La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Thierry Guetta, aka el jeta de Mr. Brainwash

Thierry Guetta, Mr. Brainwash.
Imagen tomada del folleto de la exposición de la Galería 3punts de Barcelona, 2014

Mr. Brainwash llega a la ciudad condal. Tras una carrera imparable en EE.UU, el francés Thierry Guetta se cuela en una galería de Barcelona para hacernos partícipes de su arte, pero ¿qué arte pretende vendernos Guetta? ¿será acaso que lo que trata de vendernos es una moto? supongo que más bien lo segundo.

El genio del plagio y la "no identidad" lleva unos cuantos años viviendo del cuento de ser artista, pero viviendo a lo grande: que si exposiciones por todo EE.UU y Europa, que si portadas de discos para gente como Madonna o los Chilli o la reinterpretación de clásicos como Degas o Rockwell para el set de los Oscars del guionista Seth McFarlane ¿apabullante, no? ¿carrera meteórica? tal vez, pero en resumen podríamos decir que más que artista, es un gran caradura.

¿Recuerdan el nacimiento de este personajillo? Exit through the gift shop, el supuesto documental que pretendía narrar las acciones más espectaculares del gran Banksy, fue la catapulta a la fama de Guetta, quien descubrió durante el rodaje que él también podía ser un artista como los que retrataba. Obey, el propio Banksy o los míticos y extendidos Space Invaders fueron destronados en el documental por un tipo que no sabía hacerse la o con un canuto pero que supo ver que la compañía que frecuentaba podía traer pingües beneficios a sus agujereados bolsillos de comerciante de baratijas (la leyenda cuenta que tenía una tienda vintage).

Así que un día decidió que era más artista que Lola Flores, se puso a pegar botes de sopa Campbell y otros fusilamientos de Warhol, un poco de pintura por encima, stencil de Banksy, unos periódicos... ¿técnica mixta? o sea, nada que no pueda hacer ninguno de sus hijos o sobrinos en edad adolescente y con cierta inclinación por el street art. Por irrisorio que parezca, así es como lo consiguió, así es como llegó a donde está y como tiene la desfachatez de colocar sus obras en galerías de medio mundo a precios que oscilan entre los 3.000 y los 160.000 € ¡that's life!

Detalle de la pieza Floquet de neu 9. Mr. Brainwash, a partir del folleto de la exposición
Galería 3 punts. Barcelona

Floquet de neu 9. Mr. Brainwash. Galería 3 punts. Barcelona

El genio de Guetta ha hecho algo especial para Barcelona, una serie de piezas en las que aparecen iconos de la ciudad como el pobre Copito de Nieve (que a efectos de reclamo tanto vale para un roto como para un descosido), el Barça o el mismísimo Dalí. Todo un detalle, sin duda un alarde de sensibilidad que supongo que lo único que pretende es cautivar los corazones y carteras de algún "moderno/moderna" con vocación de coleccionista de lo "must de lo must".

Hace unos años, a propósito de la presentación del documental, durante el transcurso de una entrevista preguntaron a Banksy qué pensaba del genio francés. Esta fue su respuesta:

"Según sé, Sr. Lavado de Cerebro no sabe mucho de arte, especialmente del suyo. Parece juzgar el éxito de una exposición por cuántos metros cuadrados cubre y cuánto dinero hace. Esto probablemente lo hace el máximo artista de nuestro tiempo".

Me quedo con la sensatez de las palabras de Banksy y abandono la galería through the gift shop. Ahí les dejo con Mr. Brainwash, un nuevo estandarte del cinismo y la especulación en el arte.

Pasen y vean al magnate del espray:

martes, 11 de noviembre de 2014

Oriol Miró, un tipo de letras


Oriol es calígrafo, un artista de la escritura y un profundo conocedor de los detalles que la caracterizan. Es un hombre de trazo y letra, un artesano de la escritura para el que su trabajo consiste en analizar cada letra, explorar su contexto y a partir de ahí reproducirlas y hacerlas evolucionar.

Hace unas semanas tuve la fortuna de asistir a un taller de la Vostok en el que Oriol Miró presentaba a los participantes una clase poco habitual, una clase de esas que no suele dar. Iba a hablarnos de unas letras especiales: las tenebrosas señoras Góticas. Pasen y vean lo que salió de esas fantásticas plumillas handmade con las que el ponente nos incitó a mancharnos de tinta y escribir


Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Estas son algunas de las letras que resultaron de la tarde con Oriol, todas sacadas del entusiasmo que provoca verle escribir: como ven, había góticas francamente buenas- fíjense sino en la composición alucinante de Thalia Lavaill- última imagen-.

