La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

viernes, 28 de junio de 2013

¿Qué yace a la sombra de la estatua?

Lost, quinta temporada, capítulo El incidente. Por fin se da respuesta a un enigma que venía de años atrás, de la segunda temporada si mal no recuerdo: el pie de la estatua; al final de ésta Sayid, Sun y Jin rodeaban la isla en un barco cuando... recordemos, recordemos...

Lost, 2ª Temporada

Lost. 2ª Temporada

observan un enorme pie en la orilla oeste de la isla. Ante el hallazgo, el bueno de Sayid dice: "No sé qué encuentro más inquietante, que falte el resto de la estatua o que tenga cuatro dedos". Al cabo de 3 temporadas, al final de la quinta, y con papel estelar del eterno, casi inmortal y premio al rimmel Richard "Muyayo" Alpern, conduce a Los Otros hacia las ruínas en busca de la morada de Jacob, cuando Ilana le pregunta ¿Qué yace a los pies de la estatua?. Fue un momento de los grandes para todos los seguidores de la serie.

Allí vivía un hombre tranquilo, rubio y alto como la cerveza, al que le gustaba tejer: Jacob. Su casa ocupaba la planta del pie de una estatua gigantesca que honraba a la divinidad egipcia Tueris- el resto del cuerpo lo arrasó el barco de la pólvora en el transcurso de una tormenta-. Ese pie, de cuatro dedos, mantuvo intrigado a todo hijo de vecino durante varios años, pero ¿y si no fueron los chicos de Lost los primeros en percatarse de aquel colosal pie?

Fruto de una larga investigación, traigo unos resultados que darán un vuelco a la información que Damond Lindelof y Carlton Cuse nos ofrecieron en su momento. ¿Queréis saber en realidad quién era lel dueño de tan gigantesco pie? Prestad atención y convertios en Marty McFly, que de un saltito nos vamos a 1968. Así empezó todo


The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

Pues sí señoras y sí señores, Ricardus, Locke, Benjamin Linus & Cía no fueron los primeros en descubrir la peana de la colosal estatua, que por cierto, no tenía nada de egipcia, ni el perfil. Atentos a la verdadera deidad.

The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

No era la diosa Tueris, la de la fertilidad, sino El extraño, un personaje de un álbum vintage del ilustrador sueco Kjell Arne Sörensen Ringi. Un Pareci-grillo de los grandes ¿no?.

El libro The strange, es una fábula infantil en la que se narra la llegada de un gigante al pueblo de unos pequeños habitantes. Tras varios intentos fallidos de comunicación con el mastodonte (al final acaban recurriendo a un pajarito que le da el mensaje) y mil y una cosquillas, el gigante comienza a llorar desconsoladamente, haciendo flotar a los vecinitos en medio de una mar gruesa que consigue elevarles hasta la altura de su cara. Una vez allí, la comunicación mejora y al fin pueden preguntarle qué es lo que ha llevado a su pueblo. Los engalanados vecinos, con el rey, el embajador y los soldados a la retaguardia, estiman que el nuevo vecino es uno más: más grande, más gordo y con más bigote y le condecoran con las medallas oportunas, ¡qué majos!.

Como veis, aunque al principio los moradores eran un poco reacios al nuevo inquilino, nada que ver con la tangana que se montó en la isla de Perdidos entre Los Otros, los del más allá, Jacob y su Némesis, repito, nada que ver. ¡Strange vs Lost!

Espero haber despejado algunas de las dudas que quedaron pendientes tras 6 años y 121 capítulos de una serie que mantuvo al planeta ensimismado y distraído mientras duró.

Las fuentes:

jueves, 27 de junio de 2013

¡Fuego! ¡Fuego! que alguien llame a los bomberos

Decía una canción de la banda australiana Midnight oil, How do we sleep while our beds are burning? pues lo cierto es que no muy tranquilos, y menos sabiendo que los recortes han afectado también al parque de bomberos, si no echen un ojo a los diarios del último año. En fin, que la crisis afecta a todos, aquí no se libra nadie, y para muestra un botón, vean si no cómo ha quedado este parque de bomberos.

Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013


Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013


Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013

En este parque comarcal de bomberos, la cosa está fatal. Hace tiempo ya que los fondos no alcanzan y han tenido que suprimirse servicios, entre ellos el de atención telefónica; sí, por insólito que parezca, no hay teléfono, así que si quieres avisarles de que hay fuego, solo puedes comunicárselo por carta, ¿qué pobreza, no?. La falta de medios les ha obligado además a intensificar esfuerzos en materia de prevención, así que si observan durante sus guardias cualquier atisbo de humo ¡Zasca! lo neutralizan a base de pistolas de agua- obviamente, incautadas a sus hijos pequeños, -. Extraña manera de actuar la de estos bomberos

Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013

Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013

Si no hay dinero para teléfono, menos aún para gasolina, seguros de camión de bomberos, mapas de la zona, escaleras, mangueras.... la situación es terrible y la buena voluntad junto con la vocación, son lo único que mantienen al retén de bomberos unido. La decadencia del equipo de lucha contra el fuego es patente, aunque como dice el refrán: donde hubo fuego siempre quedan rescoldos, tras todo ese servicio deficitario se esconde un equipo valeroso, una brigada de voces celestiales capaz de apagar los fuegos más violentos a golpe de canto. 

Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013

Los bomberos Les Pompiers, sus señoras Les Pompières y los pequeños y angelicales Pompioux- antiguos propietarios de las pistolas de agua- dan el "do de pecho" en el concurso de coros cada año, y tras un intenso entrenamiento, la recompensa no se hace esperar y llega con forma de medalla. La de planes que se pueden hacer con tan preciado galardón, o como dirían en los concursos de la tele, la de agujeros que se pueden tapar ¿se refieren acaso a los de las mangueras? ¿o tal vez a los de los mapas? 

Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013

No se emocionen lectores, la cuadrilla ha decidido que el dinero de la venta de la medalla se destinará a otros fines: ¡Un banquetazo! porque con la panza llena, el corazón está más contento y los fuegos se pueden apagar a soplidos ¿no?. Puede que la historia les resulte rocambolesca, pero si tienen dudas al respecto, aquí les dejo una prueba fehaciente de que ocurrió así.

Aux fous les pompiers!. PEF. París: Gallimard Jeunesse, 2013

Este relato esperpéntico es obra del autor e ilustrador francés Pierre Elie Ferrier - aka Pef-. La primera edición de este cuento es de los 80, que publicó en su momento la editora La Farandole. Pef es el encargado de la gráfica de este cuento, recurriendo a las tintas roja y negra como exaltación del fuego, ese gigante maléfico capaz de destruirlo todo.

Pef es uno de los autores de LIJ más reconocidos de Francia, aunque sus principios no fueron en el campo de la literatura, sino del periodismo, colaborando en medios escritos como Arts, Francs Jeux (uno de sus compañeros de plantilla, el joven Topor), o Virgule- donde se convirtió en editor-. Regularmente hacía también trabajos de ilustración editorial y llegó tener en antena una serie de dibujos Le Pastagums, de gran popularidad en tierras galas.

Pef se interesó por la literatura infantil como una herramienta de lucha contra el analfabetismo, mostrando especial sensibilidad por la lectura, que le sirvió para emprender una cruzada de acciones paralelas a la educación reglada. Su bibliografía asciende a un par de centenas de libros, no solo infantiles, sino ensayos sobre la palabra, biografías o letras de canciones.

Como los bomberos de Pef nos muestran, los recursos materiales son importantes, pero poco valor tienen si no hay un equipo con vocación que sepa gestionarlos. Tomen nota señores de la administración pública, y compartan sus sacas con el resto de los mortales (los banquetes van incluidos en el apartado "dietas").


Más leña al fuego en:

miércoles, 26 de junio de 2013

Ilustrarte 2014

En unos meses tendrá lugar la sexta edición de la Bienal Internacional de Ilustración de Portugal. En Belém, a la orillita del río Tejo, el Museu da Electricidade ya está encendiendo sus turbinas.



Si eres ilustrador y quieres participar en esta edición, envía tus trabajos antes del 30 de septiembre (3 ilustraciones originales- inéditas o publicadas- y un breve cuestionario) a la siguiente dirección de correo:

FUNDAÇÃO EDP
Av. de Brasília, Central Tejo.
1300-598 Lisboa, Portugal

El premio asciende a 5 mil euros, yo que tú no me lo pensaba. A continuación, los enlaces dónde encontraréis las bases y resto de la info.

