jueves, 11 de septiembre de 2014

Villa Acordeón

Hacía mucho tiempo desde nuestra última excursión en busca de nuevas Pequeñas Ciudades, así que nos hemos preparado una mochila, nos hemos subido a la campervan y nos hemos echado a la carretera al más puro estilo Kerouac. Sin rumbo, con un destino incierto pero con un objetivo claro: encontrar esos tejaditos rojos que tanto nos gustan, esas casitas ilustradas en las que tan bien se vive y tan poco se paga de hipoteca. Y así, tras unos cientos de kilómetros y unos cuantos litros de gasolina ilustrada, llegamos a un lugar encantador: Villa acordeón, o lo que es lo mismo, una pequeña ciudad llena de casitas de gouache que se han escapado de una concertina!

¿Cómo es posible? pues gracias a la ilustre arquitecta de Pequeñas Ciudades Faye Moorhouse, una chica de Brighton que un buen día se puso a ilustrar un libro y mientras lo hacía, se le escaparon las casitas que en él pintaba. Sí, un hecho insólito, algo extraño, desconcertante, pero tan, tan bello.

Juzguen ustedes mismos.

Small Village. Faye Moorhouse

Small Village. Faye Moorhouse

Small Village. Faye Moorhouse

Small Village. Faye Moorhouse

Esta Pequeña Ciudad está hecha con gouache, sobre un pedacito de papel ahuesado (ivory) que un buen día se plegó para ser un acordeón. A partir de aquí no hay información veraz acerca de cómo salieron las casitas, todo un misterio que la ilustradora británica trata de resolver sin éxito.

El fenómeno reunió en la Pequeña Ciudad a millones de mirones entusiasmados con aquellas casitas mágicas que cambiaba de sitio. Adoraban a la arquitecta como a una deidad ilustrada capaz de convertir sus dibujos en bellos y acogedores hogares, y como respuesta a tal marea de halagos, la regidora de esta ciudad tomó una decisión: todo aquel que quiera una casa, la tendrá, y o misma la haré, la plegaré y la enviaré por correo en un pequeño sobre de papel manila... y así fue como su deseo se hizo realidad

Small Village. Faye Moorhouse
Small Village. Faye Moorhouse

Entre los trabajos del portfolio de Moorhouse hay una serie de pequeños libros-acordeón autoeditados y hechos a mano de principio a fin, como el caso de Small Village, esta pequeña concertina de casitas pintadas en gouache con la que seguro te entrarán unas ganas irreprimibles de mudarte.

Faye es una ilustradora a la que le gusta pintar cosas raras, usar acuarelas y llevar a cabo sus trabajos de manera artesanal- de principio a fin-. Estudió un bachillerato artístico y desde entonces no ha soltado sus pinceles, que le han dado pasaporte para publicar, ganar premios y exponer en buena parte de Europa y EE.UU. Es miembro de la Asociación Internacional de Ilustradores (AOI).

Es hora de volver a casa, o ¿quedarse en una de las de la Small Village de Faye Moorhouse?...no sé, ya veremos que hago. Con un entorno tan fantástico da pereza volver al denostado y maltratado Gòtic...en fin, que me quedo en una casa de gouache. Ya les contaré.


La casa de las casitas y más info de Faye Moorhouse en:

domingo, 7 de septiembre de 2014

Ralph Fasanella y el sindicato del pincel

Érase una vez un niño que nació en el Bronx un 1 de mayo. Se llamaba Ralph Fasanella y sus padres eran dos inmigrantes italianos: él, repartidor de hielo y ella modista-antifascista (que se lo digo yo, que este muchacho apuntaba maneras). Su adolescencia fue un horror, sufrió abusos en un internado católico, hecho que marcó su vida, junto con otra tragedia, el dolor que sentía al ver a su padre sacrificarse en el trabajo o a su madre luchando por las injusticias sociales que vivían los inmigrantes de la América de la época.

