La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Leonora, pintora de sueños

Érase una vez Leonora Carrington, la pintora y escritora surrealista que pese a haber nacido en Lancashire, murió mexicana de corazón. Con sólo 20 años y de la mano de Max Ernst comienza su relación con los surrealistas; Bretón, Miró, Picasso o Duchamp son una muestra de su larga lista de amigos, con los que convive, trabaja y sueña.

Viaja a París, desde allí se va a Londres y poco después huye del asedio nazi. Sufre un terrible desequilibrio psíquico, se separa de Ernst y es internada en un hospital psiquiátrico de Santander; se escapa. Lisboa, Nueva York y finalmente México, donde permanecerá hasta su muerte en 2011. El viaje incesante fue la razón del cambio en su obra, no volvió a ser la misma.

La Carrington era pintora, escultora, antifascista, surrealista y además madre. Sus hijos, Gaby y Pablo disfrutaban junto a la artista de un cuaderno en el que Leonora escribió y pintó a mano un bestiario lleno de seres delirantes y personajes mágicos, al que le acompañaban unos textos del mismo calibre.

Los hijos de los artistas son en ocasiones el acicate que provoca una inflexión en su obra, y ésta pasa a usar el libro infantil como soporte. Leche del sueño es un ejemplo de ello.


Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Niki de Saint Phalle con Malo Malo, María Helena Vieira da Silva con Kô et Kô, y ahora Leche del sueño de Leonora Carrington, una adaptación de los textos de aquel cuaderno para pequeños lectores, con todas las imágenes en una estupenda reproducción facsímil (hay otra edición más sencilla, que sólo incluye el cuento, sin el interesante epílogo de Jodorowski y unos textos introductorios).

Cuenta Jodorowski que conoció a "la Maga" en México y allí lo cautivó, allí le hizo volver y en medio de sus trabajos pánico-surrealistas y sus idas y venidas, un día al despedirse Leonora le entregó un cuaderno a modo de cuento infantil. Jodorowski lo encuadernó y lo custodió como un tesoro durante años, hasta que un día recibió la visita de Gaby (uno de los dos hijos de Leonora); se lo enseñó y palideció. Jodorowski se lo entregó y él lo pegó a su corazón.

Estos no son más que pequeños apuntes sobre el universo que gira en torno a este libro de cuentos, surrealistas, pero cuentos, que ayudaron a entretener y dormir a Pablo y Gaby. Veamos como son todas esas criaturas de la maga de los sueños.


Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

Leonora Carrington: Leche del sueño. México: FCE, 2013

A Juan se le fue la cabeza, El niño Jorge se comía la pared de su cuarto, Humberto era muy mono pero hacía unas bromas horribles con ratas y Ofelia hacía tartas de pájaro sin querer. Tampoco faltan los cuentos feos y hasta un cuento negro. De todo como en botica.

Sin duda Leche del sueño es un ejemplar singular, un rinconcito de corazón de una madre artista como lo fue la incombustible Leonora Carrington. Hace pocos días, la escritora y periodista Elena Poniatowska (otra mexicana de adopción) recibía el Cervantes 2013 por su trayectoria literaria; entre sus novelas está Leonora, en la que recrea la vida de la indomable artista.


Un poco más de leche del sueño:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...