La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

viernes, 21 de octubre de 2011

Como una cabra

Sí, entre las muchas debilidades de esta humilde escribiente: los libros, las ballenas, etc... están también las cabras. Una vez tuve una amiga cabra, cabra- cabra de verdad, La Candela- a la cual podéis ver en las fotos del perfil de Blogger-. Candela era dulce y muy lista, le gustaba pasear con los perros, te acariciaba la mano para que jugaras y se subía a cualquier parte con tal de "hacer la cabra", afición que ambas compartíamos.

Las cabras son lo que son, por eso me fascinan. A continuación os dejo el vídeo de la más linda que he visto últimamente, a ver qué os parece.





¿Y? ¿no es acaso la cabrita más entrañable del planeta? A mí me ha vuelto loca- como a la otra protagonista de la animación, que aunque impresionada por las artes de la chiva, no sale tan bien parada-.

Esta animación pertenece a Benjamin Cady, la cual fue creada como Proyecto para su graduación en la Universidad de Newport. Es un trabajo sencillo, brillante y divertido, resuelto con una técnica ancestral: lápiz y papel. Ha recibido ya varios premios a nivel internacional. Si queréis más info sobre el corto y su autor, no dejéis de visitar su perfil de Vimeo: http://vimeo.com/user8835977

Así que lo dicho, la cabra tira al monte y un día de ordeño puede convertirse en la peor de tus pesadillas. Beeeeee...

*** Gracias a Rafa y Adela, por dejarme formar parte del rebaño


2 comentarios:

  1. Piu, esta cabra tan astuta me ha conquistado. Además, no he podido dejar de viajar en mi memoria hasta la infancia y recordar aquella cabra del rebaño de Frasquito que le dio un pisotón a mi hermana en el pueblo de mis abuelos.
    Acabo de descubrir tu blog y aprovecho la ocasión para invitarte a que te pases por el mío: http://cuentodelabuenapipa.blogspot.com/
    Ha sido todo un placer conocerte.
    Noelia

    ResponderEliminar
  2. Estimada Noelia:

    Me pasearé por el cuentodelabuenapipa y espero no encontrarme con la cabra que pisó a tu hermana. ¡Es que las cabras no pueden evitar ser así! Un placer recíproco.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...