La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 16 de febrero de 2014

La misteriosa desaparición del oso (de peluche)

Esta vez no vamos a hablar de extinción, si no de la enigmática desaparición de un osito de peluche; no es un peluche cualquiera, puesto que su propietario es el mismísimo OSO, y cuando digo OSO con mayúscula es porque el protagonista es el OSO del bosque, el fuerte, rudo y valiente OSO.

Como bien sabéis, los valientes también lloran, y por supuesto sufren y tienen sus debilidades, en este caso nuestro particular grizzly gusta de dormir con la compañía de su osito de peluche y algún granuja de las inmediaciones se ha propuesto estropearle el sueño. Seguro que ahora mismo os estaréis preguntando ¿Cómo va a acabar ésto? Me huele que no muy bien, esto tiene trazas de ser un libro salvaje, que diría Sendak. Veamos.


Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear Despair (publicado originalmente en francés por Autrement con el título Chagrin d'ours) es un libro sin palabras que nos cuenta la desesperación de un oso ante la pérdida ¿o sustracción con alevosía y nocturnidad? de un ser querido: el osito de peluche. El OSO en cuestión, se despierta solo, completamente afligido, al verse privado de la compañía de su adorable peluche. Se acabó la calma, alguien ha turbado la tranquilidad del bosque. Ésto no puede quedarse así; comienza la persecución...

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012


Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012
Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Nada más abrir el libro nos encontramos con unas guardas cartográficas, que aunque aparentemente sean dulces y mullidas como una colcha de patchwork, descubren en realidad el itinerario que OSO recorrerá para dar caza a los malhechores; sí amigos lectores, esto no es un libro dulcificado, no, no, el OSO se comporta como tal y emprende una cruzada en la que la venganza es su principal objetivo. ¿Salvaje? ¿verdad Maurice?. Desesperado, el OSO recorre las dobles páginas en busca del o de los desalmados que le han despojado de su compañero y a medida que los va encontrando, los va engullendo, sin más, ¿que no me vas a devolver el osito? pues a la panza, sin más miramientos.

Y así, acaban acomodados en el abdomen del plantígrado, un lobo, un león, unos polluelos de águila, un elefante y creo que nada más. El osito cae finalmente en los tentáculos de un cortés y solidario pulpo, que no duda en acercar sus extremidades al OSO para devolverle aquello que es suyo. Una vez recuperado el rehén, OSO, en un alarde de generosidad - supongo, propiciada por la pesadez de estómago- libera a sus reos y retoma su plácido sueño.

Un final feliz para una trama que no lo es tanto. Bear despair, nos habla de la desesperación a la que nos conducen las injusticias, a las situaciones complicadas a las que hay que enfrentarse cuando alguien vulnera nuestro derecho a la intimidad, nuestra libertad. Cada uno elige cómo y con quién duerme y el OSO elige a su osito ¿qué tiene de divertido eso? ¿es necesario poner rabioso a un oso manso? yo diría que no, y éste es el motivo por el que elefante, lobo, león y aves salen escaldados y con la lección aprendida.


Bear despair. Gaëtan Dorémus. NY: Enchanted Lion Books, 2012

Gaëtan Dorémus es un ilustrador francés que ya nos había regalado otra "buena pieza" de la lij, Belisario, un librito-receta para trabajar el tema de los prejuicios que aborda el tema de forma similar a Ungerer en Der Mondmann. Estudió diseño gráfico en la Escuela de Artes Decorativas de Estrasburgo y a finales de los 90 Dorémus comenzó su andadura en el mundo de la publi y la prensa. Desde entonces ha publicado una veintena libros ilustrados, adora pasear por el monte y le encantan los tomates verdes con canela. Lo que a mi me gusta es su dibujo rayado, me encanta el color y lo bien secuenciada que está la historia. Me parece un libro fabuloso.

Los álbumes sin palabras son una de esas especies bibliófilas que pasan en silencio por los catálogos, un pequeño colectivo que llama la atención a susurros en medio de montañas de letras y palabras innecesarias pertenecientes de miles de álbumes que creen serlo y no lo son. Es un placer como lectora disfrutar de estas fabulosas piezas, hablo de libros como Mi león de Mandana Sadat, Los viajes de Mitsumasa Anno, Zoom de Itsvan, El globito rojo de Iela Mari, el No tinc paraules de Arnal u Ovni de Trondheim (que conocí gracias a Emma Bosch y conseguí gracias a la buena mano de LitleMema en los cajones de Continuará). En resumen, un álbum sin palabras imprescindible en la biblioteca de todos aquellos que disfruten enloquecidamente de la narración visual.

Poco más, ¡Ah sí!, sean cautos y procuren no tomar prestados ositos ajenos.


De osos & ositos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...