La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 11 de mayo de 2014

¡Cuidado! Un loco en bibliomotocarro

Antonio La Cava es un profesor jubilado del sur de Italia. Es un loco, un visionario, quizás un outsider, uno de esos tipos que hace cosas incomprensibles para el resto de la humanidad- salvo para una pequeña minoría que al verle piensa que el mundo no está del todo perdido-.

El caso es que tras 42 años dando clase en un cole de primaria, Antonio sintió que su jubilación no sería más que un aburrimiento si no llevaba a cabo el sueño de su vida. Para ello, tuneó una fantástica Vespa Ape, a la que le puso un tejadito y una chimenea (que va conectada al tubo de escape) y a ambos lados del motocarro colocó unas estanterías y ¡Voilá!: Antonio La Cava se convirtió en el rey de la Apebiblio o Bibliomotocarro como a él le gusta llamar a su centro de difusión de la lectura. ¿Quieren conocerle?

Nos vamos, abróchense los cinturones...






¿Qué les parece? Quedan pocas Ape, pero quedan aún menos individuos de tales características. ¡Viva Antonio La Cava! él si es un claro ejemplo de difusión y animación lectora y no los miles de programas fallidos (y costosos) que muchas administraciones públicas ponen en marcha para hacer que nuestros niños lean más allá de los textos del colegio; por cierto, Antonio no está del todo de acuerdo con la práctica lectora en los centros escolares, y créanme que sabe de lo que habla puesto que ha sido maestro 42 años y lleva más de 10 haciéndose 500 kilómetros diarios con su bibliomotocarro para llevar la lectura a aquellos que más le cuesta acceder a ella. Para La Cava "La lectura debe ser un placer, no un deber", algo que no se transmite desde la escuela, institución que se centra más en la técnica que en el mero disfrute.


Antonio La Cava

¡Bravísimo! ¡Es para comérselo! ¡Es un héroe! un valiente del que todos deberíamos aprender. Así que ya lo saben, si oyen rugir el motor de una Vespa y a continuación le sorprende la melodía de un organillo, salgan a la calle a coger libros en préstamo o porqué no, a escribir alguna historia en los libros en blanco que Antonio lleva en su biblioteca móvil para que sus lectores dejen constancia del placer de la lectura.

¡Andiamo caro Antonio!


Más bibliomotocarro en:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...