La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

miércoles, 19 de junio de 2013

Hans Christian Manostijeras

H.C. Andersen era un artista polifacético. No solo escribió cientos de cuentos infantiles que han llegado a todos los rincones del planeta, sino que en un ejercicio tipo "Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como", ilustraba sus propios cuentos de hadas; sí, lo hacía, y no de cualquier manera, sino de una que había heredado de las manos de su padre, el zapatero: recortando papel.

Para Hans Christian Andersen, el papel no estaba destinado a ser únicamente el soporte o medio de comunicación de la palabra escrita. Él lo utilizó además como el escultor usa un bloque de piedra, para grabar, o más bien para tallar sus ideas.

Le encantaba recortar, una afición que había heredado de su padre, y entretenía a sus hijos y amigos desplegando papelitos recortados, que contaban historias con cada pliegue que se desdoblaba de los cortes. Fueron miles las piezas de paper-cut las que Andersen desarrolló, más simples o más complejas, pero piezas al fin y al cabo que el escritor usaba para narrar visualmente sus archiconocidos cuentos de hadas.

¿Queréis conocer alguna de sus piezas?

H.C. Andresen Paper cutting

H.C. Andresen Paper cutting

Los recortes de papel no solo estaban destinados a ser un placer para la vista, sino también un desafío para la mente. A menudo hay un significado oculto en los las piezas de paper-cut, al igual que en los cuentos de hadas: una historia aparentemente divertida, que en su desenlace te sorprende, te deja con la boca abierta. Algunas piezas eran auténticos puzles, otras tenían vocación de jeroglífico y en ocasiones eran una suma de iconos que sustituían símbolos lingüísticos....¡Qué cabeza la de Andersen!.

El número de piezas de paper- cut que realizó durante su vida son incontables, ya que cada vez que caía un papel en sus manos, acababa convirtiéndose en un personaje o una escena de papel, daba igual que fuese un papel de chicle, un periódico, una carta o una partitura, todo era apto para transformar en cuento visual. En suma, Andersen era un escritor incansable, adicto al trabajo, que hizo un uso de la palabra y de la imagen propio de un artista moderno (recordemos que estos trabajos datan de mediados del XIX).

Pero veamos alguno más, alguno de los muchos disponibles en el fantástico libro The amazing paper cuttings, una selección de trabajos en papel cortado del danés llevada a cabo por la artista de paper cutting Beth Wagner y editado por Houghton Mifflin Harcourt.


The amazing paper cuttings of Hans Christian Andersen. Beth Wagner Brust. UK: Houghton Mifflin Harcourt, 2003 

Princess and the pea. H.C. Andersen paper cutting

H.C. Andresen paper cutting

Dancing men in a chain, 1848. H.C. Andersen paper cutting

H.C. Andresen. Queen of hearts with wings - cut from a concert programme - with a lyre.

H.C. Andersen. Ballerinas in a corked bottle. Christmas tree cutting for the Ørsted family

H.C. Andersen Balloon with two men in the basket.
H.C.Andersen. Book marker with Pierrot in blue

Los famosos recortes de Andersen descansan en su mayoría en el Museo que lleva su nombre sito en Odense, donde existe una enorme colección de recortes, no solo de narraciones en papel, sino también de tarjetas de felicitación, postales de navidad y hasta figuritas para el árbol. ¡Sorprendentes! si no, atentos a las imágenes

H. C. Andersen. Dervish with fez. Green jacket, brown skirt. Christmas tree decoration.

H. C. Andersen Lady in yellow dress (with pen decorations) and a square patterned hat.
Christmas tree decoration

H.C. Andersen. Lady with a skirt with drawn foldings.
Christmas tree decoration

H. C. Andersen. Lady with bonnet and green dress. Christmas tree decoration.

H. C. Andersen. Man with yellow shirt, white trousers and socks.
On his hands, yellow boots with spurs

H.C. Andresen Paper cutting

Todas estas ilustraciones, de colores llamativos, rostros extraños y vestimentas estridentes fueron concebidas por el autor danés para ser colgadas del arbolito de navidad. La estética de estos personajes de papel se acerca al mundo de la mitología, con personajes grotescos, propios de los cuentos de hadas o de la pintura tribal- a él le fascinaban las historias y representaciones de la cultura inuít o polinésica-; a mí personalmente me recuerdan a las marionetas thai o las figuras del Teatro Bunraku- el teatro tradicional de títeres de Japón-.

Esta suerte de marionetitas, creadas para balancearse en el árbol de navidad, ponen de relevancia la valía artística del rey de los cuentos de hadas, que además de pluma, empleaba con asiduidad las tijeras en su afán de construir historias. H.C. Andersen un viejo amigo de los recortes, los patos feos y las princesas que se incomodan.


Mucho, pero mucho , mucho más en:

1 comentario:

  1. These are beautiful! Had forgotten he made all of these, they are quite special.

    olivia x

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...