La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

jueves, 31 de mayo de 2012

10º Concurso Raima de Ilustración y Diseño

Hola a todos, ya están disponibles las bases de la edición 2012 del Concurso Raima de Ilustración y Diseño. Para los que no conocéis Raima, se trata de una tienda especializada en papelería en el Gotic de Barcelona, que desde hace diez años convoca un concurso para ilustradores y diseñadores que tiene como objetivo estimular la creatividad y la producción gráfica de artistas plásticos.



El tema de este año es El Papel y la Cocina (en ediciones anteriores: el circo, la música o el cine), y los premios animan a participar: un primero de 5.000 €, un segundo de 2.500 € y tres accésit consistentes en un lote de productos- para los que queden en tercer, cuarto y quinto lugar-.

Además de los premios en metálico, los ganadores verán reproducida su obra en los calendarios de 2013 y 2014 de Raima y los clasificados entre el 6º y el 25º lugar verán expuestos sus trabajos junto con los de los ganadores el día de la entrega de premios- momento en el que recibirán un diploma.

El plazo de entrega finaliza a las 14 horas del día 21 de julio. Leed las bases con atención en la web que aparece en el cartel: medidas específicas, modo de presentación- entrega y embalaje, dirección de la presentación, etc. El Jurado se reunirá en septiembre y el acto de entrega de premios tendrá lugar en octubre.

No os lo perdáis, manos a la obra y a cocinar ilustraciones. Un buen estímulo en estos tiempos de crisis.

Fuente:

www.concursraima.com

miércoles, 30 de mayo de 2012

Leonard Cohen: la voz ilustrada


Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

«Bob Dylan es el Picasso del rock, y yo, en todo caso, sería el Matisse».
Leonard Cohen


Ayer fue el cumpleaños de LittleMema y desde la Pequeña ciudad le sorprendimos con este libro. Se trata de uno de los ejemplares de la Col. Libros Singulares de 451, Ilustrísimo Sr. Cohen, un homenaje a modo de retrato íntimo del artista y 24 de sus canciones, interpretadas gráficamente por algunos de los ilustradores más importantes del país. Entre ellos: Sesé, Elena Odriozola, Elisa Arguilé, Sonia Pulido, Arnal Ballester...

Veamos algunas de las imágenes que estos artistas han creado para las canciones del Sr. Cohen:


Arnal Ballester para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

Elisa Arguile para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

Carlos Cubeiro para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

Elena Odriozola para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

Imapla para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

Pep Montserrat para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011

Sesé para Ilustrísimo Sr. Cohen. VVAA. Madrid: 451 Editores,  2011


Si eres fan de la voz de las canciones tristes y melancólicas de Cohen, de su poesía y las caricias en forma de canción que tantas veces ha dedicado a la mujer, no debes dejar pasar la oportunidad de añadir este libro a tu biblioteca. En él encontrarás una excelente nota biográfica, textos que nos hablan del porqué de cada letra, de cada canción, un prólogo de Aute, o un apunte de cada ilustrador en el que se explica como el Sr. Cohen llegó a sus vidas.

A continuación os dejo la relación de canciones elegidas por los ilustradores, que se corresponden con las imágenes que tenéis en el post. 

  • Arnal Ballester_ First we take Manhattan
  • Elisa Arguilé_ Born in chains
  • Carlos Cubeiro_The traitor
  • Elena Odriozola_Undertow
  • Pep Montserrat_On than day
  • Sesé_ Story of Isaac


Disfrutad de su música y por supuesto de esta joya propia del mejor cofre de Tesoros Ilustrados.

Más en:

¡Buenos días y dulces Zootropos!

Queridos paseantes de la pequeña ciudad, es mitad de semana y no viene nada mal un aporte de azúcar para empezar el día y llegar con más fuerza al viernes. Por eso quiero compartir con vosotros el más dulce de los desayunos. ¡Buen provecho! 