Antes de ponernos manos a la obra, tuvimos el privilegio de ver de cerca los cuadernos de trabajo del calígrafo. Tomando éstos como escenario, Oriol nos habló de algunas de las letras que más aparecen en su vida, como el trío MLK, M L K como las de Martin Luther King entre otras referencias; la S, la "fiesta" de los calígrafos: sinuosa, fenomenal y sexy ¡lo tiene todo!

Aquí dejo muestra de algunos de los trabajos que pudimos ver durante este taller de la Vostok.


Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Vostok Vinazo Caligráfico con Oriol Miró. Barcelona, oct. 2014

Estas fantásticas letras, abecedarios, fachadas y demás pueden verse en su web, la que recomiendo visiten inmediatamente si es que por sus venas corre algo de tinta. Gracias Oriol por tu buen hacer y gracias a la Vostok por brindarnos la oportunidad (que ahora son Vinazos, que no Vermuts) de volar en vuestra nave a otros planetas como el de Oriol (para mí, un auténtico extraterrestre; he evitado poner imágenes de mis churro-ticas/ churro de góticas por no herir la vista al lector ni la sensibilidad de Oriol si algún día llega hasta aquí).

Deberían asistir, es una oportunidad única ¿o no? pues no, no-no, habrá doble oportunidad. Piénsenselo, pueden ustedes asistir hasta en 2 ocasiones sin necesidad de clonarse, sólo se requiere tener ganas de pasar unas horas exquisitas viendo a un calígrafo ejercer su oficio, con eso es suficiente (ah claro, e inscribirse).

Así que ya saben, despacito y buena letra.



Más letras, más Oriol y más Vostok por aquí abajo:

lunes, 10 de noviembre de 2014

Issun Bôshi: El mundo es de los pequeños

Antes de empezar este recorrido por el mundo de los valientes pero diminutos héroes de la LIJ, hagamos un repaso al tallaje de sus más ilustres representantes. Tenemos pues a Garbancito, que tenía el tamaño de un chícharo, Pulgarcito, que no era más alto que un dedo pulgar y ¿Kirikú? claro, el pequeño más pequeño de todas las tribus africanas. Hasta aquí nada nuevo, todos ellos proceden de cuentos de la tradición oral de diferentes países y tienen además en común algo terrorífico: que siempre van a caer donde no deben.

Pues bien, recientemente hemos tenido noticia de un nuevo "niño coraje" de proporciones minúsculas: Issun Bôshi, un pequeño japonés al que la palma de una mano le da para construirse un barrio residencial, otro niño tan pequeño como Pulgarcito pero con los ojos rasgados. Le llaman Issun Bôshi que significa algo así como "aquel que no es más alto que un pulgar"

¿Quieren conocer al microscópico héroe japonés al que un cuenco de arroz le sirve de balsa? ese es Issun Bôshi

Issun Bôshi. ICINORI. Barcelona: Ekaré, 2014

Poco que contar que los lectores no sepan ya: el niño que siempre es pequeñito pero my majo y habilidoso, abandona el hogar familiar para emprender su viaje iniciático. En esta ocasión la aventura no es como la de Henri, que se empeñó en ir a París, en el cuento de Issun el destino es la ciudad, cualquier lugar fuera del campo en el que encontrar un sitio a su medida.

Avatares mil, morriña y peligros por doquier, sin olvidar un sitio para el amor, así de intensa resulta la travesía del pequeño japonés. No debemos olvidar que ha de enfrentarse al mayor de sus temores para crecer radicalmente y...

Issun Bôshi. ICINORI. Barcelona: Ekaré, 2014

Issun Bôshi. ICINORI. Barcelona: Ekaré, 2014

Issun Bôshi. ICINORI. Barcelona: Ekaré, 2014

Issun Bôshi. ICINORI. Barcelona: Ekaré, 2014

La atmósfera que crea el color durante toda la narración es completamente absorbente. Los ocres y los naranjas son el fuego en torno al que nos reunimos para escuchar el cuento, los bloques de color sólido de las páginas que sólo llevan caja de texto nos dejan respirar tras el dibujo al detalle de algunas de sus dobles páginas. Un formato exquisito, a la altura de las circunstancias (20x33 cm), una maquetación cuidadosa y un trabajo gráfico espectacular, con dibujo de trazo grueso, aproximándose al grabado.