Pasan los años, y en la década de los 30 el joven Ralph comienza a trabajar por su cuenta (desde pequeño había sabido lo que era ganarse el jornal mientras acompañaba a su padre en sus largas jornadas de reparto): fue camionero, dependiente en una gasolinera, trabajador del sector textil...hasta que un día, en medio de La Gran Depresión, se cansa de ver tanta explotación, desigualdad e injusticias y pasa a a la acción directa: se alista voluntario en en la brigada Abraham Lincoln para luchar en España contra el fascismo ¡toma ya! y a su vuelta a Estados Unidos se involucra en el movimiento sindical, donde lucha incesantemente en pro de los derechos de los trabajadores.

Ralph tenía un problema más allá de la injusticia social y el abuso del poder: la artritis. Sí, padecía terribles dolores en sus dedos, hasta que un día, un compañero de sindicato le propone pintar- supuestamente el ejercicio artístico aliviaría el sufrimiento provocado por el reuma-. Y así es como comienza la carrera de este genio autodidacta, cuando ya contaba casi 30 años (ven como todo es posible, nunca es tarde)

Nacía entonces Ralph Fasanella, el artista que llevó su activismo a la pintura con la intención de dejar no una marca, si no un moratón, dejar constancia de que un país no funciona si no es gracias a la gente trabajadora, colectivo al que dedicó su vida y su obra.


Charmian Reading, about 1970, black and white print, American Folk Art Museum, New York, Gift of the Estate of Ralph Fasanella. 

Fasanella se había colado por derecho propio en el mundo del arte; sus críticos no sabían cómo etiquetarlo: tal vez primitivo, naíf, folky o realista social, etc en cualquier caso, el mundo del arte estaba recibiendo una bofetada de color con cada uno de sus cuadros. En ellos podía verse un homenaje a la clase trabajadora, hablaba de la ciudad, del día a día en familia, de los fines de semana y los partidos de béisbol; criticaba a la iglesia, al patrón y dejaba en pañales al gobierno y sus políticas abusivas

New York City. Ralph Fasanella, 1957

Ralph Fasanella. Red Sky, 1993

Ralph Fasanella. Farewell Comrade/End of the Cold War 1993–99

Ralph Fasanella. Baseball Park, 1974 
Ralph Fasanella. Detalle de Everyday heroes, 1972

Ralph Fasanella. Dress shop, 1972

Nueva York lo era todo, en la ciudad había un extenso inventario de tipos oprimidos a los que debía retratar, y no se dejó atrás ni un solo problema por el que la clase obrera tuviera que luchar. Para él era fundamental recordar de dónde venimos, puesto que ello designa el quienes somos.

La llegada de McCarthy supuso el arrinconamiento de las pinturas de Fasanella, que hasta los 70 estuvo incluido en la lista negra de galeristas y marchantes americanos. Treinta largos años en los que Ralph y su esposa, maestra, sobrevivieron gracias al sueldo de ella. Un buen día, uno de esos marchantes puso el ojo en su trabajo y muy poco tiempo después Ralph Fasanella alcanzaba la gloria de Manhattan gracias a una portada en el New York Magazine. A partir de ahí, siguió trabajando y hablando de temas políticos y sociales como el asesinato de Keneddy, pero a pesar de las buenas nuevas, el pintor se sentía frustrado: su objetivo no se había cumplido. Poco antes de fallecer en 1997, Ralph Fasanella dijo que el propósito de realizar esos murales de enormes dimensiones no era otro que poder mostrar a todos los compañeros de sindicatos del país su modo de luchar por las injusticias sociales. Con el paso del tiempo y a pesar del reconocimiento, las obras del pintor ya no tenían sedes sindicales dónde ser expuestas, ya nada tenía sentido.

