La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

viernes, 28 de junio de 2013

¿Qué yace a la sombra de la estatua?

Lost, quinta temporada, capítulo El incidente. Por fin se da respuesta a un enigma que venía de años atrás, de la segunda temporada si mal no recuerdo: el pie de la estatua; al final de ésta Sayid, Sun y Jin rodeaban la isla en un barco cuando... recordemos, recordemos...

Lost, 2ª Temporada

Lost. 2ª Temporada

observan un enorme pie en la orilla oeste de la isla. Ante el hallazgo, el bueno de Sayid dice: "No sé qué encuentro más inquietante, que falte el resto de la estatua o que tenga cuatro dedos". Al cabo de 3 temporadas, al final de la quinta, y con papel estelar del eterno, casi inmortal y premio al rimmel Richard "Muyayo" Alpern, conduce a Los Otros hacia las ruínas en busca de la morada de Jacob, cuando Ilana le pregunta ¿Qué yace a los pies de la estatua?. Fue un momento de los grandes para todos los seguidores de la serie.

Allí vivía un hombre tranquilo, rubio y alto como la cerveza, al que le gustaba tejer: Jacob. Su casa ocupaba la planta del pie de una estatua gigantesca que honraba a la divinidad egipcia Tueris- el resto del cuerpo lo arrasó el barco de la pólvora en el transcurso de una tormenta-. Ese pie, de cuatro dedos, mantuvo intrigado a todo hijo de vecino durante varios años, pero ¿y si no fueron los chicos de Lost los primeros en percatarse de aquel colosal pie?

Fruto de una larga investigación, traigo unos resultados que darán un vuelco a la información que Damond Lindelof y Carlton Cuse nos ofrecieron en su momento. ¿Queréis saber en realidad quién era lel dueño de tan gigantesco pie? Prestad atención y convertios en Marty McFly, que de un saltito nos vamos a 1968. Así empezó todo


The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

Pues sí señoras y sí señores, Ricardus, Locke, Benjamin Linus & Cía no fueron los primeros en descubrir la peana de la colosal estatua, que por cierto, no tenía nada de egipcia, ni el perfil. Atentos a la verdadera deidad.

The strange. Kjell Arne Sörensen Ringi. [NY]: Random, 1968

No era la diosa Tueris, la de la fertilidad, sino El extraño, un personaje de un álbum vintage del ilustrador sueco Kjell Arne Sörensen Ringi. Un Pareci-grillo de los grandes ¿no?.

El libro The strange, es una fábula infantil en la que se narra la llegada de un gigante al pueblo de unos pequeños habitantes. Tras varios intentos fallidos de comunicación con el mastodonte (al final acaban recurriendo a un pajarito que le da el mensaje) y mil y una cosquillas, el gigante comienza a llorar desconsoladamente, haciendo flotar a los vecinitos en medio de una mar gruesa que consigue elevarles hasta la altura de su cara. Una vez allí, la comunicación mejora y al fin pueden preguntarle qué es lo que ha llevado a su pueblo. Los engalanados vecinos, con el rey, el embajador y los soldados a la retaguardia, estiman que el nuevo vecino es uno más: más grande, más gordo y con más bigote y le condecoran con las medallas oportunas, ¡qué majos!.

Como veis, aunque al principio los moradores eran un poco reacios al nuevo inquilino, nada que ver con la tangana que se montó en la isla de Perdidos entre Los Otros, los del más allá, Jacob y su Némesis, repito, nada que ver. ¡Strange vs Lost!

Espero haber despejado algunas de las dudas que quedaron pendientes tras 6 años y 121 capítulos de una serie que mantuvo al planeta ensimismado y distraído mientras duró.

Las fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...