Los responsables de esta fantástica edición del cuento popular japonés son Mayumi Otero y Raphael Urwiller, las dos cabezas visibles de ICINORI, una pequeña casa editorial que publica libros y estampas por el puro placer de diseñar e imprimir sus propios trabajos. Además de hacer unos libros increíbles, diseñan cubiertas, portadas para revistas como Hors Cadres y también dedican su tiempo a la animación. Es una especie de proyecto de autogestión, no me he enterado muy bien, pero dicen que son como una asociación sin ánimo de lucro que se financia con cada libro que venden a las editoras; con lo que obtienen emprenden un nuevo proyecto. Todo esto lo hacen con una Riso de 8 colores (sistema de impresión digital), una prensa de huecograbado y una grapadora Stapler (son mis héroes desde ya).

El álbum Issun Bôshi fue Mención en la categoría Ficción en la pasada edición de los premios de Bolonia, y el jurado dijo de él cosas como: "presenta una antigua estética japonesa muy teatral" "bellamente diseñado", blabla... porque sobraban los motivos para elogiarlo. Los primeros en publicarlo fueron los franceses de Actes Sud y después la edición en inglés de Little Gestalten, la italiana de Orecchio Acerbo o la recién publicada edición en castellano/ catalán de la editorial Ekaré (traducido por la incombustible Teresa Durán).

Hace mucho tiempo que no tenía entre manos un álbum tan bien hecho, de principio a fin. Es un placer encontrarse libros como éste. Les invito a añadirlo a las baldas de su biblioteca. Dense el placer.



Sigan el viaje de Issun Bôshi por aquí:

jueves, 6 de noviembre de 2014

1 cadáver, 5 ilustradores


1 Cadáver, 5 Ilustradores. BNE, 2014

Este es el título de una serie de talleres de ilustración que se están celebrando en la Biblioteca Nacional desde el pasado mes de septiembre. Todavía estáis a tiempo del último, así que ¡a correr!





La técnica del Cadáver Exquisito (el juego de los surrealistas) es la referencia para el desarrollo de estos talleres. 5 ilustradores: Sergio Mora, Pep Brocal, Blanca Hernández, Ana Bustelo y Coqué Azcona crean una imagen a partir de una serie de valores (los talleres llevan el patrocinio de una megaempresa energética que trata de mostrar su responsabilidad social con eventos como éste ). Todos crearon su imagen a partir de la última frase y fragmento de imagen del ilustrador que les antecedía.

A partir de ahí los asistentes podrán escuchar de boca del ilustrador el proceso creativo, las técnicas, etc y llevar a cabo sus propios bocetos por medio de la propuesta de ejercicios prácticos de ilustración.

No se lo pierdan, pinta muy pero que muy bien.



Toda la info en:

martes, 4 de noviembre de 2014

Cosas que los nietos deberían tener

Tener, que no saber, porque no vamos a hablar del Mr. E, ni de los Blackie ni de los Eels. Vamos a hablar de cosas que los nietos deberían heredar sí o sí, objetos de sus antepasados que molan a muerte en la actualidad y que además son motivo de orgullo para el heredero.

Pongamos por caso que alguno de ustedes tuvo la suerte de disfrutar de una abuela punki (sólo para lectores menores de 15 o no salen las cuentas porque el movimiento surgió a mediados de los 70), algo un tanto inusual e incluso bizarro pero no imposible ¿no? pues bien, si esto fuera así, ¿cuánto no daría usted como nieto por los pitillos de la abuela Ramone? ¡esos pantalones son una alhaja! de valor incalculable, añadiría.

El caso es que en la vida ilustrada todo es posible y es allí donde conocí a alguien que le ocurrió lo de los pitillos. ¿Desconcertante? quizás, pero tan real como la vida misma. Miren, miren


Granny's punk-ass pants. David Goldin

Este mozalbete rebuscaba entre las reliquias que sus abuelos dejaron atrás al mudarse al siempre soleado Miami cuando se encontró por sorpresa unos pantalones la mar de punketillas. Estupefacto por el estilazo de la abuela, corrió como un rayo a probárselos et voilá, súper pantalones pitillo para empezar a lo grande en la escuela de arte.

Granny's punk-ass pants. David Goldin

Granny's punk-ass pants. David Goldin

Feliz como una perdiz con los "pantalones de la abuela", le quedaban perfectos, no le faltaba nada, no le sobraba nada ¿o sí?

Granny's punk-ass pants. David Goldin

Granny's punk-ass pants. David Goldin

Lo mismo faltaba un poco de tela en el "tiro" o un poco más de cabeza para no cargarse los súper-pantalones de la herencia en el minuto uno, quién sabe, el caso es que el individuo observó el panorama con el ánimo de botella medio llena y pensó que ahora ya eran más suyos, que con su toque de desgaste sus pantalones serían lo más de lo más de la escuela. Y poco más, tampoco nos va a contar su vida a propósito de unos pantalones pitillo.