Antes de irnos, debemos recordar, como a Ralph le gustaba, que el 31 de mayo de 1993 se produjo un milagro, un regalo para el recuerdo, la clave de todo para el pintor del **Lest we forget. Fasanella fue el protagonista del New Yorker

Street of dreams. Original de Fasanella para la Revista Ney Yorker, 1993

Portada definitiva del New Yorker con ilustración de Ralph Fsanella, mayo de 1993 

La propietaria de esta pintura (que la vendió en Sothebys en 2006 por 24.000 dólares, cof, cof) era amiga personal de Fassana y cuenta que el pintor paseó y paseó por Times Square como en los viejos tiempos para pintar Street of dreams. Y eso es lo que pintó; en ella hay referencias a Sinatra, a la Extraña Pareja y otros iconos de la vida moderna como la Coca-Cola o la publicidad de tabaco -que a comienzos de los 90 aún estaba permitida.

Su dibujo me trae a la cabeza a la joven ilustradora de Essen, Angela Dalinger, y su espíritu de lucha y saber estar me recuerdan a otro genio de la sencillez, Woody Guthrie.

Y hasta aquí el repaso de la vida de un compañero, un trabajador de pincel y mural al que le sobraron razones para pintar su particular manera de gritar y luchar contra la injusticia social y los derechos de los trabajadores.

Salud Ralph!



Más Fasanella y la expo virtual del Smithsonian, por aquí abajo:

viernes, 29 de agosto de 2014

Wild, wild horses

Childhood living is easy to do
The things you wanted I bought them for you
Graceless lady you know who I am
You know I can't let you slide through my hands

Wild horses couldn't drag me away
Wild, wild horses couldn't drag me away

Wild Horses
Rolling Stones, 1971

Banksy. Bronx (NY), 2008


¿Cuántos caballos salvajes y desbocados han cabalgado por el mundo de la música y el cine? Supongo que innumerables, me quedo sin duda alguna con los de los Rolling. Pero, ¿han pensado alguna vez en los caballos ilustrados? háganlo y cuéntenmelo. Como aperitivo y elemento de motivación les dejo a este ejemplar de appaloosa de big Banksy, un pura sangre primo hermano de Pequeño Tío (el jamelgo a lunares de Pipi).

Hagan memoria y liberen a todos esos caballos ilustrados de su cabeza, les invito a verlos galopar por la Pequeña Ciudad.


Fuente de la imagen:

Planet Banksy: Unauthorized: The man, his work and the movement he inspired. Compiled and introduced by Ket. London: Michael O'Mara Books, 2014

miércoles, 27 de agosto de 2014

Peter Grundy & Nicholas Blechman: the easy way out

o lo que es lo mismo, diseñadores que nos ayudan a ver las cosas de la manera más sencilla, sin complicaciones, sin dobleces ni remilgos, cada cosa por su nombre. El primero, lleva 26 años dedicándose a hacernos la vida más fácil por medio de sus infografías, que ahora, por suerte, también están pensadas para los pequeños lectores. El segundo, con más de 20 años de carrera y actual director de arte de The New York Times Review, hace lo propio: imágenes sencillas para describir procesos complejos. Ambos tienen ahora algo en común: I see what you mean, una colección de libros infantiles a partir de la infografía

Peter Grundy. Logo Grundini

Ante ustedes Peter Grundy, un genio de la comunicación, el diseño y la simplicidad que recientemente ha decidido traspasar la barrera del público adulto para dejarnos un par de joyas de libros infantiles. En ellos ha desplegado todo su armamento creativo en pos de "explicar la vida" de manera sencilla, valiéndose tan solo de un poquito de imaginación, sentido común y elementos básicos (para muestra, su propio logo, un autorretrato a golpe de comas, paréntesis y pocos más elementos tipográficos).