Espero que a estas alturas del post estéis encantados con este dulce zootropo, con el que el francés Alexander Dubosc y el Atelier Loopse ( Montreuil ) hacen un exquisito homenaje al ilustrado director de cine Tim Burton. Se llama The Caketrope of Burton's Team. A continuación, os paso la receta y los ingredientes por si os animáis y decidís a homenajear a vuestros seres queridos con una chocolatada giratoria de estas características:

The Caketrope of Burton's Team, Alexandre Dubosc, 2012

The Caketrope of Burton's Team, Alexandre Dubosc, 2012

The Caketrope of Burton's Team, Alexandre Dubosc, 2012

The Caketrope of Burton's Team, Alexandre Dubosc, 2012

The Caketrope of Burton's Team, Alexandre Dubosc, 2012

Porque la vida ya tiene suficientes sinsabores, empalagaos de dulces zootropos. Feliz miércoles.

Fuentes:


lunes, 28 de mayo de 2012

Ala Rota XI

Dice el refrán: "Cría cuervos y te sacarán los ojos", nos viene de perlas para hablar de la nueva y esperada entrega del Ala Rota, puesto que el libro en el que nos detendremos en esta ocasión es The crows of Pearblossom, único libro infantil que escribió el genio americano de la novela distópica Aldous Huxley. ¿Conocéis la historia de este bello cuento? Pues para los que no, ahí vamos...

Aldous Huxley. Vía: Nuevo Orden Mundial

Huxley no se trasladó a EEUU hasta los 40 años y una vez allí vivó una temporada a caballo entre LA y California. Finalmente se instaló en el Llano (Antilope Valley) - el Desierto Mojave-, debido a los problemas de salud de su esposa. Muy cerca, en una pequeña ciudad próxima a Pearblossom vivía la familia de su esposa María, junto a sus dos sobrinos Olivia y Siggy.

Huxley, hacía muy buenas migas con su sobrina Olivia, con la que se daba largos paseos por el desierto durante las visitas y vacaciones. Durante estas excursiones, Aldous y Olivia caminaban al ritmo de viejos cuentos y narraciones que el tío contaba a la pequeña, hasta que en la navidad de 1944 tío Huxley decidió hacer el mayor de los regalos a su sobrina: un cuento dedicado, The crows of Pearblossom, en el que aparecían la propia Olivia, su hermano y hasta sus vecinos los Yosts.

En cuanto Olivia leyó el cuento le dijo a su tío: ahí lo tienes, devuelvemelo cuando lo hayas ilustrado. Huxley se llevó el cuento a su casa, con tan mala suerte que poco tiempo después, un incendio destruyo la casa y con ella buena parte de los manuscritos entre los que se encontraba The crows... pero no estaba todo perdido, los Yosts, vecinos de Olivia, habían guardado una copia.

En 1967, cuatro años después de la muerte de Huxley, Random House publicó la historia como un libro ilustrado con dibujos de la legendaria Barbara Cooney, quien ya había ganado la primera de sus dos medallas Caldecott. Con todos ustedes, la primera edición del cuento:

The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Barbara Cooney. NY: Random, 1967

The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Barbara Cooney. NY: Random, 1967

The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Barbara Cooney. NY: Random, 1967

The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Barbara Cooney. NY: Random, 1967

The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Barbara Cooney. NY: Random, 1967

Desde esa primera edición de The crows of Pearblossom, publicada solo tres años después de la muerte de Huxley, ilustradores de todo el mundo han hecho sus propias versiones del libro. En este punto nos pararemos a detallar los porqués del Ala Rota de hoy, en las distintas ediciones que han visto la luz y más en concreto de la última que se publicó en nuestro país.

Veamos primero algunos ejemplos de ediciones extranjeras:


Wrony i Waz. Edición polaca de 2010.


Consiguió varios galardones, entre ellos el de The Most Beautiful Book of the Year PTWK y el Book of the Year 2010 de la IBBY Polish Section.



