La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

miércoles, 24 de junio de 2015

B de Ben Biondo

A ver, ¿cómo lo diría? su About es el más corto y con menos flores que conozco- pese a que vamos a hablar de sus flores, mejor dicho: plantas-; su saludo y declaración de intenciones es sintética y elocuente a partes iguales ¿qué más? ¡ah sí! dice que pase lo que pase, nunca dejen de divertirse.

¿Está claro, no? estamos hablando de un diseñador gráfico que se define y se defiende con sus trabajos sin necesidad de auto-dorarse la píldora o enumerar su red de contactos/clientes/proyectos para definir su carrera en el sector ¿más o menos, no Ben?

En cualquier caso y por si todavía queda alguna duda acerca de él, ahí va una infografía sobre sí mismo ¿qué mejor manera de retratarse? sin duda, otra prueba más de su brillantez.


Ben Biondo. Infografía

Hay otra infografía en la que explica la cantidad de café que ingiere regularmente, pero creo que no es estrictamente necesaria para definir a Ben Biondo y tratar de entender su imaginario. Biondo es un diseñador y fabricante de cosas que cree que no basta con ser creativo de una u otra manera, sino que lo que hay que hacer es vivir una vida creativa. Un punto de partida honesto y comprensible si se tiene en cuenta que vive rodeado de estímulos como las playas de California, donde vive, hace surf, saca fotos estupendas, blablablá...

En realidad Ben Biondo captó mi atención no solo por sus carteles (de los que hablaremos a continuación y que descubrí gracias a la AIGA) sino por su lado más freaky, su extraña conducta en relación con los perretes. Esta historia es tan particular como sus ilustraciones, tanto que hasta ha puesto nombre a esta patología que ya cuenta con unos cuantos seguidores en Instagram: I Pet That Dog, sí, como lo oyen... se trata de un perfil en el que Biondo se fotografía con perretes con los que se va encontrando ¿que qué, que cómo? o mejor ¿pero por qué? pues porque él no tiene perro, y un buen día al salir de un ultramarinos de Portland vio a un perrete esperando fuera a su dueño y pidió a su chica que le hiciera una foto con él. Desde entonces ha sido una constante en su vida, es más, sueña que un día irá al programa de Ellen DeGeneres y que allí liberarán a un porrón de perros sabuesos y que al fin podrá elegir al que será su compañero de 4 patas. ¿Cómo se quedan, eh? mientras tanto, su chica le sigue haciendo fotos acariciando perretes ajenos; lo dicho, no dejen de divertirse.


Así que lo prometido es deuda, vamos a hablar de plantas y carteles, una serie de Biondo que combina la composición infográfica con las antiguas láminas de botánica ilustrada de las expediciones científicas del XVIII. Sin más dilación, rumbo al jardín botánico de Biondo

Ben Biondo. A few plants

Ben Biondo. A few plants

Ben Biondo. A few plants

Ben Biondo. A few plants

Ben Biondo. A few plants

Ben Biondo. A few plants

Se trata de una serie de seis carteles numerados en los que se incluye una ilustración exquisita de la planta, su nombre en latín, la especie a la que pertenece o las zonas en las que pueden encontrarla. Espectacular, se mire por donde se mire, por ejemplo ¿se han fijado en el tratamiento tipográfico? una Avant Garde que sustituye a la Script propia de este tipo de documentación y bibliografía de la flora de hace unos cuantos siglos; también la paleta que emplea, fondos de colores retro y tonos pastel en oposición a los diversos blancos, marfiles y cremas propios de estas imágenes.

Repito, un trabajo exquisito.


Ben Biondo. A few plants

Leyendo una entrevista a Biondo, descubrí su ritual de trabajo: un poco de inspiración y referencias, un mucho de trabajo delante del ordenador y finalmente el color, sí, hasta el final no decide su paleta y sólo lo hace cuando está satisfecho con el estilo y el acabado de su ilustración. Maneras de ilustrar ¿no? y sobre todo, incuestionables métodos cuando uno ve cómo son sus trabajos.

No dejen de repasar su portfolio, les entusiasmarán sus diseños de línea sencilla, limpia, de acabados luminosos y frescos y también sus fotos, pura evocación de la vida en un verano eterno. Vale la pena perderse de su mano, entre sus dibujos.

Mientras tanto, me despido apelando a su tantra, que es lo más importante: no dejen de divertirse, bien sea paseando y descubriendo a nuevos ilustradores o bien leyendo estos montoncitos de palabras con los que yo me divierto.


B de Ben, B de Biondo:

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Un chico creativo, sin duda. Tendré que revisar el sistema de las infografías para autodescribirme; quizás así me llegue a conocer mejor :) Me gustan los carteles. Esos y otros que he visto en su web... con flores, flores de verdad, en este caso (colaborando con Parker Fitzgerald). También he visto las fotos de su Instagram, con los perritos. Sin comentarios… Me faltó tiempo para poder admirar las fotos veraniegas. Odio los veranos, pero este verano seguiré los consejos de Ben e intentaré divertirme. Nos vemos, Piu.

    ResponderEliminar
  3. Hola Agnès! realmente es un personaje : ) y sí, toda la razón, el proyectyo Overgrowth es apabullante. Es un tipo divertido y eso se nota a la hora de trabajar. Por cierto, no te dejé entre los comentarios que me habían gustado mucho tus fotos, era demasiado entusiasmo en un primer contacto, pero sí, me han gustado mucho.

    Nos vemos, por aquí o por esos no lugares, los remansos de paz que fotografías.

    Abraçada

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...