Pero ¿quién es P. Grundy (aka Grundini)? Hace ya más de un cuarto de siglo, a finales de los 70, Tilly Northedge y Peter Grundy se conocieron en la Royal College of Art donde entablaron una relación basada en los intereses comunes por el mundo de la comunicación. Pocos años después crearon Grundy & Northedge (1980) un pequeño estudio cuya única pretensión era ahondar y mejorar el diseño de la información; recordemos que para entonces esta parcela de la profesión era poco glamurosa,sino que además estaba más centrada en la venta de productos que en el uso de la imagen como portadora de información (publicidad VS divulgación).


Grundy y Northedge trabajaron juntos veintiséis años y a lo largo de su carrera en común desarrollaron un universo propio de imágenes sencillas para representar ideas y conceptos al que denominaron Iconography (viene a ser algo así como imágenes sencillas que sirven para explicar cosas más complejas, algo similar a los Isotipos de Otto Neurath y Gerd Arntz), una representación visual de la información fresca, atractiva y fácil de entender para los lectores. Y de esta frescura y abrumadora sencillez no tardaron en aprovecharse clientes como Royal Mail, Volkswagen, Red Bull, The Guardian, Google, Ubuntu...

Desde hace unos años Grundy camina en solitario, momento elegido por el gurú infográfico para pasearse por el wild side y dejar su impronta en el mundo de la LIJ con dos piezas de escándalo: Human body y Animal Kingdom, dos manuales infográficos dentro de la colección I see what you mean


El objetivo de ambos es explicar de manera sencilla a los pequeños lectores, procesos complejos como el de reproducción o la digestión en los humanos, el método mortífero de la serpiente para acabar con sus víctimas, etc (dicen sus editores que es "ver para creer" y no podría estar más de acuerdo con ellos). Pero por aquello de que una imagen vale más que mil palabras...

Infographics: Human Body. Simon Rogers; il. Peter Grundy. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Human Body. Simon Rogers; il. Peter Grundy. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Human Body. Simon Rogers; il. Peter Grundy. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Human Body. Simon Rogers; il. Peter Grundy. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Human Body. Simon Rogers; il. Peter Grundy. UK: Big Picture Press, 2014

Peter Grundy utiliza imágenes para describir historias de tal manera que éstas puedan ser entendidas tanto por niños como por adultos. La infografía es la herramienta propuesta por Grundy como método de aprendizaje temprano, un instrumento de gran valor en plena revolución informativa que es usado como soporte de transmisión de info política, cultural, científica, etc...

Y del mismo modo que Grundy, Blechman recurre a la sencillez de formas y a resumir los conceptos, para crear imágenes transmisoras de un montón de información, que aparentemente o de manera textual podría ser más complicada para el lector.

Nicholas Blechman, ilustrador, diseñador y director de arte (miembro de la AIGA) ha mostrado sus trabajos en publicaciones como GQ, Wired o The New Yorker, además de diseñar/editar y publicar el magazine político Nozone desde hace más de 20 años. En 2013 hizo su primer ilustrado infantil, Night and Light, un atrayente librito de pre-lectores para contar que publicó Scholastic.

De la mano de Big Press, nos enseña en apenas 80 páginas cómo se organiza el reino animal. Estas son algunas de las imágenes que ha creado para contarnos los entresijos de la zoología

Infographics: Animal Kingdom. Simon Rogers; il. Nicholas Blechman. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Animal Kingdom. Simon Rogers; il. Nicholas Blechman. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Animal Kingdom. Simon Rogers; il. Nicholas Blechman. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Animal Kingdom. Simon Rogers; il. Nicholas Blechman. UK: Big Picture Press, 2014

Infographics: Animal Kingdom. Simon Rogers; il. Nicholas Blechman. UK: Big Picture Press, 2014

Los dos títulos de la colección tienen como autor a Simon Rogers, el editor del blog de The Guardian (también gestiona su Twitter); ambos han sido traducidos ya al francés y al alemán, y quién sabe, tal vez un día descubran en la mesa de novedades de su librería amiga, alguno de estos ejemplares en español.

