La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

domingo, 3 de abril de 2011

¡Viva el verano!

Hoy ha sido un día grande, además de ser el Día Internacional de la Literatura Infantil, el tiempo nos ha regalado un auténtico día de verano, así que hemos puesto cuatro cosas a la mochila y como diría La Abeja, nos "hemos echao al carrer". Inevitablemente allá por dónde íbamos la gente florecía por el asfalto, los bancos, las plazas, los parques. Lorenzo motivó a los caracoles a abandonar su concha.

El camino de ida fue la subida hacia Park Guell, donde la escalinata de la entrada parecía una colonia de hormigas ante una tarta de chocolate de tres pisos, creo que ya no cabía nadie más, pero conociendo la conducta predecible del humano, caminando un poco hacia la parte alta del parque, la densidad de personas o por metro cuadrado de bosque mediterráneo era menor; este dato está probado, al igual que el del excesivo número de personas que se quedan hacinadas al lado de las escaleras de la playa, aunque ésta tenga un arenal de 7 kilómetros... cosas de la existencia humana.

En un altito del bosque con estupendas vistas al mar nos paramos a comer. Desde allí arriba se veían muchos aviones, un gran ferry en el puerto y un enjambre de tejados y calles con los que te haces a la idea de lo grande que es la ciudad.

Fue a la vuelta cuando el factor Ilustrado me iluminó, en el cruce de Diagonal con el paseo Sant Joan, había alguien que nos observaba.





Rotulos Roura. Diebmx. Flickr, 2008

¿Qué os parece? Se trata ni más ni menos que de un enooorme buho que culmina un edificio e impresiona desde lejos. Se trata de un antiguo reclamo publicitario de la empresa de Rótulos Roura, que cada noche y así durante décadas llenaba de luz los ojos del mochuelo, con las fabulosas virtudes del obsoleto neón. Hoy los ojos ya no iluminan, pero sí son iluminados por varios focos para darle vida a lo que durante mucho tiempo fue uno de los grandes reclamos publicitarios de la ciudad. El buho fue indultado en 2005, cuando la empresa ya había desaparecido y se quedó en modo "apagado" como símbolo de otras épocas.

La Galeria Kavel de Barcelona diseñó en 2009 una serie numerada y firmada de 100 carteles con imprensión glicee. 


Buho. Galería Kavel. Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...