Pronto, más noticias.


Info e inscripciones:


Cu-cú, ¿cantaba la rana?

llevo una vida pensando que las canciones populares en ocasiones son contra-informativas, como ejemplo la cantinela que da nombre al post, que ¿por qué? pues porque la rana no debería cantar cu-cú- esto son cosas del cuco-, sino croa-croa, onomatopeya propia del croar de los batracios ¿no?. En fin, ¡que lío!.

Para deshacer el entuerto, la ilustradora italiana Ilaria Dal Canton nos sugiere un apasionante y didáctico diccionario con el que nos quedará claro el canto de cada animal, es más, de cada animal dependiendo del país en el que habite, o lo que es lo mismo un Pequeño diccionario para animales políglotas. Afinad las orejas que ahí vamos...

Pequeño diccionario de animales políglotas. Ilaria Dal Canton. Mantova: Corraini, 2013

Pequeño diccionario de animales políglotas. Ilaria Dal Canton. Mantova: Corraini, 2013

Pequeño diccionario de animales políglotas. Ilaria Dal Canton. Mantova: Corraini, 2013

El diccionario es una obra de referencia imprescindible para todo bicho viviente que resida en Francia, España, Alemania, Italia o Japón, para los que a partir de ahora ya no habrá duda de cómo suenan los burros o a qué huelen las nubes, pero ya que estamos resolviendo dudas, alguien quiere aclararme a qué suenan estos bichitos de dos patas?!


Pequeño diccionario de animales políglotas. Ilaria Dal Canton. Mantova: Corraini, 2013



Por si os queda alguna duda, la editorial de este fabuloso libro de la colección 22 (una edición rústica grapada de 22 x 22 cm) ha preparado un booktrailer que hará que desaparezca de vuestras cabezas todo tipo de titubeo al respecto. No parpadeéis que ahí va





Así que ya lo sabéis, si este verano vuestros padres se empeñan en enviaros al extranjero a aprender idiomas, decidles que ni hablar del tema, que con el Pequeño diccionario de animales políglotas tenéis suficiente para convertiros en bichos multilingües sin necesidad de salir de casa. Con vuestro libro podréis aprender a bramar, barritar, graznar, trinar, zumbar y quién sabe que más, hasta en 5 idiomas diferentes.

Hasta la vista o lo que es lo mismo, ¡¡Beeeeeeeeeeeeeee!! (a tu librería, ¡claro!)


Fuentes:

martes, 25 de junio de 2013

Bienvenida Maya

El miércoles pasado fui tía de nuevo; mi sobrina se llama Maya. Zumbando llegó, como es menester y la colmena se vistió de fiesta. 

Dizionari dei mieli nomadi. Yoshiko Noda [et al]. Mantova: Corraini, 2008

Todos estamos muy contentos de tener en la colmena familiar a una nueva reina de cuerpo insignificante y exquisito néctar. Para ella y para sus padres, este sentido regalo desde la Pequeña ciudad en la que sin duda se sentirá como en casa.

¡Bienvenida Maya! 



Fuente de la imagen:

viernes, 21 de junio de 2013

Aserrín, aserrán vacaciones de San Juan

San Juan 2013 en la Pequeña Camper Ciudad

Lo dicho, cerramos por vacaciones. Toca descansar, inspirarse y comer sardinas, así que nos vemos a la vuelta.

Feliz finde largo a todos.

miércoles, 19 de junio de 2013

Hans Christian Manostijeras

H.C. Andersen era un artista polifacético. No solo escribió cientos de cuentos infantiles que han llegado a todos los rincones del planeta, sino que en un ejercicio tipo "Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como", ilustraba sus propios cuentos de hadas; sí, lo hacía, y no de cualquier manera, sino de una que había heredado de las manos de su padre, el zapatero: recortando papel.

Para Hans Christian Andersen, el papel no estaba destinado a ser únicamente el soporte o medio de comunicación de la palabra escrita. Él lo utilizó además como el escultor usa un bloque de piedra, para grabar, o más bien para tallar sus ideas.