Así suceden las cosas a nuestro alrededor y así nos las narran Peter Grundy y Nicholas Blechman, en pocas imágenes, con pocas palabras. Un ejercicio de síntesis que mejora la comprensión lectora, fruto de un trabajo de décadas que otorgan por derecho propio el título de gurú infográfico a un diseñador (en este caso Grundy) que no aspiraba a ser artista ni estratega de los negocios, sino simplemente un narrador.

Lean, diviértanse y ayuden a los pequeños lectores a aprender a través de las imágenes: ¡Infografícense!? ¡es una orden! (por su bien, claro).

Fuente de las imágenes y más Info en:



jueves, 21 de agosto de 2014

Strummer, el hombre de la ferretería

Hoy es 21 de agosto y tal día como hoy de hace 62 años nacía en Ankara John Graham Mellor (aka Joe Strummer), líder de los Clash. Strummer era un tipo sencillo, sin pretensiones,un enamorado de Andalucía, sus paisajes desérticos y su cultura. Allí vivió durante años, entre San José (Almería) y Granada, como uno más, y con un sueño que no llegó a cumplir: tener su propia ferretería

Quiero tener una ferretería en Andalucía. Documental, 2012


La ferretería era un blues súperdivertido que Strummer cantaba chapuerreando inglés y español... o sea, un desastre, ya que bien es sabido por todos sus seguidores, que su español era patatero y que sus "palabros" no los entendía nadie; cuenta el músico y periodista Jesús Arias que un día tuvo la necesidad de decirle a Joe que su castellano era un horror, que no lo entendía nadie (hagan memoria con el Should I stay or Should I go que dice en el estribillo: Se que me me entra frío por los ojos? ó ¿me enfrío o lo soplo?...en cualquier caso, terrible). La noticia dejó preocupado a Strummer, en España no entendieron su español, pero ¿y en México? Tras morirse de risa con la anécdota, Arias escribió en un papel en castellano correcto todas aquellas frases inconexas de las que tan orgulloso andaba el líder de The Clash, quien nada más volver al Reino Unido, mostraba a sus amigos y admiradores la versión en "correct spanish" de la mítica canción.

Por cierto, Joe dibujaba, y su trazo era muy similar al de los dibujos del cartel del docu (muy de Lorca en Poeta en Nueva York, ¿no?) del que no he conseguido averiguar si el diseño está basado en dibujos originales del músico. De cualquier manera, un cartel fantástico.

Y de todo esto y muchas cosas más nos habla Quiero tener una ferretería en Andalucía, un documental dirigido por Carles Prats que vio la luz en 2012, 10 años después de la muerte de este personaje entrañable, un genio sin más. Así que ¡Feliz cumpleaños para ti Strummer, allá donde estés! ( posiblemente en Mónsul o Las negras donde cada año sus amigos siguen celebrando el cumple de Joe)

miércoles, 20 de agosto de 2014

El estirón

Estas fechas en las que acaban las vacaciones y el mundo se prepara para la "vuelta al cole" traen a mi cabeza recuerdos de infancia imborrables. En especial, he de aludir un instante horripilante al que cada año debía enfrentarme a mi vuelta a la escuela: el momento estirón.

El "estirón" era un tema tabú en mi casa, pero era un escollo difícil de superar cuando me reencontraba con mis compañeros de clase y más en concreto con sus poco comedidas y comprensivas madres. Pero pongámonos en situación y así no quedará duda. Imaginad un grupo de niños a los que no veis desde hace meses, niños en edad de crecer y hacerse mayores, niños en la puerta del colegio que ya casi alcanzan en altura a sus mamás y papás. Era entonces cuando aquellas crueles voces predicaban ¡Uy, mira Fulanita que alta está! ¡Ahí va Menganita, cómo has crecido! ó ¡Por Dios Zutanito! ¡Ya estás más alto que tu padre!!!

