La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 5 de junio de 2011

Pensión Paraíso

Decía Javier Ruibal: "El paraíso es un sueño pa'que te voy a engañar. Aquí todo tiene dueño, como en la vida real" y si que es cierto, el Paraíso que ocupará las próximas líneas del post es de Bruno Gibert.

Paraíso. Bruno Gibert. Los cuatro azules, 2009
Recuerdo el día que este álbum llegó a la librería, no hacía mucho tiempo que había arrancado el proyecto editorial de los Cuatro Azules, y eran tiempos felices en la edición y comercialización de álbumes porque de 2008 a 2010 vivimos un apogeo de grandes títulos, de nuevos talentos, de enormes y diminutas ediciones...después llegó la crisis, la reducción de títulos, la disminución de tirajes, etc.

Cuando Paraíso llegó a la mesa de novedades, no era una novedad por su temática, le tocaba ganar sitio entre otros oponentes fuertes que hablaban de lo mismo que él, el duelo, así tenía como competencia álbumes como Como todo lo que nace, El pato y la muerte, No es fácil, pequeña ardilla, El gran viaje del Sr. M. o Una casa para el abuelo... y en cierto modo el Paraíso de Gibert pasó un poco desapercibido.

Pero Paraíso, es un álbum diferente. Nos habla de la pérdida de un ser querido a través de imágenes, símbolos, colores y formas que nos son conocidos, cercanos. A través de los pictogramas, los volúmenes y las gamas de su paleta, Gibert trata de transmitirnos un paraíso familiar a nuestra mirada, uno al que se puede llegar en avión, en el que hay señales con números o una eficaz conciencia ecológica que permite a sus habitantes reciclarse para no morir. Las palabras que conducen la historia son dulces, tristes y certeras, como las preguntas de un niño que extraña a alguien y no comprende por qué ya no está, por qué ya no volverá jamás.


Paraíso. Bruno Gibert. Los cuatro azules, 2009

Paraíso. Bruno Gibert. Los cuatro azules, 2009

Paraíso. Bruno Gibert. Los cuatro azules, 2009
Paraíso. Bruno Gibert. Los cuatro azules, 2009

Bruno Gibert nació en Vicennes, Francia en el 61 y cursó estudios e Artes Aplicadas. Durante una buena temporada empleó sus dotes artísticas en la ilustración para prensa, pero no tardó en ponerse a ilustrar álbumes y libros infantiles, lo que realmente le gusta. Ha publicado cerca de 40, en España, Francia -en su mayoría- o Estados Unidos y además ha dejado su granito de arena en la narrativa de adultos con dos novelas.
La gráfica de Gibert es fresca y sencilla, un auténtico placer para los sentidos. Otro de los componentes que logran desmarcarle del resto de ilustradores es su peculiar habilidad para estar pendiente de todo aquello que causa curiosidad en los niños, creando materiales versátiles, en los que el arte, la creatividad y el juego siempre están presentes, si no recordemos dos de sus obras traducidas al español: Mi pequeña fábrica de cuentos o Manual de recreo: de los niños imaginativos y curiosos. En el primero sigue el sistema de creación literaria de Raymond Queneau Cent Mille Milliards de Poèmes, un conjunto de sonetos cuyos versos pueden combinarse, dando así la posibilidad de componer los cien mil millones a los que alude el título, pero en su caso con cuentos. En el segundo hace un batiburrilo en el que te puedes topar con personajes históricos, temas publicitarios y mucho arte, todos puestos a tu disposición para que te diviertas y aprendas.

Los títulos publicados en España, se los reparten Thule y Los cuatro Azules, a nivel internacional puedes encontrar sus publicaciones en prestigiosas editoras de Francia como Père Castor, Flammarion, les éditions Autrement, La Martinière jeunesse y Hachette, o en la americana Clarion.

Para finalizar, dejaros una frase del libro, una frase a la que no hay que dejar de hacerle caso nunca:

"Lo importante, es amar la vida, como decía el abuelo en los días grises"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...