Le encantaba recortar, una afición que había heredado de su padre, y entretenía a sus hijos y amigos desplegando papelitos recortados, que contaban historias con cada pliegue que se desdoblaba de los cortes. Fueron miles las piezas de paper-cut las que Andersen desarrolló, más simples o más complejas, pero piezas al fin y al cabo que el escritor usaba para narrar visualmente sus archiconocidos cuentos de hadas.

¿Queréis conocer alguna de sus piezas?

H.C. Andresen Paper cutting

H.C. Andresen Paper cutting

Los recortes de papel no solo estaban destinados a ser un placer para la vista, sino también un desafío para la mente. A menudo hay un significado oculto en los las piezas de paper-cut, al igual que en los cuentos de hadas: una historia aparentemente divertida, que en su desenlace te sorprende, te deja con la boca abierta. Algunas piezas eran auténticos puzles, otras tenían vocación de jeroglífico y en ocasiones eran una suma de iconos que sustituían símbolos lingüísticos....¡Qué cabeza la de Andersen!.

El número de piezas de paper- cut que realizó durante su vida son incontables, ya que cada vez que caía un papel en sus manos, acababa convirtiéndose en un personaje o una escena de papel, daba igual que fuese un papel de chicle, un periódico, una carta o una partitura, todo era apto para transformar en cuento visual. En suma, Andersen era un escritor incansable, adicto al trabajo, que hizo un uso de la palabra y de la imagen propio de un artista moderno (recordemos que estos trabajos datan de mediados del XIX).

Pero veamos alguno más, alguno de los muchos disponibles en el fantástico libro The amazing paper cuttings, una selección de trabajos en papel cortado del danés llevada a cabo por la artista de paper cutting Beth Wagner y editado por Houghton Mifflin Harcourt.


The amazing paper cuttings of Hans Christian Andersen. Beth Wagner Brust. UK: Houghton Mifflin Harcourt, 2003 

Princess and the pea. H.C. Andersen paper cutting

H.C. Andresen paper cutting

Dancing men in a chain, 1848. H.C. Andersen paper cutting

H.C. Andresen. Queen of hearts with wings - cut from a concert programme - with a lyre.

H.C. Andersen. Ballerinas in a corked bottle. Christmas tree cutting for the Ørsted family

H.C. Andersen Balloon with two men in the basket.
H.C.Andersen. Book marker with Pierrot in blue

Los famosos recortes de Andersen descansan en su mayoría en el Museo que lleva su nombre sito en Odense, donde existe una enorme colección de recortes, no solo de narraciones en papel, sino también de tarjetas de felicitación, postales de navidad y hasta figuritas para el árbol. ¡Sorprendentes! si no, atentos a las imágenes

H. C. Andersen. Dervish with fez. Green jacket, brown skirt. Christmas tree decoration.

H. C. Andersen Lady in yellow dress (with pen decorations) and a square patterned hat.
Christmas tree decoration

H.C. Andersen. Lady with a skirt with drawn foldings.
Christmas tree decoration

H. C. Andersen. Lady with bonnet and green dress. Christmas tree decoration.

H. C. Andersen. Man with yellow shirt, white trousers and socks.
On his hands, yellow boots with spurs

H.C. Andresen Paper cutting

Todas estas ilustraciones, de colores llamativos, rostros extraños y vestimentas estridentes fueron concebidas por el autor danés para ser colgadas del arbolito de navidad. La estética de estos personajes de papel se acerca al mundo de la mitología, con personajes grotescos, propios de los cuentos de hadas o de la pintura tribal- a él le fascinaban las historias y representaciones de la cultura inuít o polinésica-; a mí personalmente me recuerdan a las marionetas thai o las figuras del Teatro Bunraku- el teatro tradicional de títeres de Japón-.

Esta suerte de marionetitas, creadas para balancearse en el árbol de navidad, ponen de relevancia la valía artística del rey de los cuentos de hadas, que además de pluma, empleaba con asiduidad las tijeras en su afán de construir historias. H.C. Andersen un viejo amigo de los recortes, los patos feos y las princesas que se incomodan.


Mucho, pero mucho , mucho más en:

domingo, 16 de junio de 2013

Biombo

biombo.


(Del port. biombo, y este del jap. byóbude byó 'protección' y bu 'viento').