A mí nunca me decían eso. Yo era bajita, y tras el verano, seguía siendo bajita, no había mago que lo arreglara, seguía igual, así que algunas madres misericordiosas recurrían a la adulación con tópicos tipo ¡Oh, que morena está esta niña! o ¡Hay que ver que mona vienes! o ¿Dónde has ido estas vacaciones?... Así que he pensado que como pronto llegará la vuelta al cole, y de nuevo no tendré centímetros de más con los que impresionar a las madres y niños de la escuela, me serviré de los centímetros de unos personajes a los que siempre he admirado profundamente por su elegancia y altura: Las jirafas

Poneos cómodos, erguid vuestros cuellos y disfrutad de unas ilustraciones de altura. Comienza el desfile de jirafas

¡A trabajar!.  Pelagatos. FCE, 2002

Drôles de bêtes. Texte et dessins de André hellé. Nantes: Memo, 2011

Where the sidewalk ends. Shell Silverstein.
UK: Harper Collins, 1974

Charlie Harper: an illustrated life.
Todd Oldham.
California Ammo Books, 2007

Magical Menagerie. Junzo Tezada. Chronicle Books, 2009

Un día de lluvia en el zoo. Isabel Pin. Madrid: Lóguez, 2007

L'histoire de girafe. Ronald Hermsen; il. Guido Pigni. París: Gautier Languereau, 2008

Zoo. Flavia Ruotolo. Nantes: Memo, 2011

May I bring a friend? Beatrice de Regniers; il. Beni Montresor.Alladin 2010

Aymeduele. K. Chukovski; il. J. Vento. Moscú: Editorial Progreso, 1975

Y hasta aquí nuestro viaje por las alturas de hoy. Recuerden lectores, si además son padres, sean prudentes con sus observaciones a la vuelta de las vacaciones, ya que hay nenes, que a pesar de no crecer como jirafas, poseen memoria de elefante.


Fuentes de las imágenes:

El final del verano

¿rcuerdan ese fantástico álbum de Stian Hole? sí, ese en el que Garmann estaba muerto de miedo porque el verano decía adiós mientras se echaba encima la temida hora de la vuelta al cole? Pues así está el patio en la Pequeña Ciudad ¡estamos como Garmann!

Así que aunque el calendario marque que hasta el 23 de septiembre no de comienzo al otoño, la vuelta de las vacaciones marca el fin del estío para la que aquí redacta. Como despedida a los días de vino y rosas, una ilustración de mi tan admirado Mitsumassa Anno, que da fe del adiós.

Mitsumasa Anno. El viaje de Anno (IV). Barcelona: Juventud, 1983

Estimados lectores, sigan disfrutando de sus días de asueto si es que aún tienen; para los que estén de vuelta, arrímense si les apetece a esta orilla de la Pequeña Ciudad donde les aseguro un ratito de buenas lecturas y si cabe, mejores ilustraciones. ¡Estamos de vuelta!, gracias por su paciencia y fidelidad.

lunes, 28 de julio de 2014

Estar en la Gloria

Se dice que alguien "está en la gloria" cuando está muy contento y gozoso. Y de Gloria a Gloria y tiro porque me toca, porque para gozo y alegría nada como los poemas de la Fuertes, la que nació un 28 de julio ¡Felicidades Gloria!

Gloria era ruda, de alta voz poética y susurro de caricia. Bañaba en risas la vida, vestía de diario a la poesía y vendía de todo, hasta ¡Gafas para picar cebolla!

Esas son las gafas que los lectores de Gloria nos ponemos para tratar de no cerrar los ojos ante imágenes horripilantes como las de Gaza. Gloria sabía de lo que hablaba, de hecho, sin la tragedia de la guerra civil quizá nunca hubiera empezado a escribir poesía. Así veía y rimaba las cosas Gloria


Garra de la guerra. Gloria Fuertes; il. Sean Mackaoui. Valencia: Media Vaca, 2012


Este poemita va especialmente dedicado a los mandos del bombardero israelí que puso fin a un divertido e inocente partido de fútbol. Esas palabras que se clavan como espinas son de Gloria y la gráfica que da en el clavo es de Sean Mackaoui; el maestro "armonías" D. Vicente Ferrer, que hizo realidad el sueño de G. Fuertes de ver en un sólo volumen todos sus poemas sobre la guerra. Garra de la Guerra es el título que ella había pensado y que su editor puso a uno de los libros favoritos de mi vida como lectora.

