La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

miércoles, 20 de febrero de 2013

L'éléphouris: ¿amigos para siempre?

Amigos para siempre, means you'll always be my friend. Amics per sempre, means a love that cannot end... es lo que se creyó el elefante. Mi desvarío proviene de una vieja historia; esto lo convierte en un desvarío documentado, más veraz si cabe, pero ya me dirán qué de real hay en esta fábula. Con todos ustedes L'éléphouris, o el principio de una nueva vida y el final de una gran amistad.

L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012


L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

Antiguamente, el elefante y el ratón eran "los mejores amigos del mundo". Fueran a donde fueran, siempre iban juntos, no se separaban ni por todo el oro del mundo, así era sencillo encontrarse al gran elefante coronado por dos dientes y un bigote, su amigo el ratón.

Pero un día todo cambió, la tierra se estremeció ante el rugido de un volcán y un terremoto sacudió la tierra y a todos los seres que la habitaban. Mientras revoloteaban por el aire, se producía un inusual fenómeno: todos los animales se habían mezclado, convirtiéndose en unos extraños y ridículos seres.



L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

El canguro y el hipopótamo se convirtieron en un kanghippo, el mosquito y el buitre se fusionaron en vaumoustiquour y así un sinfín de híbridos cuyo único atributo era la excentricidad, o mejor dicho, la ridiculez.

Pero aunque todos se miraban extrañados, había una pareja especialmente satisfecha con la nueva vida: el elefante y el ratón, osea, el éléphouris. El ratón no dejaba de gritar que él y su amigo eran inseparables, ¡Y más que nunca!, su aspecto era muy pero que muy particular y la vida en común no parecía tener más que ventajas. Pero llegó la hora de comer. Oh, oh, ¡Houston, tenemos un problema!



L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

Y es que a la hora de comer cada uno tira para su lado: el ratón que si queso, que si queso y el elefante, que si hojas y hojas tiernas de baobab; nada que ver. Así que un día pasó lo que tenía que pasar, que ambos se cansaron de comer lo que más odiaban; estaba muy bien eso de ser inseparables y los mejores amigos del mundo, pero con la comida no se juega amigos y la cosa acabó de nuevo saltando por los aires. El éléphouris estalló. El ratón, desde el interior del elefante, tuvo que agarrarse la trompa llena de hojas a la que se aferró con sus garras y patas, haciendo unas cosquillas terribles al paquidermo, que sin poder contenerse estornudó.

Fue tal su estornudo que tembló el suelo y a la par, temblaron las montañas, y de nuevo los animales flotaban como plumas en el aire.


L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012

De repente la tierra descansó y los animales se posaron como si nada hubiera pasado. Todos habían recobrado su aspecto original, sin mezclas; ya no eran ridículos, eran animales como Dios manda. El ratón, al saberse roedor de nuevo, no perdió ni un minuto en agenciarse un sabroso trozo de queso y el pobre elefante...Pues el pobre elefante no volvió a acercarse a un ratón en su vida, solo pensarlo le entraban cosquillas por la nariz. Y esta es la verdadera historia de porqué los elefantes y los ratones no pueden ser amigos.

Se lo dije al principio del post, no se fíen de lo que aparentemente podría venderse como una bella amistad, no se fíen, ¿que por qué? porque aunque inseparables, los protagonistas del éléphouris no eran compatibles (bien es sabido por todos que el queso no le gusta a todos los vegetarianos).

L'éléphouris es un pequeño álbum de la joven editorial francesa Magnani (creo que un sello de la casa Memo) que nos presenta una historia llena de giros cómicos impresa en papel Munken. El humor y la gráfica nos hacen sonreír a lo largo de todo el libro; las ilustraciones son claras y contundentes, son sencillos collages que combinan color y forma como refuerzo de la narración textual (con una tipografía clara y atractiva para primeros lectores y lectores en marcha), en resumen, un libro estupendamente editado.


L'éléphouris. Jean Baptiste Labrune; il. Jerémie Fischer. París: Magnani, 2012


Jerémie Fischer es ilustrador y Jean Baptiste Labrune es maestro de escuela primaria en París. 


Un estupendo ejemplo de álbum ilustrado, donde narración visual y texto bailan al son de la misma melodía, una que decía: un elefante se balanceaba.... 

Todo esto y mucho más en: 

4 comentarios:

  1. Love these they remind me of Hans Christian Andersen's paper cuts

    ResponderEliminar
  2. Dear Hazel: It's a great album, very funny. You're right! silhouettes and color indigo remind Hans Christian Andersen's paper cuts. Best regards

    ResponderEliminar
  3. Jean-Baptiste Labrune29 de noviembre de 2013, 17:13

    Hola,

    Soy el autor de este libro, y te agradezco mucho por tu interés.
    Pero acabo de leer tu post, y veo con sorpresa que me presentas como investigador en nuevas tecnologías...
    Lo siento, pero de tecnología no sé mucho, ya que trabajo de maestro de escuela primaria en París, además de mis trabajos de escritura y de traducción. Supongo que hayas confundido con un homónimo mío, más famoso, y a lo mejor más talentoso.

    Atentamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh no! lo siento Jean-Baptiste, he rectificado la información de tu bio inmediatamente. Sí, he debido confundirme con un homónimo, no sé si famoso o talentoso, para mí no era importante ya que no era el autor de este fantástico álbum.

      Gracias por tu comentario y por la visita a la Pequeña Ciudad.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...