1. m. Mampara compuesta de varios bastidores unidos por medio de goznes, que se cierra, abre y despliega.



Eso es lo que dice la RAE acerca de los biombos. Los chicos de CREAN: Miguel Porlán, Mágoz y Miguel Montaner, le dan una vuelta a la definición, sin dejar de lado las cualidades "se cierra, abre y despliega", para ofrecernos una pieza gráfica que hace del biombo un elocuente manual literario. Aquí está su Biombo.


Añadir leyenda

Se trata de la primera publicación del colectivo Crean. Miguel Montaner, Miguel Porlán y Mágoz, ilustradores y responsables de la revista digital, han puesto en marcha una pequeña editora dentro de su proyecto, a través de la que nos llega Biombo.

Es un acordeón de nueve cuerpos, serigrafiado, sellado y de producción manual, del que han hecho una edición limitada y numerada de 350 ejemplares. ¿Aún no tienes el tuyo? En cuanto veas su interior, no te quedará duda de que Biombo será otro de esos tesoros de tu biblioteca ilustrada. Allá vamos.


Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

El acordeón tiene unas dimensiones de 110 x 15 cm. Las ilustraciones de la tripa, la cubierta y la contra están impresas en serigrafía, con 2 tintas+ negro y sobre un papel Fedrigoni Old Mill White de 250gr.

Pero ¿y la otra parte? es la que da a Biombo su carácter más literario, transformando el libro ilustrado en manual de recursos literarios; esta parte posterior, destinada al texto, está sellada manualmente. Veamos


Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Su interior esconde un pequeño catálogo con nueve de los recursos literarios más usados en el ámbito gráfico. Cada recurso cuenta con una definición de qué es en literatura y una explicación de cómo se aplica en el terreno visual. A su vez, por la otra cara, una ilustración muestra cada recurso literario haciendo uso de él, sirviendo de ejemplo y revelando su aplicación práctica. ¿Qué, aún no te has decidido? Por si te quedan dudas, no pestañees, que Biombo no se acaba aquí

Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Biombo. Miguel Montaner, Miguel Porlán, Mágoz. Barcelona: CREAN, 2013

Biombo es una edición hecha a mano de principio a fin, en la que sus propios ilustradores han sido los encargados de realizar las serigrafías, estampar los sellos, encolar las cubiertas y elaborar cada uno de los 350 ejemplares de la tirada.

Este acordeón es un manual de cabecera para ilustradores, diseñadores y demás artistas, ya que facilita la comprensión de los recursos literarios a través de soluciones gráficas, un ejemplar para tener cerca de la mesa de trabajo y consultar en caso de duda. Por su parte, para los amantes de la ilustración y la edición, Biombo es uno de esos libros hechos con mimo y buen criterio, uno de esos tesoritos que a todos nos gusta ver en nuestras bibliotecas.

Después de todos estos argumentos, no me queda más opción que decirte: ¡Corre!, date prisa y no pierdas la oportunidad de poner un Biombo en tu vida. ¿A qué estás esperando?.

Más info de los CREAdores y de la edición de Biombo en:



jueves, 13 de junio de 2013

David Weidman: unknown & great artist

"I couldn't call myself an artist. And when I went out on my own, I still had trouble calling myself an artist. Now when people ask me what I do, I say: "Artist". I've finally come to terms that I can call myself an artist"

David Weidman

The Whimsical World of David Weidman And Also Some Serious Ones. California: Gingko Press, 2010

Artista, genio del cartoon moderno, la animación, la serigrafía, la tipografía, el cartelismo, etcétera, etcétera; todo esto y muchas más cosas, además de un tipo modesto, fue David Weidman. Nació en 1921 en Los Ángeles y estudió arte en el Jepson Art Institute; allí recibió clases de maestros como Chico MacCoy o Rico LeBrun. Finalizó sus estudios en la época álgida de los estudios Disney, en un momento de innovación y creatividad generalizada que se vivía en norteamérica tras la posguerra, pero que tenía un epicentro visible, Los Ángeles, la ciudad de las buenas ideas.