Gracias Gloria por haber sido tan así y gracias Vicente por darnos la oportunidad de tenerla más cerca siempre.


La Gloria más Fuerte del mundo:


viernes, 25 de julio de 2014

25J ¡Galicia, Galicia!

A mora. Adapt. de Anxos Garabana; il. Oscar Villán. Pontevedra: Kalandraka, 2003


"Se atribuye a Lutero la teoría, fruto probable de un arrebato rencoroso, de que en la catedral de Santiago de Compostela quien en realidad está enterrado es un perro y no el Apóstol.

Grave error.

En la sagrada cripta hay, por lo menos, una vaca. La vaca que desde Iria Flavia, según cuenta la leyenda, llevó el sepulcro de piedra. Ése es el gran secreto que calló el arzobispo Juan Clemente: un esqueleto de vaca con concha de vieira en el lugar del corazón.

La vaca muge como el mar porque tiene un corazón de vieira.

Castelao, el profeta gallego, escribió en el nuevo evangelio: el Árbol, el Pez y la Vaca son la Santísima Trinidad de Galicia."


El videoclip del mundo en los ojos de la vaca. 
Galicia, Galicia. Manuel Rivas, 2002


El 25 de julio es el día grande de Galicia, y para vaca rubia, gallega, e ilustrada, la de La Mora de Óscar Villán, mi ilustrador favorito de la tierra. Para todos aquellos que saben que Lutero podría tener razón ¡Feliz día da Patria Galega!

PD: los que siguen creyendo que cuando bajen a la cripta se toparán con los restos del Apostol, una sugerrencia: lean Galicia, Galicia de Manolo Rivas, una especie de "gafas 3D" con las que serás capaz de ver con cierto orden esa realidad paralela a la que llaman Fogar de Breogán.



***El texto íntegro (aquí sólo se citan unas líneas) fue escrito a modo de manifiesto para la Feria de las Mentiras, organizada por Manu Chao en Santiago en 1998.

martes, 22 de julio de 2014

Sol de julio

Por encima de ellos, el techo se convirtió en un cielo profundo con un ardiente sol amarillo.
George Hadley notó que la frente le empezaba a sudar.
-Vamos a quitarnos del sol -dijo-. Resulta demasiado real. Pero no veo que pase nada extraño.
-Espera un momento y verás-dijo su mujer.

Sabana. Ray Bradbury
La bruja de abril y otros cuentos. SM, 2009



Couleurs du jour. Kveta Pacovska. París: Éditions des Grandes Personnes, 2010


Pues eso, vayan por la sombra, lean a Ray Bradbury, tuéstense con el sol de la Pacovska- más nocivo que éste de julio- y no olviden hidratarse. ¡La que está cayendo!


domingo, 20 de julio de 2014

Cocteau y los gatos


"Si yo prefiero los gatos a los perros es porque no hay gatos policías" 
Jean Cocteau


Pues mira tú por donde, lo mismo no estaba mal eso de "gato policía" sobre todo si tenemos en cuenta la cantidad de "ratones coloraos" que operan a nuestro alrededor, en cualquier caso: gatos, sí, gatos y genios, un viejo romance que ha atrapado a grandes personalidades de la literatura en el misterioso mundo de los mininos, al fin y al cabo, musas y númenes de grandes obras.