Wrony i Waz. Aldous Huxley; il. Agata Dudek. Polonia: Dwie Siostry, 2010

Wrony i Waz. Aldous Huxley; il. Agata Dudek. Polonia: Dwie Siostry, 2010


Les corbeaux de Pearblossom. Edición francesa de 2005 


Les corbeaux de Pearblossom. Aldous Huxley; il. Beatrice Alemagna. Paris: Galimard Jeunesse, 2005

Les corbeaux de Pearblossom. Aldous Huxley; il. Beatrice Alemagna. Paris: Galimard Jeunesse, 2005


The crows of Pearblossom. Edición americana de 2011


The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Sophie Blackall. [sl]: Abrans Books, 2011
The crows of Pearblossom. Aldous Huxley; il. Sophie Blackall. [sl]: Abrans Books, 2011

Y por fin llegamos a la edición española. Desde los años 80 se han publicado tres ediciones diferentes de esta obra, una en el año 81 del Círculo de Lectores, la segunda en el 89 de manos de Debate y la última de 2006 de SM dentro de la serie azul del Barco de Vapor.

Atentos al Ala Rota porque en esta ocasión hay para las tres ediciones. La primera y la segunda han tenido a bien titular el libro de Huxley como: Los cuervos de Peralflorido. Peralflorido-Peralflorido-Peralflorido ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué?. Queridos lectores, la osadía del traductor junto con la del editor nos dejan la cara a cuadritos. ¿Desde cuando se traduce un topónimo? ¿acaso por falta de google maps ambos no se dieron cuenta de que Pearblossom es una localidad al sur de California? Por todos los santos, ¿en qué estaban pensando ambos editores?. Miren el cover de la edición de Debate por si les queda alguna duda:


Los cuervos de Peralflorido. Aldous Huxley. Madrid: Debate, 1989

Pero seguimos, porque esto no acaba aquí. En 2006, Sm incluyó el libro en la serie azul del Barco de Vapor, y como debió pensar que eso de "Peralflorido" era pura cursilería, decidió variar el título con arreglo a las dos ediciones anteriores, llamándolo: Los cuervos del jardín...¿del jardín de quién? o mejor ¿del jardín de dónde? y lo que es peor ¿que pasa con Pearblossom, el lugar que el propio Huxley eligió para el título de su obra? pues sin más, lo mutilamos y le ponemos una palabra más sencillita, lo que se dice coloquialmente como un "ni pa tí, ni pa mí". Y decidme ¿qué os parece?. Que buenos traductores, los 3, unos cracks. Pero no perdamos tiempo y veamos el ejemplar

Los cuervos del jardín. Aldous Huxley; il. Pep Montserrat. Madrid: SM, 2006

Los cuervos del jardín. Aldous Huxley; il. Pep Montserrat. Madrid: SM, 2006

Los cuervos del jardín. Aldous Huxley; il. Pep Montserrat. Madrid: SM, 2006

Los cuervos del jardín. Aldous Huxley; il. Pep Montserrat. Madrid: SM, 2006

Los cuervos del jardín. Aldous Huxley; il. Pep Montserrat. Madrid: SM, 2006

¿Conocéis esta edición en castellano del libro de Huxley? he de deciros que yo la encontré de casualidad ordenando los libros del Barco de Vapor en la librería. Para mí fue una gran sorpresa, puesto que descubrí que Huxley había escrito un cuento infantil, disfruté de las deliciosas ilustraciones con las que Pep Montserrat acompañó al texto y además pensé: ¿Cómo un libro de estas características, por el que habrás pagado mucho dinero en concepto de derechos a los herederos de Huxley ha llegado al público en una imperceptible edición de bolsillo? Ayúdenme con la respuesta, porque por mi sola no alcanzo a entenderlo.

Este libro es un clásico de la LIJ en el mundo entero, pero aquí en España ha sido "mutilado" o "condenado al desconocimiento" por mor de sus editores. Es una lástima que Pep Montserrat no haya podido ver su exquisito trabajo plasmado en un álbum como le correspondería. Sí, en un álbum, podría haber sido en rústica, en tapa dura, pero ¿en la serie azul del Barco de Vapor con un cartel que pone "a partir de 7 años"? definitivamente, no se lo merece.

