Sólo estar en ese lugar. Ya sabes, grandes montañas, ríos, cielo, juego. Sólo estar ahí, en la naturaleza"

¡Bienvenido Alexander Supertramp!


Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Estas montañas no están entre las coordenadas 54˚ 40’N a 71˚ 50 de latitud norte y 130˚ O a 173˚ 38’ de longitud este; no son las montañas que Jon Krakauer citaba en su novela. Estas montañas son portuguesas, pero me juego el cuello a que Supertramp se hubiera enamorado de ellas como lo hizo con las de Alaska.

Thoreau decía: “Es cuando volvemos a casa cuando realmente hemos coronado la montaña. ¿Qué nos dijo la montaña?”. “La humanidad está siempre caminando por una montaña”. “No debemos dejar de señalar hacia las cumbres, aunque la multitud no ascienda a ellas”. Esto mismo nos lo dice Madalena Matoso, pero con otras palabras, o mejor dicho, con imágenes, ilustraciones que reflejan las distintas formas de vida posible en el interior de estas magnánimas construcciones de piedra y vegetación frente a las que cualquier individuo siente como poco, lo diminuto de su existencia.


A través de este álbum de tamaño similar al de uno de los 14 "ochomiles", el lector podrá sentir el viento en su rostro nada más voltear la primera página, podrá disfrutar de sus ríos, ascender y escalar paredes verticales al más puro estilo Batman o simplemente disfrutar de un picnic en buena compañía. Preparen sus mochilas, pónganse calzado adecuado y no olviden mineralizarse y vitaminizarse, nos vamos a la montaña de Planeta Tangerina.

Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Montanhas es un libro de actividades de gran formato, que surge de la colaboración de la editora portuguesa Planeta Tangerina y de la casa editorial polaca Wytwórnia. Su autora, Madalena Matoso apela a la inspiración de la naturaleza como fuente de creación de futuros artistas, proponiéndoles desafíos e invitándolos a ascender en sus procesos creativos por medio de diferentes referencias, técnicas y materiales de trabajo. El propósito o la cima, es la creación de un libro verdadero, de autor, un libro que será diferente dependiendo del autor que lo encumbre.

Mientras uno se inspira y recrea sus paisajes y vivencias se topará con estancias evocadoras a la par que salvajes y una vez allí, podrá vivir aventuras de lo más naturales. Presten atención a la biodiversidad que reside entre la base y la cima


Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

Enormes bosques con nieve en los que practicar esquí, amplios lagos y caudalosos ríos en los que darse un revitalizante baño, cumbres en las que clavar la bandera, pastos frondosos en los que las vacas y otros animales viven en el paraíso y ¿por qué no? ¡hasta un Jeti si me apuran! Es asombroso, el plan artístico propuesto por Madalena Matoso permite a los pequeños artistas dejar su sello sin contaminar, o sea, que en cada actividad, el autor puede firmar y dejar por escrito la fecha de la creación y la técnica empleada para decorar la loma de la montaña y así, con el paso del tiempo, retomar la actividad y realizarla en función de nuevas percepciones o intercambiar el cuaderno con otros montañeros que probablemente opten por subir a la cima por medio de métodos distintos- y cuando decimos métodos hablamos de collage, rotuladores, lápices de colores de madera, ceras, etc etc.

Antes de emprender el descenso, me gustaría dejar constancia de otro elemento de vital importancia en las cumbres: los refugios, algo que en su momento hubiese venido de escándalo al desaparecido Supertramp y que en el caso de la montaña de Planeta Tangerina, ha cobrado aspecto de Pequeña Ciudad. Quedan todos invitados a este humilde refugio ilustrado, ahí les espero.


Montanhas. Madalena Matoso. Carcavelos: Planeta Tangerina, 2015

La montañera Matoso a la que seguro ya conocen por su inconfundible estilo gráfico, estudió diseño de comunicación en la Facultad de Bellas Artes de Lisboa y se post-graduó en Diseño Gráfico Editorial en Bellas Artes de Barcelona. En 1999, junto con tres amigos puso en marcha un proyecto de diseño e ilustración llamado Planeta Tangerina, que en 2006 comenzó a dar como fruto maravillosos libros, obras valoradas y premiadas más allá de su planeta.

Hasta aquí nuestra salida al monte de hoy. Recuerden ser cautos, y seguir las recomendaciones que les den los montañeros- ¡cuidado con el fuego!- y por supuesto, disfruten de la naturaleza sin que ésta les cueste la vida como hizo con Christopher McCandless. No es necesario morir para vivir la montaña intensamente.

Por cierto, si van de camino a la cima y se topan en algún sendero con una librera y una bibliotecaria, díganles de mi parte que ¡gracias! por haberme acercado tan bellas cimas tal y como hizo el mismísimo Mahoma.

Saludos montañeros.


Más y más sobre esta cordillera ilustrada en:



1 comentario:

  1. Recuerde que si usted tiende a culpar a las circunstancias, condiciones y demás usted perderá el control sobre sí mismo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...