El selecto club de enloquecidos por los michos, cuenta entre sus integrantes con personajes como Cortázar, Mark Twain, Theophile Gautier, Poe, las hermanas Brönte, Hemingway, Borges, Bukowski, Burroughs, etc. Pero entre todos estos artistas amantes del mundo felino, Cocteau es a quien dedicaremos el post de hoy, así que váyanse preparando, comienzan los maullidos.

Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Poeta, novelista, ilustrador, pintor, dramaturgo, coreógrafo, diseñador, director de cine, guionista, actor, editor, pero también periodista y locutor ... Jean Cocteau era en definitiva un artista. 

Nació en Maisons Lafitte en 1889 en el seno de una familia burguesa, adinerada y muy interesada en el mundo de las artes, razón que propicia que con sólo 20 años ya estuviera publicando poemas, artículos y algunos de su dibujos. En 1917, impresionado por las composiciones de Erik Satie, decide involucrar a algunos artistas en un proyecto que ronda su cabeza: Parade, un ballet al que Satie aportó la música, Picasso el diseño de vestuario y Cocteau la escenografía. Este particular balet no fue precisamente un éxito (por mor de las críticas y la consiguente incontinencia verbal de Cocteau, Satie dio con sus huesos en la cárcel), en palabras de Apollinaire, era una "sort de surrèalisme", que mezclaba melodías de piezas clásicas con sonidos de máquinas, donde los trajes- de Picasso- eran de cartulina rígida y no permitían moverse a los actores, y un sinfín de rarezas que no convencieron al público ni a la crítica.

Tras este intento fallido de Cocteau por atraer al público a un show artístico-extravagante, que nadie entendió, Jean se centró en el teatro siendo ya reconocido como una de las estrellas rutilantes de la avant-garde. Pero sus alegrías profesionales pronto se vieron eclipsadas por la muerte del que hasta entonces había sido su compañero sentimental, Raymond Radiguet, un joven escritor francés que se oponía al heroísmo bélico y que perdió la vida con sólo 20 años. Este motivo fue el desencadenante de la adicción al opio que casi cuesta la vida al afligido Cocteau.

Piezas de teatro, pelis, novelas como Les Enfants terribles, poesía, cartelería de teatro y miles de dibujos ocupan el tiempo de Cocteau que de nuevo encuentra la felicidad en los brazos de otro artista, Marais, con quien pasaría sus días hasta que en 1963 la muerte le llega de manos de un infarto horas después de enterarse del fallecimiento de su amiga Édith Piaf.


¿Pero quién falta en este resumen de la vida de Jean Cocteu? Su gato

Jean Cocteau y su gato


Cocteau nos ha dejado un enorme legado gatuno. A través de sus obras, sus citas y sus dibujos, somos conscientes de la importancia de estos animales en el desarrollo profesional y vital de éste y muchos otros artistas.

Como muestra, este fabuloso libro infantil para colorear, que vio la luz el año pasado con motivo del 50 aniversario de la muerte de Cocteau:

Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Este maravilloso cuaderno para pintar, y a lo grande ( 25 x 35 cm), muestra originales de sus carteles e invita al lector a repetir la experiencia usando sus mismos colores para trazar la silueta de su rostro, siguiendo unas líneas que recortar para hacer posteriormente un collage o dándole un lienzo en blanco para que lleve a cabo un autorretrato.

Pero no sólo hay gatos en el cuaderno de colorear de Cocteau, no, también hay gallos, ángeles, músicos, trapecistas, boxeadores...


Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Jean Cocteau. Cahier de coloriage.
Grenoble: Petit Glenat, 2013

Jean Cocteau. Cahier de coloriage. Grenoble: Petit Glenat, 2013

Hasta aquí el pinta y colorea de hoy, un rara avis ilustrado que me recuerda al El Gran Bazar de Radunsky o El Persa, ese desconocido. Los tres, auténticos libros de artista ó una suerte de libros que invitan al lector a convertirse en artista sólo con mirarlos.

Y no se hable más ¡A colorear! Miauuuuuuuu


Cocteau, los gatos y otros animales domésticos:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...