Señor editor, en lugar de editar ¿por qué se dedica usted a ponerle diques al mar?. The crows of Pearblossom es un cuento para lectores de 0 a 100 años, para leer solo, para leer en compañía, en alto o en bajo, pero para leer, un libro que pequeños y adultos deben conocer y disfrutar puesto que su contenido, a modo de vieja fábula, está totalmente vigente casi 70 años después de haberse escrito, y más en estos tiempos que corren lleno de depredadores que roban el sustento a los menos favorecidos con el único fin de llenarse las alforjas.

¿Qué os ha parecido? El Ala Rota de esta ocasión como habéis podido leer no tiene desperdicio, pero como en todas las ocasiones anteriores nos habla de la falta de sentido común de aquellos que ven los libros como a un simple "producto" y a sus lectores como "clientes". Una pena que las cosas sean así y que no se le haga justicia a los buenos proyectos editoriales porque a la hora de la verdad, el que coloca más ejemplares en la mesa de novedades o el que más novedades saca al año, se dice que es el mejor. Pues saben lo que pienso...mejor se lo cuento en bajito en otro momento, que no estamos en la franja horaria adecuada.

Hasta la próxima.


Fuentes:



domingo, 27 de mayo de 2012

Pichi, se ha comprao una imprentilla

Queridos amigos de la galaxia, os presento al nuevo miembro de la Pequeña ciudad: Pichi, el impresor más chulo y que más castiga con sus tipos y su chica mona, la Imprentilla.

Imprentilla Zephyr 309

Imprentilla Zephyr 309

Imprentilla Zephyr 309

Imprentilla Zephyr 309

Desde el mar de tipos de caucho- ni más ni menos que 260 en tamaño de 10 mm- Pichi os da la bienvenida. Promete daros noticias con trabajos chulos de impresión gracias a la Imprentilla Zephyr, una italiana muy retro-resultona con las que nos pondremos a rotular y estampar palabras, frases y si nos dejan, quién sabe a dónde llegaremos; como bien decía nuestro amigo Johannes Gutenberg: “La imprenta es un ejército de 26 soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo”.

Próximamente más y más impresiones en la Pequeña ciudad. Palabra de Pichi.


sábado, 26 de mayo de 2012

Prohibido prohibir, mejor sugerir

Hola a todos. Dice la RAE:

prohibir
.
(Del lat. prohibēre).
1. tr. Vedar o impedir el uso o ejecución de algo. 


Las prohibiciones me resultan un tanto hostiles, particularmente aquellas que rozan o sobrepasan la ridiculez- generalmente estas puedes encontrarlas en lugares como bibliotecas, playas y por qué no, en plazas públicas.

Recuerdo una excursión por Cap Creus hace unos años en la que me encontré una señal a la entrada de Cala Montjoi- enclave del mítico restaurante El Bulli- que decía algo como: "Prohibida la entrada a perros. Sus micciones y heces pueden provocar infecciones a nuestros hijos"; cuando digo decía algo así, es porque un papá aprovechaba la intimidad de los juncos que rodeaban la señal para hacer pipí. En fin, seguro que podríais contarme mil y un ejemplos de señales de prohibición que superan a esta, pero si realmente queréis ver una que da prueba de lo estresada que está la humanidad, atended a la que os voy a mostrar.


Església de Sant Pere de les Puel·les. Barcelona.


¿Cómo os quedáis? Llevo tiempo viéndola y agitando mi cabeza cada vez que paso por al lado de ella. Hoy no he podido resistir guardarla en mi memoria virtual para compartirla con todos vosotros. A veces la gente comenta que es una lástima no ver a niños jugando en la calle como antaño, lo cual no es extraño: inseguridad ciudadana, tráfico, blablablá. Esta señal lleva años puesta en la cara lateral de esta iglesia del barrio- el tipo de cartel nos da una buena pista de ello-, probablemente tantos que para entonces los niños aún disfrutaban de juegos tradicionales como la peonza, la goma, las chapas o la pelota.