¿Ven como todo es posible? en este caso el mago que ha hecho realidad el sueño de cualquier punki-quinceañero, además de contar una estupenda historia a partir de un trozo de tela es David Goldin, un ilustrador que vive cerca de Woodstock y que hace unos años fue ayudante de Tomi Ungerer ¿cómo se quedan? Goldin se graduó en la Rhode Island School of Design, poco después trabajó con el ilustrador y animador R.O. Blechman en el estudio Ink Tank y para Steven Heller en el New York Times Book Review. A partir de aquí se convirtió en ayudante de Tomi Ungerer y tras la experiencia comenzó a ilustrar sus propios libros infantiles.

Y hasta aquí la batallita ilustrada de la tarde. Miren a sus abuelas y echen cuentas; si salen los números, pregúntenles dónde guardan sus viejos pantalones.



La verdadera historia y otras más en:


lunes, 3 de noviembre de 2014

¡Rayos!

¡Rayos y centellas! bueno, en realidad sólo rayos, y rayos para dar y regalar: tormenta de rayos para arrancar el otoño, a los políticos ¡que los parta un rayo! o los electromagnéticos, los rayos X, esos que te atraviesan el cuerpo para hacerte una foto la mar de borrosa ¿estamos, no?. El caso es que cuando un humano visita la consulta de radiología, todo transcurre con cierta calma y tranquilidad: te desnudas, te enfundas un diseño horroroso de papel, te hacen la foto, te sacas el papelote-modelazo, te vistes, esperas fuera... y si todo ha ido bien, te vas a tu casa.

Dándole vueltas al tema llegué a la conclusión de que las radiografías son una especie de "pesadilla ilustrada" en las que nunca reconoces qué es cada cosa, todo te parece que está fatal, negro, muy negro. A partir de ahí pensé en lo interesante que sería la impresión en varias tintas de estas radiografías ¿impresionante?. No fui la primera que lo pensó, es más, hay alguien que lo ha hecho, pero aún hay más, no lo ha hecho con simples y manejables humanos ¡no!, lo han hecho ¡con un elefante!

Los artífices de esta radiología para mastodontes a todo color son Valerio Vidali y Violeta Lópiz. ¿Queréis ver los resultados? vamos pues, preparad vuestras pantallas para descubrir el futuro de las placas.


Valerio Vidali & Violeta Lópiz. Elephant RX. Serie de serigrafías

Valerio Vidali & Violeta Lópiz. Elephant RX. Serie de serigrafías

Valerio Vidali & Violeta Lópiz. Elephant RX. Serie de serigrafías

Esto es Elephant RX, un mano a mano de los ilustradores Valerio Vidali y Violeta Lópiz que dio como resultado una espectacular serie de serigrafías en las que se muestra al paquidermo pasado por rayos. Línea y color formidables, apabullantes.

Valerio Vidali & Violeta Lópiz. Elephant RX. Serie de serigrafías

Valerio Vidali & Violeta Lópiz. Elephant RX. Serie de serigrafías

Valerio Vidali & Violeta Lópiz. Elephant RX. Serie de serigrafías

Son unas radiografías fabulosas, se entiende todo y además los ojos disfrutan a lo loco con esa inmensidad de líneas, y colores brillantes para destacar el esqueleto, el aparato digestivo, el sistema circulatorio...

Si estas imágenes te parecen enormes, espera a ver al Elephante RX en la biblioteca, sí, sí, un elefante radiado talla súper grande que te acompañará en la sala de lectura y te sorprenderá mientras subes la escalera. 

Biblioteca Pública de Melzo (Italia)

Biblioteca Pública de Melzo (Italia)


¡Que afortunados los lectores de la biblioteca de Melzo! Sentarse a leer allí, bueno, mejor aún, sentarse a mirar, debe ser una billete para viajar entre libros y elefantes. Debería ir todo el mundo, no el mismo día ¡claro!.

Valerio Vidali, ilustrador italiano, es un tipo sencillo, apasionado por la botánica y las cometas. En 2012 consiguió el premio de la Bienal Ilustrarte y un Cj Picture Book Award. Por su parte Violeta, ganadora del premio coreano en 2011, va de acá para allá con sus lápices y sus cuadernos en los que el collage le permite guardar un poco de todo lo que vive entre sus dibujos.

Así que ya saben, la próxima radiografía que se hagan, hablen con su radiólogo o médico de familia y díganle que si le ponen un poco de color, estarán poniendo un poco más de vida.


De elefantes y rayos:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...