La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

viernes, 1 de julio de 2011

Ala Rota VIII

Dice la RAE acerca de la cabezonería:

Carácter o conducta habitual del cabezón (o lo que es lo mismo, del terco, del obstinado).

Hay otros muchos dichos o refranes populares como "Lo que mal empieza, mal acaba", "No se hizo la miel para la boca del asno", o "El que fue a Sevilla, perdió su silla", todos sabemos de qué hablamos, ¿no? pues si no os hacéis a la idea os diré que es un remix de todas estas frases juntas.

Hace 3 años aproximadamente, ganó el concurso de arquitectura para el proyecto de la nueva biblioteca universitaria de Sevilla, la arquitecta angloiraní Zaha Hadid, autora de emblemáticos edificios como el JS Bach de Manchester, de las Spirall Towers de Dubai y muchos más que le han hecho llegar a ser ganadora del Premio Pritzker, el “nobel” de la Arquitectura.


CRAI Universidad de Sevilla. Zaha Hadid

El proyecto del CRAI de los jardines del Prado de San Sebastián, dio que hablar en sus primeros meses de aprobación, teniendo como detractores a un grupo de vecinos de los alrededores del parque, que se sentían molestos con la decisión del ayuntamiento y de la Universidad de Sevilla de instalar allí el edificio, puesto que según sus protestas, usaba demasiada "zona verde". En el entorno del parque, en el centro histórico hispalense se encuentran varias facultades y una antigua biblioteca central de la universidad, hacinada durante el curso puesto que ya no puede dar cobertura al número de usuarios que la demandan; también está cerca la Biblioteca Pública de Sevilla, que no puede asumir el elevado número de estudiantes que allí llegan a estudiar puesto que en su biblioteca no hay puestos de lectura para todos.

Sólo han sido necesarios un par de años y un cambio de gobierno para que se diga: NO AL CRAI DE ZAHA HADID. Así de sencillo, pero con lo malo que es generalizar, se atreven a decir que los sevillanos no quieren el CRAI, lo cual es una mentira gorda. He vivido durante años en la ciudad y he asistido a reproches y peloteras similares en contra de edificios como los Parasoles, del que después de muchos problemas ahora disfrutan orgullosos sus habitantes, al igual que sé que durante la construcción de las infraestructuras de la Expo'92 hubo muchas protestas por parte de la ciudadanía que no llegaron a nada y que no pudieron impedir que después del gasto brutal de dinero, todo acabara abandonado en la Cartuja, como escenario para raves, botellonas o terrazas veraniegas.

Efectivamente el Ala Rota va para todos aquellos que dicen "no" desde el más absoluto desconocimiento, para aquellos que no entienden que la Biblioteca es un órgano que ayuda al desarrollo de sus ciudadanos, que ayuda a crecer la ciudad, que colabora en el progreso. En lugar de ver un pueblo unido por el progreso, vemos a un vecindario unido por el despropósito, sin consenso alguno, deciden tomar la iniciativa de la denuncia, sintiéndose atacados por un edificio que supone un bien de interés cultural de proporciones incalculables (para la comunidad académica, para la dinamización del parque, para el desarrollo turístico, blablablá) como si se tratara de una tribu de aborígenes a los que están desalojando de su selva...un sin sentido de los pies a la cabeza.

Tras la denuncia, el Tribunal de Andalucía se pronuncia: la biblioteca no favorecía los intereses generales de la ciudad sino que "los debilita, en un claro retroceso para favorecer intereses educativos universitarios que no pueden primar sobre los generales". Una humilde servidora, al servicio de las bibliotecas y como usuaria de ellas, siempre pensó que invertir en educación era un valor y apuesta segura para el desarrollo del individuo, del país y... el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía no lo cree así y Sevilla se queda sin biblioteca universitaria y por supuesto sin edificio de Zaha Hadid. No se olviden de algo, las obras ya habían comenzado y ahora se quedarán tal cual, un mamotreto de cemento en medio del parque y una deuda monumental a Ferrovial y a la arquitecta. Una decisión sostenible dónde las haya, por el bien de los vecinos, que espero que no tengan hijos en proceso de formación universitaria. Aquí va el regalito que se queda en el parque, en recuerdo de lo que un día quiso ser progreso.



CRAI parado a fecha 2011.

Por último y como recompensa por haber leído todo lo que os he contado, os dejo unas bellas ilustraciones de un elemento cultural y referente para la ciudad de hispalis, una muestra de la cultura que allí gusta a muchos o lo que es peor, una muestra de cultura por la que nadie se echa las manos a la cabeza, la escultura de la "Grande de España" que también ocupa zona verde y que fue inaugurada entre aplausos y gritos tipo "Que viva la Duquesa".

Como en la pequeña ciudad no se admiten símbolos fascistas, he decidido poner una ilustración de la misma, que a los efectos, es bien representativa y más propia de nuestra vida ilustrada.


Cuaderno de animalista. Antón Fortes; il. Maurizio Quarello. OQO, 2008

Cuaderno de animalista. Antón Fortes; il. Maurizio Quarello. OQO, 2008


Porque dónde esté la imagen de una oveja, que se quite la biblioteca, y que los vecinos del Prado lo disfruten.

4 comentarios:

  1. Vaya, la primera noticia que tengo sobre la cancelación definitiva ha sido aquí. No me lo puedo creer. Y sobre todo ¿qué van a hacer con lo que ya está construído? Y los vecinos de allí son de los que más pasta tienen de toda la ciudad. A la zona cercana la llaman La Milla de Oro.

    ResponderEliminar
  2. A partir de ahora, la milla de ricos-analfabetos

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en que es una pena que no se construya una biblioteca en ese parque, pero sin conocer con detalle el proyecto de Zaha, esta arquitecta suele representar una manera de construir tremendamente cara y poco práctica. Además la arquitectura está plagada de ejemplos de edificios que conviven muy bien con el verde e incluso lo multiplican (en su cubierta y elevandose sobre pilares).
    Durante estos 10 últimos años se ha malgastado mucho en edificios públicos: Aunque muchos no lo vean así, afortunadamente la crisis va a imponer a nuestros políticos sensatez arquitectónica.

    ResponderEliminar
  4. Claro, en el momento en el que entramos en el aspecto del coste, ya no hay nada más que hablar. Es evidente que necesitamos esa "sensatez arquitectónica" de la que hablas. La cuestión es que en el caso de Sevilla no se trata de un tipo de razonamiento así. Lo que ocurre es que se trata de una construcción que escuece los ojos de la casta rancia y recalcitrante de la ciudad. Sólo eso. Los árboles les importa un pimiento, como ha quedado claro durante varias décadas de plazas reformadas y convertidas en "plazas duras", espacios inhabitables de cemento. Es más, Sevilla es una ciudad paradigmática en cuanto a la especulación. La expo 92 supuso el mayor contexto especulativo del país, no sé si superado por el Forum de Barcelona, pero lo dudo. Al ayuntamiento, sea del color que sea, el coste se la trae al pairo. Por otro lado, ese parque no presta servicio a un vecindario. De hecho tres de los cuatro lados del parque corresponden a: la estación de autobús/juzgado, la universidad y Capitanías. Así que solo queda el cuarto lado, que tiene enfrente el parque de María Luisa, el parque urbano más grande de la ciudad. Es decir, no hay vuelta de hoja. Por lo demás, podemos debatir todo lo que quieras y con otros argumentos, acerca de la necesidad de un edificio así, de lo conveniente o inconveniente que puede resultar que el continente cobre más importancia que el contenido. Pero como te digo, ése, es otro debate.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...