¿Quién puede ser tan descabelladamente cretino como para prohibir a la infancia jugar, o lo que es lo mismo desarrollar su imaginación, divertirse... vivir la vida de un niño? Pues si amigos, en ocasiones la protección del patrimonio es más importante que la educación infantil, que cada día se ve más denostada por cuestiones inanes como la política, la economía global o qué se yo.

Por experiencia en el sector, hay una máxima que siempre he compartido con mis alumnos en las clases de gestión de bibliotecas escolares, porque funciona:

Prohibido prohibir, mejor sugerir

viernes, 25 de mayo de 2012

Abner Graboff, rey de las cosas sencillas

Hace tiempo que quiero escribir un post para completar la galaxia de bestias del diseño e ilustración americanos. Hace tiempo que vengo recopilando información sobre el personaje que veremos a continuación, puesto que además de ser discreto en su trabajo, su memoria sigue siendo un discreto y misterioso susurro. Hace tiempo, un amigo me trajo de la Feria del Libro de Nueva York una edición del clásico There was an old lady...Ahí empezó todo.

Con todos vosotros, el rey de los trazos más sencillos y divertidos de mitad de siglo: Abner Graboff

Abner Graboff en su estudio, 1951

Nació en 1919, en el seno de una pareja de inmigrantes rusos, propietarios de una lavandería en Nueva Jersey. Cuando todavía era un niño, sufrió las consecuencias de la Gran Depresión y poco después la perdida del cabeza de familia. Abner, un chico decidido, se puso pronto las pilas y sin motivo aparente, tras finalizar la secundaria solicitó una beca para la Parson School of Design de Nueva York - según el propio Graboff, esta "no era una muy buena escuela", así que se trasladó, de nuevo becado a otras escuela de diseño-.

Llegada la Segunda Guerra Mundial, y habiendo retrasado lo máximo posible su incorporación a filas, finalmente Abner Graboff se fue al ejército, en el que tras conocer sus conocimientos artísticos se le destinó a la escuela formativa dónde se encargaba de redactar guiones para la radio. ¡Ahh sí! y también fue el encargado de pintar estrellas blancas de cinco puntas a los jeeps que usaban los soldados... lo cual le parecía aburridisimo y no tardó nada en olvidar el patrón para hacerlo.

Salió del ejército y en 1951, conoció y contrajo matrimonio con Vivian, con la que tuvo 3 hijos- dos de ellos gemelos-. Mirad que tarjeta de felicitación tan chula envió la pareja a sus allegados con motivo del nacimiento de los gemelos:


Tarjeta de Felicitación para la llegada de los gemelos Graboff, 1954.

Abner comenzó a trabajar de diseñador freelance, era muy independiente y las grandes compañías le recordaban al ejército, al cual detestaba. Poco a poco fue encontrando sus sitio y llegó a hacer cientos de gráficas y créditos para la televisión más temprana. En uno de sus proyectos, creó el logotipo de la cadena CBS, pero al parecer, la directora de arte de aquel momento se adjudicó la autoría y a él no se le reconoció su trabajo.

Un tanto desengañado con el star system, el diseñador se pasó a la creación de covers para libros, con lo que se hizo muy popular y reconocido- entrabas en una librería un % elevadísimo de cubiertas eran suyas-. Tal fue su éxito que en muy pocos años muchos diseñadores se dedicaron a seguir su estela y las imitaciones que le salían hacían complicado reconocer un cover de Graboff entre los de sus imitadores.

Y como no podía parar y tenía una familia con 3 bocas a las que alimentar, poco a poco comenzó a estar más presente en su trabajo la ilustración infantil. ¡Graboff ilustró más de 30 álbumes en veinte años! pero nunca llegó a hacerse famoso y sacar dinero de ello puesto que su agente literario era bastante apático y no ayudó al ilustrador con la promoción de los mismos, cosa que por otro lado, él detestaba.

