La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

sábado, 25 de agosto de 2012

¿A dónde van las moscas?

Contrariamente a lo que estamos pensando todos, y digo todos, las moscas no solo van a la m****a. Por las noches suelen ir a un escondite que las mantenga a salvo de arañitas y otros insectos y en invierno se quedan en sus huevos, camufladas en cortezas de árboles o en ramas. Ya en verano, además de posarse en tus orejas a la hora de la siesta, las moscas ¡van a la playa! y no me extraña, con el horror de ola de calor que nos está tocando pasar, las pobres necesitan un bañito. A las pruebas me remito:

La mosca. Gusti. Barcelona: Serres, 2007

La mosca. Gusti. Barcelona: Serres, 2007

La mosca. Gusti. Barcelona: Serres, 2007


Y hasta aquí la historia de la mosca, a partir de este momento, una sucesión de hechos extraños y escatológicamente gráficos tienen lugar en esa playa y afectan de manera directa a esa mosca, que por cierto, se las prometía tan felices.

El cuento dice que el cielo se cubrió de pronto y mi pregunta es: ¿Cuando podré disfrutar de los placeres de la mosca? ¿Por qué Lorenzo no descansa y nos da una tregua? Esta y muchas otras preguntas sin resolver forman parte de la misteriosa tarde de playa de la mosca, que con mucho gusto, Gusti Limpi os contará en su álbum.

Así que aquí me quedo, esperando el milagro.
Hasta la mosca, perdón, quería decir, hasta la vista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...