En los 50 comenzó su carrera en el campo de la animación. No sabía qué hacer, por dónde empezar, y tras finalizar su portfolio, su chica le dijo que probara en el mundo de la animación, donde ella ya había tenido experiencia previa. A Disney no le gustó su portfolio, demasiado poco convencional, más gráfico que realista, no se adaptaba a su perfil de dibujante (me alegro de que no cayera en sus manos). El propio Weidman lo definió así:

"They would draw animals like people...and we would draw people like animals"

Así que probó con John Hubley (de Hubley’s Storyboard Studios) con el que hacía ilustración publicitaria.


David Weidman. Storieboard para un anuncio publicitario de comida de perro

En 1956 se va con la UPA (United Productions of America) una factoría en la que además de stress creaba tantos personajes que no ha sido capaz de recordarlos; pocos años después llega un encargo de la mismísima Hannah Barbera, a quien pintó fondos para sus dibujos animados, ¿recordáis a Mr. Magoo? pues ésta y otras series de dibujos animados de los 50 y 60, llevaban sus ilustraciones.

Durante estos años intercaló trabajos de ilustración editorial con la animación, además de una película con Hubley, Finian's Rainbow, que por falta de financiación nunca llegó a grabarse. Weidman quería hacer piezas más personales, dejar de trabajar para los demás y hacerlo para sí mismo. Su esposa le sugirió llevar sus ilustraciones a otro soporte, él había estudiado grabado en Jepson y comenzó a crear sus propias obras como artista, lejos de estudios. De esta iniciativa salieron unas piezas muy similares a las de animación, pero el soporte ayudó a difundir aún más su trabajo. Actualmente pueden conseguirse algunas de estas láminas- reproducciones- en la web del autor.



Certificado de autenticidad de las réplicas de los trabajos de Weidman

Algunos de sus posters:

David Weidman. National Tomato Week, 1961

David Weidman

David Weidman
David Weidman

David Weidman
 David Weidman. Circus Animals Poster, 1968

Y algunas de sus ilustraciones:



David Weidman Prints

David Weidman. Flowers Serigraph, 1971

David Weidman. Bugs on Flower Serigraph, 1965

Y pasaron los 60, los 70, los 80 y Weidman continuó con sus planchas y sus espectaculares tintas creando nuevas series de posters. Era alucinante ver como desarrollaba nuevas fuentes tipográficas en función de los contenidos sobre los que versaban sus carteles, en los que el artista, expresó sus sentimientos y postura acerca de la sociedad cambiante en la que vivía- personalmente encuentro cierto punto de similitud entre Weidman y los carteles más tempranos de Ungerer-. David Weidman habla de sus carteles y de la recepción que tuvieron entre el público de la época:

“Some of my prints were instigated by having a feeling about a particular subject,”

Weidman montó una galería en La Cienaga Boulevard (West Hollywood, California), donde vendía sus grabados y posters. Mirad éste de 1968...

David Weidman. Shalom poster, 1968


Desde entonces Weidman ha llevado una vida tranquila, rodeado de su esposa, de su familia y de su gente más cercana. En una entrevista que le hicieron hace unos años, le preguntaban si ahora que tenía mucho tiempo libre veía dibujos animados, a lo que respondió que no, que no le atraían en absoluto, es más, le parecían aburridos. En esa misma conversación, declaró sentirse fascinado por los nuevos soportes artísticos- le parece fabuloso eso de pintar en las paredes- y constantemente ve trabajos interesantes de todo tipo de disciplinas.

Ginko Press, la editora californiana, publicó en 2010 un libro soberbio que recoge buena parte de la obra de Weidman. Una joya que no debería faltar en las baldas de toda aquella persona interesada en el mundo del diseño, la ilustración, la animación o la publi. Una auténtica maravilla de edición

The Whimsical World of David Weidman And Also Some Serious Ones. 
California: Gingko Press, 2010

The Whimsical World of David Weidman And Also Some Serious Ones. 
California: Gingko Press, 2010

Actualmente David Weidman cuenta 92 años y el corpus de su trabajo resulta tan moderno y visualmente impresionante como lo era hace cincuenta; su sensibilidad gráfica y la maestría en el uso del color sigue siendo igual de impactante, fresco y sorprendente, tal y como ocurre con sus coetáneos Charley Harper o Jim Flora. Otra de las bestias del Mid Century.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...