El primero de todos ellos, vio la luz en 1954 y su título fue The sun looks down

The Sun Looks Down. Miriam Schlein; il. Abner Graboff.  NY: Abelard-Schuman, 1954

The Sun Looks Down. Miriam Schlein; il. Abner Graboff.  NY: Abelard-Schuman, 1954

 The Sun Looks Down. Miriam Schlein; il. Abner Graboff.  NY: Abelard-Schuman, 1954

A Graboff no le gustaban las composiciones complicadas. Se sentía atraído por artistas como Picasso (del que elogiaba su sentido del humor), Braque, Miró o Rothko.

Tras The sun... no dejaron de llegar libros y libros hasta el 76, veamos algunos de ellos


I Know An Old Lady, 1961

I Know An Old Lady. Alan Mills; il. Abner Graboff. NY: Scholastic, 1961

I Know An Old Lady. Alan Mills; il. Abner Graboff. NY: Scholastic, 1961

I Know An Old Lady. Alan Mills; il. Abner Graboff. NY: Scholastic, 1961


Mrs. McGarrity’s Peppermint Sweater, 1966

Mrs. McGarrity’s Peppermint Sweater. Adelaide Holl; il. Abner Graboff. [sl]: Lothrop, Lee & Shepard Co, 1966

Mrs. McGarrity’s Peppermint Sweater. Adelaide Holl; il. Abner Graboff. [sl]: Lothrop, Lee & Shepard Co, 1966

Mrs. McGarrity’s Peppermint Sweater. Adelaide Holl; il. Abner Graboff. [sl]: Lothrop, Lee & Shepard Co, 1966


Abelard Folk Song Book, 1958

Abelard Folk Song Book. Norman Cazden; il. Abner Graboff. [sl]: Abelard-Schuman, 1958

Abelard Folk Song Book. Norman Cazden; il. Abner Graboff. [sl]: Abelard-Schuman, 1958

Abelard Folk Song Book. Norman Cazden; il. Abner Graboff. [sl]: Abelard-Schuman, 1958


Graboff fue un ilustrador, diseñador y director de arte que además de la pasión que derrochaba en su trabajo, enloquecía con los niños, los amaba profundamente. Sus hijos dicen de él que cuando estaban aprendiendo a leer y les daban libros en la escuela primaria, les aburrían; todos les parecían jauja al lado de los monigotes e historietas que sus padre les dibujaba, ¿por qué? porque los libros de Abner Graboff eran los más divertidos.

Sus hijos no conocían a Beatrix Potter, a Maurice Sendak y resto de ilustrados que los niños de su escuela leían, porque con lo que hacía su padre en casa estaban encantados. En cierta ocasión posterior a la muerte de Abner en 1986, uno de sus hijos y su colega ilustrador hablaron sobre un encuentro que este último tuvo con Sendak. Maurice al oírle hablar al joven ilustrador de un tal Jon Graboff, un amigo músico le dijo: " Graboff...¿ese Graboff tiene relación con Abner Graboff? a lo que este le respondió que sí y Sendak replicó diciendo: ¿Qué le ha pasado a Abner Graboff?...era tan bueno.

Todo esto se dio a conocer hace pocos años gracias a una fantástica entrevista que el bloguero e ilustrador Ward Jenkins de Ward-O-Matic, hizo al hijo de Abner, Jon Graboff. Podéis leer la entrevista entera en su blog, dónde además encontraréis fotos de su álbum familiar, sus trabajos en animación, etc...un gran trabajo de documentación que ha dado a conocer un poco más de la vida de este genio de trazo divertido y susurrante.

Espero que os haya gustado tanto como a mí, y que como bien dice Jenkins, algún día estos libros sean rescatados del olvido por un editor que consiga darles su sitio en el olimpo de las bestias ilustradas - como Rizzoli hizo con Sasek-. Larga vida al rey de las cosas sencillas.

Fuentes:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...