La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 17 de junio de 2012

Street Library

Esta nos es la primera vez, ni será la última de la Pequeña ciudad de P. en la que hablemos de libros que hemos rescatado de la calle. En esta ocasión mi vecina y su "tercer ojo" detectaron unos cuantos libros en lo alto de unos viejos muebles y cachivachería varia; un libro de la Editorial Molino- del 64- de la Col. Ilusión Infantil. Ahí va el hallazgo, con todos ustedes: Crestita

Crestita. Rafael Martínez Cano; il. L. Calzado. Barcelona: Molino, 1964

Crestita. Rafael Martínez Cano; il. L. Calzado. Barcelona: Molino, 1964

Se trata de un cuento que narra las peripecias de un pequeño pollo, hijo de una gallina casada y de plumas negras y hermano de 6 pollitos más. Crestita, como le llaman en el gallinero, es un pollo diferente, no solo porque es el terror del lugar, sino por el pequeño apéndice que lo caracteriza, una cresta chiquitita, del tamaño de la cabeza de un alfiler.

Crestita. Rafael Martínez Cano; il. L. Calzado. Barcelona: Molino, 1964

Crestita. Rafael Martínez Cano; il. L. Calzado. Barcelona: Molino, 1964

Crestita. Rafael Martínez Cano; il. L. Calzado.
Barcelona: Molino, 1964

Crestita. Rafael Martínez Cano; il. L. Calzado. Barcelona: Molino, 1964

Su autor, Rafael Martínez Cano nos muestra ejemplos de convivencia a través de las páginas de este cuento: en el gallinero o el ecosistema que lo rodea, en la escuela, en familia... se trata de un texto propio de los 60, que pretende demostrar a través de un cuento de la tradición oral los valores morales establecidos: ¿Cómo debo comportarme en la escuela? ¿Cómo debo comportarme en familia?¿Y fuera de casa? en fin, un texto no especialmente elocuente, que acompaña a unas ilustraciones de L. Calzado (del que no he conseguido averiguar ni un solo dato biográfico, disculpen ustedes) a caballo entre lo näif y el cartoon.

La edición del libro carece de portada, portadilla, hoja de créditos... pero a través del catálogo de la Biblioteca Nacional he conseguido averiguar algunos datos que no aparecían en el ejemplar.

Así que ya sabéis, afilad vuestros sentidos y manteneos atentos a los montones de tesoros que nos da la calle, una auténtica biblioteca filial puede ser vuestra.



2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...