La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Goodnight, goodnight, buenas noches a todos

Y cuando digo a todos, es a todos. Así es la historia de este clásico de 1947 de Margaret Wise y el ilustrador Clement Hurd, Goodnight moon, uno de los primeros álbumes ilustrados convertidos en bestseller por el público americano.

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

El cuento no es tal cuento, al igual que ocurre en el álbum Tse Tse de Douzou & Cía, no estamos ante una historia al uso sino más bien ante un juego o ritual ceremonioso para conseguir que los pequeños se duerman. ¿Cómo lo consigue? a partir de la ilustración de arranque, una habitación verde intenso a la que no le falta un detalle, la autora provoca una reacción de despedida en cadena por parte del conejito protagonista hacia todos los elementos que le rodean.

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

El pequeño conejo, tendido en la cama comienza a hacer el repaso de despedida de todos los compañeros de habitación mediante unas sencillas rimas, así da las buenas noches a los gatitos, a las manoplas, a los cuadros de la pared y resto de mobiliario de la habitación. A medida que el conejo se despide, la luz cambia en la ilustración, los objetos a los que ya ha dicho buenas noches se van apagando, algunos incluso desaparecen- como el caso del globo- y otros interactúan a medida que cambiamos de escena- como los gatos, que no se mueven de su sitio hasta que aparece el ratoncillo-. 

Tras la despedida a todos los elementos del interior de la habitación, el conejo aparece con los ojos cerrados pero aún le queda algo que hacer, despedirse de los elementos externos, de la poca luz que ilumina el cuarto; es hora de decir buenas noches a la luna, a las estrellas, a los ruidos que suenan fuera.

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. NY: HarperCollins,  2011

Goodnight moon es uno de esos libros con los que niños de medio mundo han compartido infancia. El acto de repetición acaba por rendir a las fieras que los pequeños llevan dentro, conduciéndolas al sueño a través de un sencillo juego. Tal fue su eficacia pedagógica, que el boca a boca entre madres lo hizo convertirse en un bestseller al poco de aparecer; si en los 50 ya se vendían más de 1500 ejemplares al año, en los setenta se había incrementado la cifra hasta los 20 mil y en los noventa llegó ya a los 4 millones de ejemplares. A día de hoy, el álbum suma ya más de 14 millones de lectores-seguidores, un fenómeno editorial en toda regla.

Sus creadores, la escritora Margaret Wise y el ilustrador Clement Hurd trabajaron juntos durante años, para crear cuatro libros de corte similar al Goodnight moon. Tres de ellos los recopila ahora Harper Collins en una pequeña biblioteca (lo de pequeña es por sus diminutas dimensiones 7 x 8 cm), que nos presenta a los 3 títulos en tapa dura con sobrecubierta, dentro de una caja. 


Goodnight moon. Margaret Wise; il. Clement Hurd. 
NY: HarperCollins,  2011


El álbum ha sido traducido a infinidad de lenguas: francés, español (publicado por Corimbo en 2003 y también por Harper Collins), catalán, hebreo, sueco, coreano o hmong (un dialecto usado en zonas de Vietnam y Thailandia). Su popularidad ha hecho de él una referencia ineludible en otras disciplinas como el cine, la música, la publicidad, etc; Jeremy Duncan (el protagonista del cómic Zits) utiliza la coletilla Goodnight moon para despedirse de la adolescencia, Kima (la poli de Baltimore de The Wire) canturrea el final del libro a su hijo en uno de los capítulos de la serie y Mercedes Benz lo usó para una campaña publicitaria de su Clase-S.

Para finalizar, y adaptándose a los tiempos que corren, en 2011 el autor e ilustrador David Milgrim  (bajo el seudónimo de Ann Droyd) ha rendido homenaje al mítico álbum del 47 con una versión mucho más cercana a los niños de la actualidad con su libro Good night Ipad. En esta ocasión, en lugar de hacer a sus protas despedirse de los elementos del cuarto, los va desconectando poco a poco de los cientos de dispositivos móviles que actualmente conviven con nosotros en casa: buenas noches twitter, buenas noches tele de plasma, buenas noches facebook, buenas noches ipad... pero de una manera más abrupta, puesto que la mamá tira uno a uno todo los dispositivos por la ventana en busca de paz, de un remanso de silencio necesario para conciliar el sueño y apagar la noche. Es una adaptación divertida, irónica y muy, muy crítica con el mundo actual, lleno de ruido frente al que Margaret Wise y Hurd nos presentaron en los 50.





Poco más, ya se ha oscurecido y pronto estaremos como el conejito del pijama de rayas, despidiéndonos de todas y cada una de las cosas de nuestro cuarto, de nuestra casa, de nuestro día. Buenas noches lectores, buenas noches pequeña ciudad, buenas noches...

Más y más cosas en:


2 comentarios:

  1. gràcies P. no coneixia tota la història. Els meus fills també s'han adormit amb aquest llibre.

    ResponderEliminar
  2. Que supertruco el de Goonight moon y no los métodos infalibles supernanny, Estivill & Cía : )
    Abraçada

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...