sábado, 8 de diciembre de 2012

Un cartel, varios salones

Aunque parezca un acertijo matemático, el título del post no es más que un pequeño resumen de lo que se cuece en el mundo de la ilustración, los libros & sus ferias y, por supuesto, sus patrocinadores.

Esta mañana tras levantarme y desperezarme, encendí mi teléfono, leí el periódico, eché un ojo al blog y rematé la tarea de puesta al día con un repasito al twitter. Vía la mítica Cuatro Gatos, descubro en el portal de la Ser una noticia: "Libros con mucho sabor" o lo que es lo mismo, arranca la XXXVI edición del Salón del Libro Infantil y Juvenil de Madrid. Pensé: ¡estupendo!, porque aunque no me desplace a Madrid, cada año veo el catálogo de la selección anual que les hace A mano cultura y que me parece un referente que no debería faltar en las bibliotecas para mantener el fondo actualizado.

Pero, ¡oh sorpresa!, me encontré con esta imagen.



Cartel del XXVI del Salón del Libro Infantil y Juvenil de Madrid, 2012

Pero ¿por qué sorpresa? porque el cartel es un viejo conocido, o un viejo cartel reciclado o qué sé yo. La cuestión es que ese cartel no se ha diseñado para el evento. Sí, sí, ahí va la imagen para que aquellos que no lo conozcáis podáis entender el porqué de la extrañeza.

Corría el mes de mayo y en el recinto ferial de Mollerussa, arrancaba el XXVIII Saló del Llibre Infantil i Juvenil de Catalunya, que cada año organiza el Consell Català del Llibre Infantil i Juvenil (ClijCAT). Su cartel:


Cartel del XXVIII Saló del Llibre Infantil i Juvenil de Catalunya. Óscar Villán.

¡Qué! ¿Cómo se os ha quedao el cuerpo? Para mí es alucinante, a estas alturas de la película uno se cura de espanto, ya llevamos muchos kilómetros recorridos y hemos visto de todo: como se fusilan ideas, como se copian gráficas con descaro y alevosía y blablablá, el ABC del cutrerío, ¡pero esto!: Cartel Reciclado, válido para diferentes salones.

Más o menos esa es la explicación que se da en la web de mi querido Oscar Villán, al que, con todo el dolor de mi corazón, he de decir que me parece terrible prestarse a estos juegos/ negocios. En su web, se puede ver un enlace llamado Salones LIJ Oepli, y pinchando te lleva al cartel del de Catalunya, con un pie de foto:

Salones del LIJ OEPLI. Cartel anunciador de los salones del libro organizados por las secciones de la OEPLI en 2012. El primero en celebrarse fue este de Mollerussa.

Por lo que se ve, el de Madrid es el segundo e intuyo que será el último, porque Villán afirma en ese pie de foto que es para salones 2012. Menos mal que se acaba el año, si no volvería a infartarme.

No comprendo cómo se pueden dilapidar cantidades ingentes de euros en alquiler de espacios, actividades de animación, convocatorias de medios y suma y sigue... y no ser capaces de pagar a un autor por un trabajo exclusivo para un acto exclusivo. Menos aún cuando se trata de un evento importante para el país, que debería ser equiparable a otros salones internacionales como el de Montreuil en Francia.

Sinceramente no entiendo cómo se convence a un grafista o ilustrador para hacer un trabajo y después empeñarse en malograrlo con el fin de ahorrarse cuatro duros. Observad el cartel de Madrid: han cogido la composición limpia y clara del de Catalunya y han hecho un estropicio recortando la imagen original por el pie; han agregando una mancha roja a modo de sticker inconmensurable (¡más grande, pónmelo más grande! ¡Que se lea desde Móstoles! ¡Si el Lidl lo hace, nosotros también podemos!); y han rematado con su falta de ortografía en primer plano para predicar con el ejemplo, regalándonos además un espacio donde no corresponde (estamos que lo tiramos, los espacios son baratos). El responsable de todas estas "innovaciones" se ha cubierto de gloria, o tal vez se trate de una venganza contra Oscar Villán por haberle puesto a su cebra el nombre de pila de su señora esposa, ¿quién sabe?.

De camino, aprovechamos la coyuntura para aclararles a los organizadores del evento que:


XXXIV- equis equis equis palito uve es 34, desde el tiempo de los romanos de Roma de toda la vida.
XXXVI - equis equis equis uve palito es 36, desde el mismo tiempo de los romanos de antes.


Equis equis equis uve palito Salón del Libro LIJ de Madrid, 2012

Porque donde caben dos, caben tres, esperen a ver qué hacen con el cartel en el siguiente Salón del Libro. Enhorabuena a la Oepli, por incentivar el reciclaje- si no reciclas, ¡colleja!- y al resto de cracks organizadores del evento en Madrid por la ejecución gráfica. Y cuando digo ejecución, es que sin duda se lo han cargao.


Fuentes:

2 comentarios:

  1. Una chapuza, una mala copia, un engendro gráfico, una tipografía pésima. No he tenido el cartel en mis manos, pero a la vista del pastiche y de la mala calidad, creo que además huele mal, lo debe haber hecho una persona de mal caracter, orgulloso, prepotente, seguro que es uno de esos que creen en el pensamiento único, que comen comida basura y aborrecen a los individuos de otras étnias. El cartel debe ser de un papel malo, seguro que cuando lo tocas te puedes cortar, y además te infectas porque debe estar sucio por el reverso, no sirve ni para envolver el bocadillo, ni para reciclar, seguro que se dobla mal y no se puede hacer papiroflexia, con estas calidades tan pésimas se han acabado las pajaritas y los aviones de papel; estoy convencido que la tinta se destiñe y, mira, después de todo pienso que el texto esconde un mensaje maligno encriptado.
    Hay otras cosas fatales que no voy a mencionar.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. No, el que lo hizo es un tipo estupendo y un ilustrador magnífico; el que lo destruyó es ese del que hablas, el que decidió "aportar" su toque al cartel original. Él y los que supervisaron tu trabajo están celebrándolo en Eurovegas

    Salud

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...